Antiaging, Medicina estética

Hilos tensores: Nuevo lifting no quirúrgico

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • El nuevo método de lifting no quirúrgico con hilos de polidioxanona está basado en la implantación de múltiples hilos que van a crear una red que actuara  como soporte de los tejidos.

[/squeeze_list]

La polidioxanona se desarrolla en 1970 como sutura quirúrgica (ampliamente usada en cirugía cardiaca y digestiva). Es un material, seguro, con bajo índice de efectos secundarios y reacciones alérgicas. Es reabsorbible, biocompatible y por su gran flexibilidad produce una leve reacción en los tejidos.

Su aplicación es sencilla, rápida y prácticamente indolora. Se realiza de forma ambulatoria, pudiéndose reincorporar a la vida profesional o social de forma inmediata.

Se aconseja la aplicación, media hora antes del tratamiento, de una crema anestésica para hacer el tratamiento  más confortable

Zonas de la cara donde se puede realizar: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Frente
  • Región zigomática
  • Región periocular
  • Surco nasogeniano
  • Zona supralabial (“código de barras”)
  • Arco mandibular
  • Región submentoniana

[/fancy_list]

Zonas del cuerpo donde se puede realizar: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Cuello
  • escote
  • Zona interior de los brazos
  • Abdomen
  • Zona interior de los muslos.
  • Glúteos

[/fancy_list]

Efectos del tratamiento: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Estimula la producción de colágeno, por lo que va a disminuir y prevenir la flacidez, definiendo  los contornos de la cara.
  • Aumento de la microcirculación, es decir aumento de los vasos sanguíneos, con  un mayor aporte de sangre a los tejidos y por tanto de oxigeno y nutrientes, lo que se va a traducir en una mayor luminosidad de la piel.

[/fancy_list]

Los hilos de polidioxanona se reabsorben a los 6-8 meses, periodo durante el cual producen sus efectos, siendo estos visibles en las primeras semanas después del tratamiento y,  máximos a los 2-3 meses de realizarlo.

Se puede citar al paciente para revisión al mes y, si fuera necesario, se puede retocar, colocando más hilos, en cualquier momento.

El resultado será más o menos duradero, según las características del paciente (edad, tipo de piel…) y del estilo de vida que lleve y haya llevado durante su vida (hidratación, alimentación, tabaco, estrés, sueño…).

Cómo digo siempre, la mal llamada medicina antienvejecimiento (ya que no lo evita, sino que lo enlentece) lo que hace es retrasar los síntomas y signos del envejecimiento pero para que esto sea posible, debemos ser constantes, teniendo un estilo de vida saludable (alimentación, ejercicio y buena gestión emocional), cuidando a diario nuestra piel (limpieza, hidratación, protección solar…) y realizando 2 ó 3 tratamientos médico estéticos al año, entre los que , sin duda, es aconsejable que estén, los hilos tensores.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *