Antiaging, Medicina estética

La edad de tu piel

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • La piel es el mayor órgano de nuestro cuerpo. Actúa como barrera para proteger y comunicar a nuestro organismo con el entorno que le rodea y por esto, son muchos los factores que van a determinar su “edad”: alimentación, exposición al sol, tabaco, contaminación, horas de sueño, así como los cuidados y tratamientos que  hagamos desde muy jóvenes.

[/squeeze_list]

Me gustaría precisar que cuidarse la piel, no es solo un tema de mujeres. Cada vez, afortunadamente, son más los hombres que se cuidan y se empieza a notar!!

Igualmente querría señalar la importación de llevar una alimentación saludable beber abundantes líquidos así como hacer gimnasia facial (igual que la hacemos en el cuerpo) a cualquier edad.

A los 20 años:

A esta edad, la piel conserva toda su elasticidad y belleza pero, poco a poco, empezaran a aparecer las primeras líneas de expresión y es el momento perfecto para empezar a cuidarnos.

Puede que todavía queden algunas secuelas de acné, problema tan frecuente en los jóvenes y es importante que sepan que el “explotarse” los granos no hace más que empeorar la situación ya que es más fácil que se contaminen otras zonas y que las cicatrices que queden sean mayores.

Cuidados: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Limpieza diaria con limpiadora y tónico
  • Hidratación
  • Protección solar
  • Limpieza de cutis

[/fancy_list]

Entre los 30 y los 40 años

Los primeros signos de envejecimiento empiezan a aparecer. A partir de los 25 años, la renovación celular se enlentece lo que hará, junto con la agresión de los factores externos que nuestra piel presente las primeras arrugas, manchitas provocadas por el sol, embarazos, toma de medicamentos…o un incipiente “código de barras” si fumas

Es conveniente saber, que cuando aparece una arruga podemos, mediante tratamientos médicos atenuarla pero no quitarla, ya que es una rotura del tejido por lo que es muy importante prevenir o más bien, enlentecer, la aparición de las mismas.

Cuidados: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

A los anteriores añadiría

  • una crema antiarrugas preferiblemente por la noche con retinol o ácido glicólico (mejor en invierno)
  • serum de vitamina C, proteoglicanos…
  • Tratamiento médico estético: peeling de ácido ferúlico, glicólico…mesoterapia con ácido hialurónico …

[/fancy_list]

De los 40 a los 50 años

El proceso de envejecimiento se acelera y tanto las arrugas como las manchas son más pronunciadas. Aparecen los primero signos de flaccidez

Cuidados

Podemos añadir a nuestros cuidados diarios: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Crema despigmentate
  • Contorno de ojos
  • El Plasma rico en factores de crecimiento, será un buen tratamiento para estimular la regeneración de nuestro piel

[/fancy_list]

A partir de los 50 años

A esta edad, la piel se hace más fina, suele estar más seca y la grasa de la zona malar (mejillas) empieza a disminuir, lo que facilita la aparición de las arrugas y sobre todo de la flacidez

Cuidados: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Crema nutritiva combinándola con una de retinol o ácido glicólico por la noche.
  • Para la flacidez, podemos usar hilos tensores que van a estimular la producción de colágeno y la van a enlentecer
  • Relleno con ácido hialurónico si los surcos nasogenianos o las comisuras labiales son muy pronunciadas….

[/fancy_list]

Cómo se suele decir: “la arruga es bella” a lo que yo añadiría “pero cuanto más tarde, mejor”.

Antiaging, Medicina estética

Cuidados de la piel en invierno

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Actualmente, hay una gran cultura del cuidado del cuerpo tanto en hombres como en mujeres. Nos damos cremas, nos hacemos tratamientos…lo que hace que tengamos una cara estupenda pero cuando nos miramos el cuello y las manos….Horror!!!  Son dos zonas muy delicadas que si no las cuidamos “delataran” nuestra edad . El cuello, requiere los mismos cuidados que la cara y las manos, hidratación y protección.

