Blog

equilibrio físico

El equilibrio físico como reflejo del equilibrio mental

0
  • En el post de hoy comparto un artículo de Carmen Santamaría, coach. En él nos explica la importancia de aprender a alcanzar un equilibrio personal. Espero que os sea de interés.

A mis 34 años por fin puedo decir entiendo a mi cuerpo y soy feliz con él y en él.

Tras años de lucha, de guerra sin tregua, de hacer burradas impensables en las que me mataba de hambre para luego dar paso a unos atracones infinitos, al fin he entendido lo qué estaba haciendo mal: intentaba que mi cuerpo fuera perfecto y equilibrado, sin darme cuenta que era imposible porque yo estaba absolutamente descentrada. ¿Cómo iba mi cuerpo a estar estable, si yo no lo estaba emocionalmente?

Para mí el camino al “peso adecuado” y por ende “la vida equilibrada”, comenzó buscando ayuda en expertos. El sobrepeso en cualquiera de sus grados, trae implícitamente sentimientos negativos y suele minar la autoestima, por lo que me parece muy recomendable ponerse en manos de un buen nutricionista, y hacer el proceso de adelgazamiento acompañado de un coach.

Con el coach pronto entenderás que eres tú mismo, encontrando tú equilibrio, el que consigues el cambio. Tanto el nutricionista como el coach podrán su conocimiento a tú servicio, y en tú mano está hacer de las pautas que mejor encajen contigo, tú estilo de vida.

De nada vale hacer un año dieta, si luego vuelves a tú hábitos y por ende a tus kilos. Habrás perdido en este camino voluntad, motivación y probablemente hasta parte de salud. En cambio si en ese año descubres con tú coach el PARA QUÉ comes, seguro que eres capaz de encontrar una nueva relación con la comida, consiguiendo al fin estar estable tanto en peso como en la vida.

Para mí la clave está en hacer el mayor número de veces las mejores elecciones. Aplicado a la nutrición esto sería comer el 80% de las veces bien y a favor de tú salud y tú bienestar, y dejar ese 20% restante para caprichos por otro lado muy necesarios. No tratemos de ganar el pulso al cerebro prohibiéndole cosas permanentemente. Esta es una batalla que nunca vamos a ganar.

Me parece importante destacar que el éxito no consiste en llegar a la meta. El éxito radica en llegar y desde ahí, seguir en el camino del equilibro creciendo constantemente. A día de hoy yo sigo trabajando en mi equilibrio espiritual, emocional, mental y físico, teniendo siempre presente que la perseverancia y la constancia son los mejores aliados que puedes tener.

Carmen Santamaría

Leave a Reply