Nutrición

Trastornos de la conducta alimentaria

Cada vez es más frecuente encontrarnos en la consulta con Trastornos de la Conducta Alimentaria distintos a los más conocidos como la Obesidad, la Anorexia Nerviosa o la Bulimia de las que no nos ocuparemos en este artículo.

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • Los trastornos de la conducta alimentaria son más frecuentes en las grandes poblaciones y, sin duda, tienen que ver, en gran parte,  con el excesivo culto al cuerpo y a los irreales cánones de belleza que los medios de comunicación difunden y a los que, sobretodo, muchos jóvenes quieren parecerse.

[/squeeze_list]

En la mayoría de los casos pasan desapercibidos por ser su sintomatología no muy evidente pero, dejados sin tratamiento, pueden evolucionar a situaciones más complicadas.

Algunos de ellos son: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Potomania: Deseo de beber grandes cantidades de agua de forma compulsiva con sensación de placer al hacerlo.
  • Ortorexia: Preocupación patológica por la comida sana lo que lleva, en muchos casos, a suprimir alimentos de la alimentación de forma drástica como la carne, lácteos…sin ser sustituidos por otros de similares propiedades nutricionales.
  • Ebriorexia: Muchos jóvenes, fundamentalmente mujeres, saben que el alcohol contiene un gran número de calorías por lo que, para no renunciar a él cuando salen, prefieren estar gran parte del día sin comer para compensar la ingesta que tendrán con las bebidas alcohólicas.
  • Síndrome del comedor nocturno: Es uno de los más frecuentes en personas obesas. Interrumpen el sueño para comer, llegando a ingerir grandes cantidades de alimentos. Se suele acompañar de falta de apetito al despertarse por lo que no suelen desayunar.
  • Flexitarianismo: Son personas que han decidido hacer una dieta vegetariana pero que ocasionalmente no la cumplen al tomar, por decisión propia, carne, pescados u otros alimentos.
  • Sadorexia: Son personas que siguen métodos de adelgazamiento que podrimos clasificar de masoquistas al producirse un maltrato corporal. Suele ser una combinación de anorexia, bulimia y ortorexia.
  • Permarexia: Son personas que hacen mil dietas, la mayoría de las veces de las llamadas “dietas milagros” para no engordar o adelgazar. En algunos casos, podría evolucionar a anorexia o bulimia.
  • Bulimarexia: Se podría decir que combina atracones de la bulimia con negación a comer de la anorexia junto con momentos de hiperactividad.
  • Trastorno del comedor compulsivo: Es una forma de bulimia incompleta ya que no hay una alteración importante de la percepción del propio cuerpo así como no suelen vomitar o recurrir a purgas para compensar los atracones (características ambas de la bulimia)

[/fancy_list]

Consejo: Ante la aparición de cualquier síntoma, que haga sospechar el inicio de alguno de estos trastornos, acudir a un médico para evitar la evolución de la enfermedad.

Nutrición

Perder esos kilos de más después del verano

El verano se acaba y nos quedan los recuerdos, el bronceado y, casi siempre, algún kilito de más….

¿Qué podemos hacer para perderlos?

Creo que lo más importante es que igual que volvemos a levantarnos temprano, volvemos al trabajo, los niños al cole…volvamos inmediatamente a meter en nuestra rutina unos hábitos  saludables como por ejemplo: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Tener como referencia para nuestra alimentación la Dieta Mediterránea (fruta, verdura, pescado, legumbres, cereales…)
  • Hacer 5 comidas
  • Beber 1,5-2 l agua/ día
  • Hacer ejercicio de forma regular y según nuestro entrenamiento y forma física
  • Llevar una vida activa: caminar, subir escaleras….
  • Dormir las horas necesarias y, a ser posible, que sea un sueño reparador
  • Intentar disminuir o, si fuera posible, eliminar el estrés de nuestra vida
  • Potenciar las relaciones sociales
  • Tener una buena gestión emocional….

[/fancy_list]

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • Una vez que hayamos recuperado un estilo de vida saludable pasaremos a perder esos 2 o 3 kilos que hemos cogido en las vacaciones comiendo un poquito menos y haciendo un poquito más de ejercicio para hacer que el consumo calórico sea mayor que la ingesta calórica.

