Antiaging, Bienvenidos al blog

Envejecimiento y deporte

Siempre hemos dicho que el deporte enlentece el envejecimiento al ser, junto con la alimentación y una buena gestión emocional, uno de los pilares del estilo de vida saludable,  pero esto puede no ser así, si deporte va unido a polución, exposición a rayos solares o no está hecho de acuerdo a nuestra condición física y entrenamiento entre otras muchas cosas.

El envejecimiento viene determinado en un 35% aproximadamente por factores genéticos y un 65% por factores externos como alimentación, estrés, actividad física, sueño, tabaco…

Entre los múltiples beneficios del deporte está:

  • Contribuir al control del peso
  • Disminución de la grasa
  • Aumento de la fuerza muscular, la flexibilidad y la densidad ósea
  • Mejora de la ventilación pulmonar
  • Disminuye  la frecuencia cardiaca
  • Mejora la autoestima, el insomnio, el estrés o la ansiedad.

¿Cuál son los factores externos que aceleran nuestro envejecimiento? 

  • Radicales libres.

Estos se producen en nuestro organismo cuando el entrenamiento es excesivo y esto dependerá, obviamente, de nuestra forma física y nuestro nivel de entrenamiento. Lo que para una persona puede ser dar un paseo para otra, no entrenada, puede suponer un esfuerzo si su vida es muy sedentaria, por lo que es importante y necesario hacer ejercicio pero “razonable”, progresivo y dirigido por un profesional para evitar efectos no deseados de su práctica.

  • Rayos solares 

Los deportes al aire libre son muy beneficiosos, sobre todo a nivel psicológico, pero añaden un factor negativo, si no se controla, como es la excesiva exposición a los rayos solares que producirán un aumento de los radicales libres en nuestro organismo además de efectos negativos en la piel como son arrugas, manchas e incluso, si es muy prolongada y hay una predisposición genética, tumores como el melanoma.

  • Polución

Cuando el aire libre está contaminado por los coches, industrias…vamos a respirar sustancias nocivas para nuestra salud y nuestra piel va a estar en contacto con ellas

  • Sustancias químicas

Cuando los deportes son de agua, sobre todo en piscina, estaremos en contacto con sustancias de desinfección que pueden provocar sequedad, descamación o incluso dermatitis en nuestra piel.

¿Qué podemos hacer para minimizar estos daños? 

  • En primer lugar, como ya hemos dicho hacer un ejercicio saludable evitando un entrenamiento excesivo para nuestro organismo.
  • Evitar las horas centrales del día, sobre todo en verano, para realizar deporte al aire libre
  • Usar una correcta protección solar en todas las zonas expuestas al sol
  • Aplicando antes y después de nadar sustancias protectoras para la piel.
  • Hacer una buena hidratación antes, durante y después del ejercicio.
  • Tomar alimentos ricos en antioxidantes como frutas, verduras…e incluso, bajo prescripción médica, una suplementación si fuera necesaria
  • Hidratar bien la piel y aportarle antioxidantes con cremas adecuadas
  • Hacer que el deporte sea placentero para tener una gran suplementación “extra” de antioxidantes.
Bienvenidos al blog, Nutrición

La sacarina produce cáncer?

Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer, que se celebró el pasado 4 de febrero, la Clínica MD Anderson de Madrid organizo unas Jornadas sobre “Leyendas Urbanas contra el cáncer” a las que tuve el placer de ser invitada para dar una charla sobre “Mitos relacionados con la Nutrición y el Cáncer”.

Entre estos está el tan popularizado “¿La sacarina produce cáncer? del que hablamos y debatimos en el día de ayer.

Pues bien, vamos a ver si así es y para ello vamos a definir antes algunos conceptos:

  • Los edulcorantes son aditivos usados para endulzar los alimentos.

Se pueden dividir en:

Naturales
-La sacarosa, fructosa, lactosa…4 kcal/gr.
-Los alcoholes del azúcar: sorbitol…2.4 Kcal/gr (se usan en chicles y caramelos por no provocar caries).
-Estevia… 0 Kcal.
Artificiales
Sacarina, Aspartamo…0 kcal/gr

  • Sacarina: Es uno de los edulcorantes artificiales más antiguos que existen.

Se obtiene por síntesis química y se utiliza para edulcorar yogures, bebidas ligts… así como en algunos alimentos para diabéticos.

