Nutrición

Conservación de los alimentos

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Los consumidores tenemos un importante papel en la cadena alimentaria al ser los responsables del manejo, conservación y preparación de los alimentos desde que los compramos hasta que los consumimos.

[/squeeze_list]

¿Cómo debemos conservar los alimentos?[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Alimentos perecederos

Leche y productos lácteos

La leche, tanto pasteurizada, esterilizada o UHT, debe ser conservada en el frigorífico una vez abierta y consumida en 48 horas. Los yogures, quesos frescos y postres lácteos frescos deben mantenerse refrigerados respetando la fecha de caducidad.

Vegetales

Frutas y verduras deben conservarse en el cajón específico del frigorífico, limpiándolas antes de cualquier tipo de tierra o suciedad que tuvieran. Las verduras congeladas, sino se van a consumir inmediatamente, se conservaran el el congelador.

Carnes

Las carnes frescas se conservaran en la parte más fría de la nevera , intentando evitar que este en contacto con su propio líquido.

Las piezas enteras se conservan más tiempo que las troceadas o picadas.

Taparlas siempre con papel de aluminio o plástico alimentario.

Pescados y mariscos

Deben guardarse en la parte más fría del frigorífico, limpios y tapados para evitan que transmitan olores a otros alimentos

Huevos 

Se conservaran en la puerta del frigorífico, en la zona especial para ellos.

Si alguno está roto cuando llegamos a casa es mejor deshecharlo porque podría ser fuente de importantes infecciones.

Si se nos rompe a nosotros, deberíamos usarlo, cómo mucho en el día para evitar contaminaciones

Postres, pasteles, tartas…

Se deben conservar en la nevera y consumirlos en un plazo corto de tiempo especialmente si llevan cremas o natas y sobretodo si los hemos cocinado en casa ya que al hacerse con productos frescos es más fácil su contaminación

Aceites

Es importante conservarlos a temperatura ambiente y alejados de la luz solar

Otras grasas 

Las grasas sólidas como la mantequilla o la margarina, se deben conservar en el frigorífico, en concreto en las repisas de la puerta del mismo donde la temperatura no es muy baja. Tener especial  cuidado en que estén bien tapadas para evitar enranciamiento.

Agua, refrescos..

Deberían conservarse en un lugar fresco y alejadas  de la luz directa del sol

  • Alimentos no perecederos

Estos alimentos se almacenaran en la despensa evitando los lugares húmedos y calurosos.

Se intentará siempre consumir los de menor fecha de caducidad, teniendo cuidado que no vayan quedando en el fondo de la misma durante mucho tiempo.

No adquirir latas de conserva abolladas o envases defectuosos.

Los sobrantes de latas de conserva, se conservaran en el frigorífico pero en recipientes de plástico o cristal, nunca en la lata

Nunca almacenar en espacios cercanos alimentos y productos de limpieza o comida para animales. Una equivocación podría ser muy peligrosa.

[/fancy_list]

Niños, Nutrición

Pautas para una alimentación infantil saludable

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Como se suele decir, “un buen comienzo, es un buen fin”, lo que aplicado a la alimentación querría decir, que si acostumbramos a nuestros hijos desde pequeños a comer de todo y de una forma saludable,  serán adultos con buenos hábitos

[/squeeze_list]

Los primeros años de vida de un niño, son el momento perfecto, para descubrir los colores, sabores y texturas de los alimentos. Os propongo, algunas ideas que pueden hacer más fácil y especial el momento “comida”: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Los niños aprenden, muy bien, por imitación, luego esto ya nos da una de las claves para enseñarles buenos hábitos alimenticios. Si los adultos que conviven con el niño,  comen bien, es mucho más fácil  que él  también lo haga. No les tenemos que explicar, que deberían tomar espinacas, por ejemplo, porque tienen mucho hierro, porque no lo entenderán, tenemos que ofrecérselas de forma agradable y tomarlas nosotros y seguro que él, muchas o pocas, también las tomará.
  • Mediante juegos, estimularles a que prueben nuevos alimentos. Seguramente no todos serán de su agrado, pero poco a poco irán aumentando la variedad de lo que comen. Cada vez que prueben un alimento, lo podrán escribir en su lista, elegirán un color y tomaran una fruta de esa tonalidad…
  • Es muy importante, la forma en la que se presentan los platos y se pone la mesa. A todos nos resulta más agradable ir a un restaurante donde  todo es bonito que a una casa de comidas donde no nos ponen ni mantel.
  • El comer, tiene que ser un tiempo agradable, intentar charlar de temas que al niño le gusten, evitando discusiones o regañinas.
  • Mantener horarios regulares, comer sentados, sin estímulos externos (TV, ordenador, play…) y dedicarle tiempo a la comida.
  • Es importante, que participen, ocasionalmente, en la compra y en la cocina. De forma sencilla, irán creando una buena relación con la comida e irán aprendiendo a conocer nuevos alimentos. Decidir el plato que vamos a cocinar, hacer la lista de los ingredientes necesarios e ir al supermercado a comprarlos, eligiendo entre las múltiples variedades que encontramos y cocinarlo, puede ser una forma entretenida y muy válida de aprender a comer correctamente
  • No forzarles a que coman cosas que no les gustan, pero si invitarles a probarlas. Muchas veces los niños dicen que no, porque el aspecto de un alimento no le atrae, pero una sola cucharada, puede ser suficiente para hacerles cambiar de idea.

[/fancy_list]

Por último, recordar que la educación alimentaria, como el resto, es una carrera de fondo, no los 100m lisos, así que con paciencia y mucho mucho cariño, podremos enseñar a nuestro hijos a disfrutar de la comida y a llevar una alimentación saludable.

Nutrición

¿Comes bien?

El Ministerio de Sanidad creó la Rueda de los alimentos, donde de forma gráfica podemos ver los seis grupos de alimentos y la importancia que tienen cada uno de ellos en nuestra alimentación.

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Con unas simples preguntas puedes reflexionar sobre si tu alimentación es más o menos correcta:
[/squeeze_list]
[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]
  • ¿Haces 5 comidas al día?
  • ¿Bebes 2 litros de agua al día?
  • ¿Tomas diariamente 5 raciones de fruta y verdura?
  • ¿Las legumbres y el pescado, forman parte de tu alimentación habitual? ¿Los consumes varias veces a la semana?
  • ¿Consumes diariamente lácteos? ¿Medio litro al día?
  • ¿Haces un buen desayuno? ¿Tomas lácteos, fruta, pan o cereales…?
  • ¿Por lo menos dos veces al día tomas carbohidratos complejos (pan, pasta, arroz…)?
  • ¿Usas aceite de oliva para cocinar, aliñar…?
  • ¿Haces ejercicio de forma habitual?
  • ¿Controlas tu peso?

[/fancy_list]

 

[fancy_header variation=”teal”]Recuerda: la alimentación, la actividad física y una adecuada actitud psicológica son los pilares para tener “cantidad y calidad” de vida.[/fancy_header]