Antiaging, Medicina estética

Betacarotenos

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • Los betacarotenos, son pigmentos vegetales que dan color a las  frutas y verduras naranjas,  amarillas o rojizas.  Una vez ingeridos, se transforman en vitamina A, importante vitamina necesaria para los huesos, ojos, dientes…

[/squeeze_list]

Son potentes antioxidantes que enlentecen el envejecimiento y disminuyen el riesgo de padecer un cáncer, especialmente el de pulmón, estomago y boca, así como enfermedades cardiovasculares o algunas de la piel.

Los Betacarotenos, se encuentran en la calabaza, zanahoria, sandia, melón, albaricoques, pimientos…siendo su concentración más alta cuanto más intenso es el color de la fruta o verdura donde se encuentran.

En los últimos años, se ha puesto muy de moda la ingesta de suplementación de betacarotenos antes del verano para “preparar” la piel para el sol pero ¿es realmente cierto esto?:

En primer lugar hay que decir que la fotoprotección oral es decir, la toma de suplementación de betacarotenos, es complementaria a la fotoprotección tópica (cremas con protección) y nunca sustitutiva.

Su mecanismo de acción fundamental es reparar el daño que han producido las radiaciones solares en las células, luego son “reparadores” y no “protectores”

El uso de esta suplementación,  puede ser aconsejable en  personas con fototipos 1 ó 2, es decir las de piel más clara, o en las que sufren enfermedades dermatológicas que empeoran con el sol como la porfiria, el lupos eritomatoso o el eritema solar.

Están contraindicados en el embarazo, en fumadores …y pueden interaccionar con otros fármacos.

En el caso de los fumadores, hay muchos estudios que parecen demostrar que el consumo de betacarotenos como suplementación aumenta el riesgo de padecer un cáncer de pulmón al ser oxidantes, en vez de antioxidantes por lo que, siempre, es conveniente, no tomarlos sin consejo médico previo.

Por todo esto, es necesario valorar hasta qué punto es necesaria la toma de una suplementación de betacarotenos cuando el verano es la época del año en la que hay una enorme variedad de frutas y verduras ricas en estos antioxidantes y que, sin duda, su consumo es la mejor manera que tenemos de prevenir enfermedades y enlentecer nuestro envejecimiento, dejando su prescripción para personas cuyas características físicas o de salud así lo aconsejan.

Y, por supuesto, la mejor prevención se hace disminuyendo la exposición al sol, sobre todo en las horas centrales del día, aplicándonos regularmente cremas con alta protección solar así como usando protección física mediante sombreros, gorras, camisetas…tanto los adultos y como, sobre todo,  los niños.

Antiaging

Fotoprotectores solares

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • El sol es esencial para la vida y básico para el funcionamiento del organismo. Además de regular la actividad hormonal, el metabolismo y los biorritmos (los periodos de actividad y descanso), es el elemento necesario para que el cuerpo produzca la vitamina D.

[/squeeze_list]

El sol emite una gran gama de rayos entre ellos están los rayos UVA u UVB que son los rayos ultravioletas responsables de los efectos nocivos del sol. La cantidad de radiación que llega a nuestra piel depende de la altitud, latitud del lugar donde nos encontramos, estación del año, espesor de la capa de ozono….

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • El bronceado es el resultado del daño infringido a la piel. La melanogénesis, el proceso por el cual se forma la melanina que sirve para proteger las capas más profundas de la piel de las agresiones de las radiaciones ultravioletas.

[/squeeze_list]

Lo más característico del daño solar es el envejecimiento, por aumento de los radicales libres en la piel, las reacciones de fotosensibilización y el melanoma al ocasionar mutaciones en el ADN que van a producir defectos en la producción de proteínas pudiendo llegar a transformar la célula en tumoral.

Según nuestro color de ojos, piel y pelo tendremos un fototipo más o menos alto. El fototipo es la capacidad de la piel para asimilar la radiación solar. Su clasificación va de I a IV, siendo I, las pieles claras y VI las pieles de color. Los fototipos más bajos, se queman fácilmente, apenas se broncean y suelen sufrir reacciones alérgicas al exponerse de forma prolongada al sol por lo que necesitan mayor protección para evitar estas complicaciones.

