Nutrición

Alimentación antienvejecimiento

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • El pasado día 28 de Mayo, por iniciativa de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD), se celebró la XII edición del Día Nacional de la Nutrición. Este año con el eslogan: “Come bien para envejecer mejor”.

[/squeeze_list]

No hay ninguna duda que la alimentación es uno de los pilares sobre los que se asienta la medicina antienvejecimiento. Aprovecho para decir que no es la que evita el envejecimiento, obviamente, si no la que lo enlentece y que junto con la actividad física y el cuidado de la parte psicológica (control del estrés…) nos van a permitir tener más cantidad y calidad de vida.

Querría proponeros que dediquéis unos segundos a responder a las siguientes preguntas para que tengáis una idea de cómo es vuestra alimentación:

  1. ¿Cuántas comidas haces al día?
  2. ¿Cuánta agua bebes al día?
  3. ¿Tomas diariamente fruta y verdura? ¿Cuántas raciones al día?
  4. ¿Las legumbres y el pescado forman parte de tu alimentación habitual?
  5. ¿Consumes diariamente lácteos?
  6. ¿Haces un buen desayuno?
  7. ¿Una vez al día, por lo menos, tomas carbohidratos (pasta, arroz)?
  8. ¿Usas aceite de oliva para cocinar, aliñar..?
  9. ¿Consumes habitualmente alimentos light, desnatados…?
  10. ¿Controlas tu peso?

Os doy las que deberían ser las respuestas más adecuadas:

  1. Deberían ser cinco comidas al día: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena.
  2. Dos litros de agua al día. En las comidas y fuera de ellas. Un truquito para empezar a beber: 1-1-2-1-2 vasos de agua en cada comida, es decir, dos vasos en comida y cena y uno en desayuno, media mañana y merienda.
  3. Tres raciones de fruta y dos de verdura al día.
  4. Dos o tres veces a la semana hay que tomar legumbres y pescado.
  5. Medio litro entre leche y/o yogur al día y un par de veces a la semana, queso.
  6. Es importantísimo. Leche, cereales o pan, fruta y algo de proteína como jamón o queso podría ser un óptimo desayuno.
  7. Los carbohidratos hay que tomarlos en el desayuno (pan, cereales, biscotes, galletas “sencillas”…) y en la comida (pasta, arroz, patatas…).
  8. La única grasa que deberíamos usar debería ser el aceite de oliva. Es una grasa cardiosaludable y forma parte, afortunadamente, de nuestra cultura.
  9. Deberían usarse, aún cuando no haya problemas de peso porque nos hacen “ahorrar” muchas calorías y, sobre todo, de mala calidad ya que son grasas animales.
  10. Las variaciones fisiológicas del peso son de más menos 1kg. Es conveniente pesarse una vez a la semana para ver la evolución y poder ir corrigiendo la cantidad de alimentos que tomamos y el ejercicio que hacemos para que nos “cuadren” las cuentas.

Con respecto a la cantidad que debemos tomar, decir solo que: ¡cuanto más comemos, más envejecemos!

Y por último, recordar que todo esto se resume en: Dieta Mediterránea con cantidades moderadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *