Antiaging

Hidratación cutánea

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • No hay duda que una alimentación saludable es importante para nuestra piel, pero no lo es menos una adecuada hidratación.

[/squeeze_list]

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, puede tener una extensión de hasta 2 m2 y pesar hasta 5 kg. De un 10 a un 20% de su peso, es agua. Por sus características físicas, está expuesta a factores ambientales como el sol, la sequedad del ambiente….que hacen que aumente la evaporación y con ello  la deshidratación.

En la capa media de la piel, la dermis, hay unas sustancias llamadas glicosoaminoglicanos, el más conocido es el ácido hialurónico, que ayudan a tener una buena hidratación. Este ácido absorbe y retiene gran cantidad de agua.

Hidratación

La hidratación es importantísima para nuestra piel. Es necesario  hidratarla “por dentro” con una abundante ingesta de líquidos (agua fundamentalmente) y “por fuera” con buenas cremas hidratantes (lo que no es sinónimo de cremas caras).

Me gustaría poneros un ejemplo: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • ¿Cuál es el aspecto de una hoja seca? : Está marrón, fea… y si la doblamos se rompe
  • ¿Y el de una hoja verde?: esta brillante, bonita…y si la doblamos, es elástica y no se rompe

[/fancy_list]

Pues bien, es exactamente lo que le pasa a nuestra piel: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Cuando está seca, esta opaca, triste, fea….y al gesticular estamos rompiendo fibras y provocando arrugas
  • Cuando está hidratada, está brillante, luminosa, bonita…y al gesticular, está elástica por lo que no se rompen fibras y no se hacen arrugas.

[/fancy_list]

Envejecimiento 

El envejecimiento fisiológico conlleva la perdida de fibras elásticas (se pierde elasticidad), colágeno (se pierde consistencia haciendo que la piel sea más delgada y frágil) y de ácido hialurónico (se pierde hidratación) entre otros muchos procesos y si a esto le añadimos el tabaco, la exposición al sol, la falta de hidratación o de vitaminas y minerales por tomar poca fruta o verdura, tendremos una piel precozmente envejecida.

¿Qué podemos hacer para hidratar nuestra piel? [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Llevar una alimentación saludable rica en fruta, verdura, pescado…en resumen seguir nuestra magnífica Dieta Mediterránea
  • Beber suficiente agua a lo largo del día. Unos 2 litros para una persona adulta. Importante: en las comidas y fuera de ellas
  • Usar todos los días, e incluso varias veces al día, una buena crema hidratante. Son muy adecuadas las que contienen ácido hialurónico, proteoglicanos…
  • Evitar los factores que aceleran nuestro envejecimiento: tabaco, exposición al sol, alcohol, ambientes secos…
  • Realizar tratamientos de mesoterapia con ácido hialurónico, vitaminas y minerales periódicamente para hidratar en profundidad nuestra piel.

[/fancy_list]

Nutrición

Agua. Falsos mitos

¿Beber agua en las comidas engorda?

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • En el cuerpo humano el componente que está en mayor cantidad es el agua. Entre un 50 y un 70% del peso total de una persona es agua. Está en los músculos, las vísceras, la grasa, la piel … y disminuye con la edad.

[/squeeze_list]

El agua: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Participa en multitud de reacciones químicas que se producen en las células
  • Es un medio para transportar sustancias
  • Es fundamental para regular la temperatura corporal
  • Es un estupendo lubrificante de articulaciones
  • Es el componente esencial de la sangre, bilis, saliva…

[/fancy_list]

Cómo ya se ha dicho infinidad de veces, son necesarios unos 2 l (depende del peso corporal) diarios de agua para que “todo” funcione en el organismo.

