Nutrición

Coaching nutricional en la pérdida de peso

Podemos definir Coaching como el método para entrenar y acompañar a una persona para que alcance sus objetivos. En el caso de la nutrición, estos pueden ser: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Perder peso
  • Ganar peso
  • Realizar una alimentación saludable
  • Mejorar la relación con la comida

[/fancy_list]

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Para cambiar hábitos e incorporarlos al comportamiento diario, no es suficiente que se sepa lo que hay que comer o el ejercicio que hay que hacer, es necesario que los pacientes se sientan acompañados, motivados y confiados en que pueden cumplir sus objetivos mediante la adhesión al tratamiento y la disminución del fracaso terapéutico.

[/squeeze_list]

El sobrepeso o la obesidad es la enfermedad que más frecuentemente vemos en la consulta diaria y la que, según mi experiencia, más necesita de un apoyo psicológico además, obviamente, de un tratamiento dietético.

En la primera consulta, cuando conocemos al paciente, además de la historia clínica es fundamental realizar una buena “entrevista clínica” donde se puede detectar la motivación que tiene el paciente, su estado emocional, las características de su estilo de vida…así como el ambiente socio familiar en el que se mueve y que ayudará o dificultará el cambio de hábitos.

El control semanal es fundamental como apoyo psicológico. El que el paciente sepa que todas las semanas nos veremos, cambiaremos la dieta, charlaremos….hace que sea mucho más fácil hacer bien la dieta y si la dieta se hace bien, se adelgaza y se cambia.

Para este realizar este “cambio”, además de la dieta, los pacientes trabajan sobre un cuaderno estructurado en varios bloques donde vamos identificando: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Porque quieren adelgazar o porque no querrían tener que adelgazar
  • Quienes son sus socios o saboteadores cuando de estilo de vida saludable hablamos (familiares, amigos, compañeros de trabajo…)
  • Cuáles son sus emociones básicas (rabia, tristeza, alegría…) y qué relación tienen con la comida
  • Cuáles son sus alimentos “potencialmente peligrosos”  (los que no controlan)
  • Que momentos del día son “potencialmente peligrosos” (en los que es más fácil descontrolar)
  • Cual son sus PIP (pensamientos inmediatos permisivos): “Total por un día….”. Y como transformarlos en POP (pensamientos orientados a mi proyecto) “si he decidido hacer una dieta, es mejor que tome X en vez de ….”
  • Qué ha conseguido y que le queda por conseguir.

[/fancy_list]

Y una vez que identificamos nuestras emociones, pensamientos, hábitos…aprendemos a  cambiarlos:

[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Como “manejar” a nuestros saboteadores.
  • Como “gestionar” situaciones “potencialmente peligrosas” (un viaje, una comida de trabajo, un bufet …)
  • Como “no comer por comer” sin pasar hambre.
  • Como gratificarnos sin comer.
  • Como interpretar la evolución del peso.
  • Como “compensar” : “Si he comido más, ceno menos o me doy un paseíto”

[/fancy_list]

Y así de una forma fácil y sencilla pero “no milagrosa” podemos perder peso y mejorar nuestra salud y calidad de vida.