Antiaging

Hidratación cutánea

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • No hay duda que una alimentación saludable es importante para nuestra piel, pero no lo es menos una adecuada hidratación.

[/squeeze_list]

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, puede tener una extensión de hasta 2 m2 y pesar hasta 5 kg. De un 10 a un 20% de su peso, es agua. Por sus características físicas, está expuesta a factores ambientales como el sol, la sequedad del ambiente….que hacen que aumente la evaporación y con ello  la deshidratación.

En la capa media de la piel, la dermis, hay unas sustancias llamadas glicosoaminoglicanos, el más conocido es el ácido hialurónico, que ayudan a tener una buena hidratación. Este ácido absorbe y retiene gran cantidad de agua.

Hidratación

La hidratación es importantísima para nuestra piel. Es necesario  hidratarla “por dentro” con una abundante ingesta de líquidos (agua fundamentalmente) y “por fuera” con buenas cremas hidratantes (lo que no es sinónimo de cremas caras).

Me gustaría poneros un ejemplo: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • ¿Cuál es el aspecto de una hoja seca? : Está marrón, fea… y si la doblamos se rompe
  • ¿Y el de una hoja verde?: esta brillante, bonita…y si la doblamos, es elástica y no se rompe

[/fancy_list]

Pues bien, es exactamente lo que le pasa a nuestra piel: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Cuando está seca, esta opaca, triste, fea….y al gesticular estamos rompiendo fibras y provocando arrugas
  • Cuando está hidratada, está brillante, luminosa, bonita…y al gesticular, está elástica por lo que no se rompen fibras y no se hacen arrugas.

[/fancy_list]

Envejecimiento 

El envejecimiento fisiológico conlleva la perdida de fibras elásticas (se pierde elasticidad), colágeno (se pierde consistencia haciendo que la piel sea más delgada y frágil) y de ácido hialurónico (se pierde hidratación) entre otros muchos procesos y si a esto le añadimos el tabaco, la exposición al sol, la falta de hidratación o de vitaminas y minerales por tomar poca fruta o verdura, tendremos una piel precozmente envejecida.

¿Qué podemos hacer para hidratar nuestra piel? [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Llevar una alimentación saludable rica en fruta, verdura, pescado…en resumen seguir nuestra magnífica Dieta Mediterránea
  • Beber suficiente agua a lo largo del día. Unos 2 litros para una persona adulta. Importante: en las comidas y fuera de ellas
  • Usar todos los días, e incluso varias veces al día, una buena crema hidratante. Son muy adecuadas las que contienen ácido hialurónico, proteoglicanos…
  • Evitar los factores que aceleran nuestro envejecimiento: tabaco, exposición al sol, alcohol, ambientes secos…
  • Realizar tratamientos de mesoterapia con ácido hialurónico, vitaminas y minerales periódicamente para hidratar en profundidad nuestra piel.

[/fancy_list]

Antiaging, Medicina estética

Fillers. Materiales de relleno faciales

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • La agencia española del medicamento habla de los implantes de relleno utilizados con finalidad plástica, reconstructiva y estética como productos sanitarios que se aplican mediante inyección, aguja u otro sistema de aplicación, cuya finalidad es modificar la anatomía para corregir arrugas, pliegues y otros defectos de la piel, para aumentar labios y  pómulos o para corregir o realzar otras partes del cuerpo.

[/squeeze_list]

Clasificación de los materiales de relleno

Por su origen: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Biológicos

–  Grasa del propio paciente

– Colágeno bovino u ovino

– Ácido hialuronico aviar

  • Biosíntesis

–  Ácido hialuronico

– Colágeno humano

– Hidroxiapatita cálcica

– Betafosfato tricálcico

  • Síntéticos

– Ácido poliláctico

– Poliacrilamina

[/fancy_list]

Por su durabilidad: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Reabsorbibles
  • No reabsorbibles

[/fancy_list]

Por su mecanismo de acción: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Relleno mecánico
  • Inducción de la síntesis de colágeno
  • Hidratación
  • Combinación de varios

[/fancy_list]

Indicaciones 

[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Surcos nasolabiales
  • Comisuras labiales
  • Labios
  • Arrugas peribucales
  • Perfil mandibular
  • Pómulos
  • Relleno de depresiones y aumento de volúmenes a nivel corporal

[/fancy_list]

Tratamiento 

[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • En primer lugar, se realizará una detallada historia clínica
  • La exploración de la zona a tratar es importante para conocer la existencia de rellenos previos, definir la falta de volumen o el inestetismo que queremos corregir
  • Elegir el producto que se va a usar
  • Informar al paciente del tratamiento, eficacia, posibles efectos secundarios…
  • Firma del consentimiento informado.
  • Implantación del filler elegido

[/fancy_list]

Cuidados post tratamiento

La incorporación a la vida social o laboral puede ser inmediata ya que solo se podría presentar alguna rojez o pequeña inflamación después de la realización del tratamiento.