Lo ideal sería no esperar a tener sed para beber, ya que esta es una señal de alarma de que empieza a haber deshidratación

Falso mitos del agua [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • ¿Beber agua en las comidas engorda? Falso. El agua no tiene calorías y el momento en el que se beba no cambia su aporte calórico, al contrario puede hacer que se sienta antes la sensación de saciedad además de facilitar la digestión
  • ¿Beber mucho adelgaza? Falso. Solo podría ser cierto si fuera el sustituto de bebidas refrescantes, energéticas…al disminuir las calorías que tomamos.
  • ¿El agua con gas engorda? Falso. El agua con gas tampoco tiene calorías. Podría producir solo distensión abdominal o gases pero no aumentar la grasa del cuerpo.
  • ¿El sodio que contiene el agua produce retención de líquidos? Falso. La cantidad de sodio que aporta el agua es muy baja. El aporte fundamental de este mineral viene de los alimentos. Podríamos decir que 2.5-3 l de agua tienen la misma sal que una tostada
  • ¿Las saunas adelgazan? Falso. La sauna nos hace perder líquidos con el sudor lo que implica una pérdida de peso, no un adelgazamiento (perdida de grasa). Será suficiente beber después para recuperar el peso perdido

[/fancy_list]

Conclusiones [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • El agua es, sin duda, el mejor líquido que podemos tomar
  • Es imprescindible para que todo funcione bien en nuestro organismo
  • El agua ni engorda ni adelgaza
  • Es importante beberla tanto en las comidas como fuera de ellas.
  • La cantidad diaria necesaria dependerá de la edad, la temperatura exterior, la sudoración …
  • El agua “del grifo” en la mayoría de las provincias españolas es óptima para su consumo

[/fancy_list]

Antiaging, Medicina estética

Hidratación de la piel

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • La piel es uno de los órganos más importantes del cuerpo. Por su gran superficie, está expuesta continuamente a factores externos como son el sol, el viento, el frio, la humedad…que van a condicionar su aspecto y su salud.

[/squeeze_list]

El 70% de la piel, es agua, lo que equivale al 35% de la cantidad total que hay en el organismo

La piel, tiene una importante función de barrera para aislar al organismo del exterior, evitando que entren bacterias, que se pierda calor….

La hidratación es uno de los cuidados de belleza básicos que se debe realizar durante todo el año y a cualquier edad.  Se podría definir como el paso constante de agua de la sangre a los tejidos.

La hidratación va a depender pues del agua aportada, de la capacidad para retenerla y de la velocidad con que se evapore:

[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • El agua aportada desde el interior, dependerá de la alimentación que llevemos y del agua que bebamos.
  • La retención de la misma, con el paso de los años irá disminuyendo por el cambio de estructura y de composición de la piel: disminuye el ácido hialurónico , los lípidos…lo que hará que se reseque más fácilmente.
  • La evaporación estará condicionada por el calor de nuestro cuerpo (fiebre) y del exterior (verano, calefacción…), por la humedad….

[/fancy_list]

Los síntomas de la deshidratación serán evidentes en cualquier tipo de piel, pero se acentuaran en las tendencialmente secas, siendo: tirantez, perdida de flexibilidad y con ellos mas tendencia a formarse arrugas, escozor, descamación…sobre todo en manos, codos, rodillas y cara,  lo que acelerara el envejecimiento de nuestra piel.

Podemos afirmar por tanto, que es importantísima una alimentación correcta rica en frutas, verduras…, beber unos 2 l de agua y utilizar habitualmente cremas apropiadas a nuestra piel y a nuestra edad, así como periódicamente realizar una mesoterapia con ácido hialuronico que va a retener el agua en las capas más profundas de la piel.

Las cremas hidratantes aportan sustancias a las capas más superficiales (la crema no penetra en profundidad) para retener el agua y evitar su evaporación.

El momento ideal para aplicarnos una buena crema hidratante con protección solar es por la mañana, después de la ducha para exponerlos al exterior en las mejores condiciones posibles.

En el cuerpo, podemos usar la hidratante que más nos guste, mezclándola con aceite de almendras lo que le va a aportar un plus de hidratación

Para la cara, me gustan mucho las cremas con ácido hialuronico y vitamina C…que además de hidratar van a dar luminosidad a la nuestra piel.