[/squeeze_list]

Las condiciones climáticas (frio, sol, sequedad…) así como a las ambientales (calefacción, aire acondicionado…) van a ser las que más afecten a nuestra piel en invierno y son las que van a determinar, en gran parte, los cuidados que tenemos que realizar

Algunos consejos: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Mantén una temperatura adecuada en el trabajo o en casa. El frío va a afectar a nuestra piel, pero un exceso de calefacción también, ya que se hará que se seque (y también las mucosas, que son la primera barrera de protección contra las infecciones: catarro, gripe…). Los expertos recomiendan situar la temperatura alrededor de los 20-21 grados, con una humedad relativa del 40 al 70%.
  • Aunque en este periodo las horas y la intensidad de sol sean menores que en verano no tenemos que bajar la guardia. Es importante que sigamos usando crema de protección solar para evitar no solo manchas, sino también posibles lesiones precancerosas sobre todo si vamos a la montaña
  • Una buena hidratación es fundamental para enlentecer el envejecimiento de nuestra piel. Es importante hidratar por dentro, bebiendo abúndate agua (unos 2l/día) y por fuera mediante buenas cremas hidratantes aplicadas, si es necesario, más de una vez al día. Las que contienen ácido hialuronico, vitamina C…nos van a dar luminosidad y van a enlentecer el envejecimiento.

En consulta podemos realizar una mesoterapia con ácido hialuronico, vitaminas, aminoácidos…para tener una hidratación más profunda y duradera.

  • El invierno, es el momento para seguir un tratamiento despigmentante, si lo necesitamos, tanto a nivel domiciliario como en la consulta médica

Por la noche,  podemos usar una crema con retinol o ácido glicólico, con mayor o menor concentración de estos principios según consejo médico, que tendrán un efecto “exfoliante” y serán apropiadas para atenuar manchas, pequeñas arrugas…

En consulta podemos realizar un peeling médico de ácido ferúlico, glicólico, salicílico…según nuestro tipo de piel.

  • Los labios, son los grandes olvidados. Necesitan cuidados igual que el resto de la piel: mucha hidratación y mucha protección con bálsamos nutritivos  con protección solar (importante!!!).
  • Y por último, pero no menos importante, la alimentación: rica en fruta, verdura, grasas “buenas” (aceite de oliva), pescado….es decir nuestra dieta mediterránea tan completa y rica de antioxidantes para ayudarnos a tener una piel “en forma”

[/fancy_list]

Antiaging

Fotoprotectores solares

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • El sol es esencial para la vida y básico para el funcionamiento del organismo. Además de regular la actividad hormonal, el metabolismo y los biorritmos (los periodos de actividad y descanso), es el elemento necesario para que el cuerpo produzca la vitamina D.

[/squeeze_list]

El sol emite una gran gama de rayos entre ellos están los rayos UVA u UVB que son los rayos ultravioletas responsables de los efectos nocivos del sol. La cantidad de radiación que llega a nuestra piel depende de la altitud, latitud del lugar donde nos encontramos, estación del año, espesor de la capa de ozono….

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • El bronceado es el resultado del daño infringido a la piel. La melanogénesis, el proceso por el cual se forma la melanina que sirve para proteger las capas más profundas de la piel de las agresiones de las radiaciones ultravioletas.

[/squeeze_list]

Lo más característico del daño solar es el envejecimiento, por aumento de los radicales libres en la piel, las reacciones de fotosensibilización y el melanoma al ocasionar mutaciones en el ADN que van a producir defectos en la producción de proteínas pudiendo llegar a transformar la célula en tumoral.

Según nuestro color de ojos, piel y pelo tendremos un fototipo más o menos alto. El fototipo es la capacidad de la piel para asimilar la radiación solar. Su clasificación va de I a IV, siendo I, las pieles claras y VI las pieles de color. Los fototipos más bajos, se queman fácilmente, apenas se broncean y suelen sufrir reacciones alérgicas al exponerse de forma prolongada al sol por lo que necesitan mayor protección para evitar estas complicaciones.

En España tenemos una exposición muy alta, y no solo en verano, al sol lo que puede conllevar un importante riesgo. Por ello es necesario, además de disminuir en lo posible la exposición, el uso de cremas con fotoprotección

Estudios recientes han demostrado que el correcto uso de protectores solares disminuye en un 40% el riesgo de desarrollar un carcinoma espinocelular y reduce también en un 24% el desarrollo de lesiones precancerosa. Deben emplearse de forma abundante en todas las zonas expuestas al sol (no olvidemos los labios, orejas, manos…) con la piel limpia y seca y unos 30 min antes de la exposición, repitiéndola frecuentemente. Debe ser de un alto factor de protección y, si nos vamos a bañar, resistente al agua.

Estas junto con la toma de antioxidantes, pueden disminuir e incluso evitar los inconvenientes de la exposición solar.