Tiene un poder edulcorante entre 200 y 700 veces mayor que el azúcar por lo que se suele usar en dilución acuosa.

En la etiquetas de los alimentos la podemos encontrar como E954 ya que es así como la denomina la industria alimentaria.

  • Ingesta diaria admisible (IDA)

Según la OMS, es la cantidad de aditivo alimentario que puede ser consumido
diariamente por una persona, en base a su peso corporal, sin riesgos para su salud.

La IDA para la Sacarina es de 5 mgr/kg/día, lo que equivale a unas 10-15 pastillas y en el caso del Aspartamo de  40 mg/kg/día, equivalente a 120 pastillas o 5 litros de refrescos light.

  • Como podemos ver son  cantidades difícilmente consumidas, de forma razonable,  por una persona diariamente por lo que la OMS avala su consumo y lo aconseja en Diabetes, Sobrepeso y Obesidad, ya que su consumo ayuda en el tratamiento de estas enfermedades.
  • Además me gustaría recordar que “Prevenir la Obesidad, es prevenir el cáncer” Hay  muchos estudios que avalan que la incidencia de algunos tumores, como el de mama postmenopáusico, endometrio, colorectal, páncreas… aumenta de forma significativa en personas con sobrepeso u obesidad.
  • Por lo tanto podemos resumir diciendo que la Sacarina, u otros edulcorantes artificiales, no solo no provocan cáncer, cuando son consumidos de forma razonable, sino que su consumo es aconsejable como parte del tratamiento de la Diabetes, del Sobrepeso y de la Obesidad.
Nutrición

Nuevas modas en nutrición

Cada vez es más frecuente que las personas hagan dietas, sin ningún consejo médico, donde se toman o se dejan de tomar, alimentos o incluso grupos de alimentos sin ningún criterio que avale tal decisión.

La mayor parte de ellas, se hacen con el objetivo de adelgazar y a este propósito, me gustaría precisar algunas cosas:

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Lo primero que tenemos que pensar es  que el problema de una persona con sobrepeso, y más con obesidad, no es el exceso de peso, si no la causa  que lo ha provocado y, por tanto, mientras no resolvamos esta, no habremos resuelto el problema.

[/squeeze_list]

Se engorda cuando las calorías ingeridas son más que las consumidas y aquí ya podemos entender que si yo elimino un alimento, pero no disminuyo la cantidad de calorías ingeridas o aumento las consumidas (haciendo más ejercicio), nunca adelgazaré.

[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Los objetivos de la dieta serán pues dos: adelgazar y aprender nuevos y correctos hábitos para, una vez terminada la dieta, hacer una alimentación saludable y mantener el peso en el tiempo.
  • Una alimentación correcta significa, si no hay patología que lo contraindique, comer de todo limitando solo los alimentos ricos en grasas saturadas (alimentos precocinados, bollería industrial…), azucares refinados (dulces, bebidas azucaradas…) y el alcohol básicamente.
  • La dieta mediterránea debe ser la referencia para hacer una alimentación saludable: frutas, verduras, legumbres, pescado, aceite de oliva….son los alimentos que la componen.

[/fancy_list]

Algunas de las “nuevas modas” en alimentación son: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Eliminar los lácteos: Salvo que haya una intolerancia o alergia a alguno de los compuestos de los lácteos (lactosa, caseína…), no es aconsejable eliminarnos, ya que nos aportan proteínas de alto valor biológico, calcio…Si es aconsejable, tomarlos desnatados para disminuir el aporte calórico y de grasas saturadas.
  • Eliminar el gluten: El gluten, se encuentra en muchos cereales, por lo que eliminarlo, significa quitar de nuestra alimentación gran cantidad de alimentos como pan, pasta, carnes procesadas, productos marinados….lo que no sería correcto tanto desde el punto de vista físico como psicológico.
  • Hacer una alimentación macrobiótica, sin enjuiciar el componente espiritual  que conlleva, supone una ingesta reducida de proteínas, hierro y algo importantísimo como es el agua, lo que podría ocasionar anemia, hipoproteinemia y deshidratación.

[/fancy_list]

Como resumen, podemos decir que desde el punto de vista nutricional, no es correcto eliminar un alimento, y menos un grupo de alimentos, sin una causa que lo justifique, ya que cada uno de ellos nos aporta nutrientes importantes para mantener nuestra salud.