Niños, Nutrición

Prevención de la Obesidad Infantil

Estrategia NAOS

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • España es el país con mayor prevalencia de Obesidad infantil de la Unión Europea, con un aumento de la misma, en los últimos 20 años, más rápido que el de, incluso, EEUU. Este incremento hizo desarrollar en 2005 al Ministerio de Sanidad y Consumo la Estrategia NAOS (Estrategia para la Nutrición, Actividad física y prevención de la Obesidad) cuyo objetivo fundamental es sensibilizar a la población del riesgo que representa la obesidad para la salud y crear e impulsar iniciativas para impulsar de hábitos saludables.

[/squeeze_list]

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en los países desarrollados y, sin duda, la obesidad y el sedentarismo son dos de los factores de riesgo más importantes que los provocan. Se ha comprobado que el sedentarismo provoca más muertes que el tabaquismo, lo cual demuestra la importancia de la práctica de actividad física. Actualmente en España, el 44% de la población no realiza ningún tipo de actividad física.

La eficacia de la prevención de la obesidad depende del diagnóstico precoz y de la implementación de programas educativos desde los primeros años de vida. Solo un dato: aumentar la actividad física en 60 min semanales ha demostrado reducir en un 4.8% la probabilidad de padecer obesidad.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que los niños practiquen, al menos, 60 min diarios de actividad física, lo que, si lo pensamos bien, no supone tanto ya que entre actividades extraescolares, recreos, parque…es fácil de conseguir.

Algunos consejos: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Amamantar se ha demostrado que disminuye el riesgo de que el niño padezca obesidad.
  • Hacer que el “momento comida” sea agradable, evitando regañinas, prisas…el niño debe aprender a tener una buena relación con la comida.
  • Hacer un buen desayuno es fundamental. Cereales, un lácteo y fruta es un desayuno perfecto. Si es necesario, despertar al niño 10 minutos antes para que el desayuno se haga con tranquilidad.
  • Acostumbrar a los niños desde pequeños a que tomen fruta y verdura. Este fue el motivo que me impulso a escribir “!Qué divertido es comer fruta!”, álbum ilustrado donde, mediante los colores de las frutas, se anima a los pequeños a tomar este alimento tan importante
  • Evitar el picoteo
  • Evitar los alimentos precocinados, bollería industrial…
  • Limitar el tiempo dedicado a actividades sedentarias (TV, ordenador, videojuegos…)
  • Promover la actividad física cuotidiana como andar, bicicleta, patines, parque, actividades extraescolares como baile, futbol, tenis, pádel….

[/fancy_list]

En resumen, es importantísimo que para prevenir la obesidad, tanto infantil como del adulto, llevemos un estilo de vida saludable con actividad física diaria y una Dieta Mediterránea rica y saludable.

Niños, Nutrición

Menú infantil

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • Ya hemos hablado en varias ocasiones, de lo importante que es que, desde pequeñitos, los niños aprendan a comer saludablemente.

[/squeeze_list]

Deberían tomar: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • A diario:

–      Frutas, verduras, hortalizas, lácteos, aceite de oliva y cereales (pan, pasta, arroz…)

  • Varias veces a la semana:

–      Pescados blancos y azules, carnes, legumbres, huevos, frutos secos…

  • Ocasionalmente:

–       Bollería, dulces, chuches, refrescos…cuantos menos…mejor!

Y por supuesto, algo muy importante,  beber abúndate agua.

[/fancy_list]

menu infantil

Distribución de los alimentos en las diferentes comidas del día: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

De forma orientativa, las necesidades nutritivas del niño, deberían distribuirse de la siguiente manera:

  • Desayuno: 25%
  • Media mañana: 10%
  • Comida: 30%
  • Merienda: 10%
  • Cena: 25%.

[/fancy_list]

Desayuno:

Debe estar formado, fundamentalmente por carbohidratos ( cereales, pan, galletas sencilla, bizcocho casero…), lácteo (leche, yogur..), y unos trocitos de fruta (variada y siempre de estación).

Evitar bollería industrial.

Medía mañana:

Una fruta, un yogur, un bocadillito…según las horas que pasen entre el desayuno y el almuerzo.

Almuerzo:

Debe estar formada por carbohidratos, proteínas y verdura. Como postre elegiremos la fruta.

Merienda:

Fruta, un lácteo, un bocadillito (no pan de molde), unas galletas sencillas,..

Cena:

Puede estar formada por un puré, sopa…y una carne, pescado, huevos…con una guarnición de verdura crudo o cocinada (alternando).

De postre fruta o yogur.

“Picoteo”

Es una mala costumbre que deberíamos evitar ya que lo que se consume, habitualmente, son dulces, refrescos, helados, “chuches”…muy ricos en calorías de “mala calidad”.

 

A continuación veremos  un  menú semanal tipo con platos  de la dieta mediterránea

El esquema de la semana podría ser el siguiente, variando la forma de cocinar cada alimento  según los que se encuentren en cada temporada en el mercado.

Por ejemplo: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  •          Menú 1

Desayuno: Leche, pan con miel o mermelada, fresas

Medía mañana: Manzana

Comida: Arroz blanco con ternera guisada con patatas, zanahorias y guisantes. Fresas

Merienda: Yogur.

Cena: Sopa de fideos, Merluza en salsa con guisantes. Piña

  •         Menú 2

Desayuno: Leche con cacao y galletas sencillas. Medía mañana: Mandarina

Comida; Biscotes integrales con mermelada.

Lentejas con verduritas (patata, zanahoria, calabaza…) , huevo a la plancha. Manzana

Merienda: Batido de yogur con platano y fresas.

Cena: Consomé de carne, lenguado a la plancha con alcachofas cocidas. Piña

[/fancy_list]

Desde el punto de vista cuantitativo, dependerá, de la edad del niño y del ejercicio que este haga, siendo importantísimo evitar el sobrepeso.

Disminuir al mínimo el tiempo de estar delante de la TV o con el ordenador, play…y animarles a que hagan deporte, juegos al aire libre…será fundamental para que crezcan sanos y prevengan muchas enfermedades.