[/squeeze_list]

Para “comer un poquito menos» podemos seguir el esquema de una dieta hipocalórica que podría ser la siguiente: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Desayuno: Café con leche y una tostada con aceite y tomate o cereales
  • Media mañana: Fruta e infusión
  • Comida: Pasta, arroz, legumbres con verduras crudas o cocinadas
  • Merienda: Yogur e infusión
  • Cena: Carne, pescado, huevos o quesos frescos con Verduras crudas o cocinadas

[/fancy_list]

Este esquema sigue la Cronobiologia de la Nutrición que dice que en la primera parte del día hay que tomar fundamentalmente carbohidratos (pan, cereales, pasta…) y en la segunda las proteínas (carne, pescado, huevos…)

Respecto a las cantidades, podemos decir que “no hay que comer por comer” y “no hay que pasar hambre” lo que haría, si lo cumplimos, que fácilmente sea hipocalórica (comer menos de lo que consumimos).

Para “hacer un poquito más de ejercicio” podemos: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Subir escaleras
  • Caminar aunque sean pequeñas distancias.
  • Hacer ejercicio físico: gimnasio, deporte, natación…

[/fancy_list]

Es importante, como resumen, que pensemos que en “las entradas” (lo que comemos) como en “las salidas” (lo que hacemos) todo cuenta y pequeñas cantidades (tomar una galletita, un trocito de pan o dar un paseíto) varias veces al día, 365 días al año pueden ser mucho más significativas que “grandes cantidades” de vez en cuando (una comilona o una clase de spinnig de 2 horas)

Nutrición

Mujer y nutrición

Necesidades nutricionales de la mujer

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • Las necesidades energéticas y nutricionales de la mujer varían con la edad y en las distintas etapas de su vida. Un ejemplo podría ser el envejecimiento, donde la mujer ha conseguido una mayor expectativa de vida (somos el segundo país del mundo en longevidad femenina después de Japón) que el hombre pero no siempre con una óptima calidad  ya que algunas enfermedades como la osteoporosis, algunos tumores o la obesidad, que se pueden prevenir con una nutrición y un estilo de vida saludables, están aumentado.

[/squeeze_list]

Control del peso corporal

Una de las mayores preocupaciones de la mujer a lo largo de su vida es el control de su peso corporal. Esto le lleva en numerosas ocasiones al seguimiento de dietas que podríamos denominar “dietas mágicas” que solo van a provocar problemas más o menos graves de salud, así como malnutrición por exceso que va a derivar en sobrepeso u obesidad o malnutrición por defecto con trastornos de la conducta cómo anorexia o bulimia.

Equilibrio nutricional

En diferentes estudios se ha comprobado el desequilibrio en la alimentació,n en todos los grupos de edad, de la población femenina española con una tendencia al exceso de ingesta de proteínas y grasas y una disminución en la de hidratos de carbono complejos y fibra.

Algunos consejos [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • No realizar dietas sin control médico
  • No excluir alimentos por faltos mitos como que el pan engorda.
  • Intentar mantener el peso estable con variaciones fisiológicas de más/menos 1 kg.
  • Cuidar tanto la salud física como la psicológica ya que ambas están íntimamente ligadas.
  • Saciar en cada comida el “hambre física” y el “hambre psicológica” cocinando bien los alimentos, cuidando su presentación, dedicándole tiempo al momento comida…
  • Pequeños gestos como tener un mayor aporte de hierro, ácido fólico o calcio en las distintas etapas fisiológicas de la mujer, pueden suponer un gran beneficio para su salud.
  • Realizar actividad física regularmente. Está comprobado que el sedentarismo incita a tomar alimentos más ricos en grasas y azúcar…
  • Tener una correcta ingesta de agua a lo largo del día y desterrar otro falso mito: el agua en las comidas NO engorda.

[/fancy_list]

Todo esto nos lleva a reflexionar sobre la importancia de la educación nutricional desde la infancia y la realización de campañas por parte del Sistema Sanitario Nacional o de entes privados, para prevenir un sinfín de enfermedades y mejorar la calidad de vida de la población española y en particular de las mujeres.