Se aconseja evitar el sol en las horas posteriores o aplicarse un fotoprotector para favorecer que las pequeñas marcas que pudieran quedar después del tratamiento desaparezcan lo antes posible.

No se desaconseja la práctica de ejercicio físico en las horas posteriores al tratamiento siempre y cuando este no produzca un enrojecimiento importante de la cara o zona tratada

Efectos adversos

Normalmente, si aparecen, se trata de reacciones leves como enrojecimiento, ligera inflamación, prurito…

Las reacciones moderadas como infecciones, granulomas… son poco frecuentes

La aparición de algún pequeño hematoma, no es frecuente pero no imposible. Suele ser suficiente una crema con color o maquillaje para cubrirlo.

Conclusión

Podemos decir, como resumen, que los fillers son un tratamiento óptimo para mejorar la estética facial siempre y cuando el médico tenga la formación acreditada para realizarlo, se seleccione bien la zona a tratar y el material a emplear.

Antiaging, Medicina estética

Cuida tu piel después del verano

Se acaba el verano pero sus secuelas sobre nuestra piel quedan. El sol, el cloro…la han dañado produciendo deshidratación y fotoenvejecimiento.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra piel después del verano[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Lo primero y básico, es llevar un estilo de vida saludable. Una alimentación basada en la Dieta Mediterránea, ejercicio físico regular y apropiado a nuestras condiciones físicas y entrenamiento, sueño de calidad  y una buena gestión emocional con relaciones personales satisfacientes, autoestima, poco estrés…son algunos de los hábitos que van a mejorar, no solo nuestra piel, sino todo nuestro organismo
  • Hidratación: El sol, el calor, beber pocos líquidos…van a hacer que nuestra piel durante el verano sea más propensa a la deshidratación. Para recuperarla, es necesario hidratarla tanto por dentro como por fuera. “Por dentro” bebiendo abundantes líquidos, fundamentalmente agua, y por fuera con la aplicación de buenas cremas hidratantes, tanto en la cara como en el cuello, incluso varias veces al día si es necesario.
  • Gimnasia facial. La cara y el cuello, como el resto del cuerpo, sufren la perdida de colágeno, fibras elásticas…que se produce con el envejecimiento. Por tanto, igual que vamos al gimnasio o hacemos deporte, deberíamos hacer, al menos, 3 días a la semana unos ejercicios para tonificar los músculos faciales y así enlentecer la aparición de la flacidez.
  • Tratamiento médico estético: Aconsejaría 2 sencillos pero eficaces tratamientos para recuperar luminosidad e hidratación de nuestra piel después del verano:

[/fancy_list]

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • Peeling de ácido ferúlico.

[/squeeze_list]

Es uno de los tratamientos estrella de la medicina estética. Atenúa los signos del envejecimiento mediante una exfoliación de las capas más superficiales de la piel.

El ácido ferúlico es un potente antioxidante, estimula la producción de colágeno y fibras elásticas reparando el daño solar producido en la piel.

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • Mesoterapia con ácido hialurónico, vitaminas y minerales.

[/squeeze_list]

Un clásico como la mesoterapia no podría faltar no solo después del verano sino durante todo el año.

El ácido hialurónico es el responsable de la hidratación de nuestra piel al retener las moléculas de agua (cada molécula de ácido hialurónico retiene 4 de agua). Con el paso de los años, la exposición al sol…disminuye y la piel se deshidrata. Para compensarlo, administraremos ácido hialurónico mediante mesoterapia  y así, además de estar más luminosa, la piel estará más elástica lo que ayudará a prevenir la aparición de arrugas.

Las vitaminas y minerales que también administramos con el ácido hialurónico son buenos antioxidantes que van a neutralizar los radicales libres responsables del envejecimiento.

Ambos tratamientos no requieren cuidados especiales después de realizados siendo posible reincorporarse a la vida laboral o social de forma inmediata.