En España tenemos una exposición muy alta, y no solo en verano, al sol lo que puede conllevar un importante riesgo. Por ello es necesario, además de disminuir en lo posible la exposición, el uso de cremas con fotoprotección

Estudios recientes han demostrado que el correcto uso de protectores solares disminuye en un 40% el riesgo de desarrollar un carcinoma espinocelular y reduce también en un 24% el desarrollo de lesiones precancerosa. Deben emplearse de forma abundante en todas las zonas expuestas al sol (no olvidemos los labios, orejas, manos…) con la piel limpia y seca y unos 30 min antes de la exposición, repitiéndola frecuentemente. Debe ser de un alto factor de protección y, si nos vamos a bañar, resistente al agua.

Estas junto con la toma de antioxidantes, pueden disminuir e incluso evitar los inconvenientes de la exposición solar.

 

Antiaging, Nutrición

Pon antioxidantes en tu vida

Lo primero que tenemos que hacer para hablar de antioxidantes es, obviamente, definirlos: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Antioxidantes: son moléculas que previenen o retrasan la oxidación de otras moléculas.
  • Después para entender el resto, tenemos que explicar que es un radical libre: es un elemento químico que por tener un electrón libre tiene un alto poder de oxidación.
  • Y lo último y más importante: ¿Por qué envejecemos?: ¡¡Porque nos oxidamos!!

[/fancy_list]

Y creo que ya hemos entendido todo: los radicales libres hacen que nos oxidemos, ósea que envejezcamos y los antioxidantes , que como su nombre indica, evitan que nos oxidemos y por tanto enlentecen el envejecimiento.

Con nuestro estilo de vida podemos generar radicales libres (tabaco, estrés, mala alimentación, poco sueño, no hacer ejercicio…) o antioxidantes (dormir bien, alimentación saludable, ejercicio, control del estrés…).

Centrándonos en la alimentación, podemos decir que nuestra maravillosa Dieta Mediterránea, es muy rica en antioxidantes: pan, patatas, fruta, verduras, cacao…

Ejemplos de antioxidantes: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Carotenos: Zanahoria, mango, tomate….
  •  Vit E: Aguacate, brócoli, espárrago…
  •  Vit C: cítricos, pimiento, tomate, kiwi….
  •  Selenio: Carne, pescado. Cereales integrales, lácteos…
  •  Polifenoles: Té verde, vino tinto…
  •  Flavonoides: Cacao

[/fancy_list]

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • La Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) creó la rueda de los antioxidantes como recurso didáctico para entender los alimentos ricos en ellos y en qué proporción deberían estar en nuestra alimentación.  Como verán las frutas y verduras son más de  la mitad de todos los antioxidantes que deberíamos tomar seguidos de cereales, patatas, cacao, legumbres, frutos secos y aceite de oliva.

[/squeeze_list]

Las cantidades/porciones aconsejadas son:

rueda_antioxidantes_HR

Fruta                             3 piezas /día (cualquier tipo de fruta)

Cereales                       100-180 gr./día (pan, pasta, arroz)

Patatas                              1-2 día

Hortalizas                       1 cocida, 1 cruda (de cualquier tipo)

Frutas secos                     20 gr./día (nueces, almendras..)

Cacao                                20 gr (en polvo o con 70-80% de cacao)

Aceite de Oliva                    40 gr. /día

 

 

No solo los antioxidantes enlentecen nuestro envejecimiento, también está comprobado científicamente el efecto sobre la prevención del cáncer, enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, infecciones, aumento de la inmunidad….por todo esto podemos decir que deberíamos tomar todos los días: 3 frutas, 2 raciones de verduras, un té verde, unas nueces, una copita de vino tinto, un trocito de chocolate al 70%…para llegar a viejecitos con calidad de vida si nuestro plan de pensiones nos lo permite J.