Antiaging, Medicina estética

Cuida tu piel después del verano

Se acaba el verano pero sus secuelas sobre nuestra piel quedan. El sol, el cloro…la han dañado produciendo deshidratación y fotoenvejecimiento.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra piel después del verano[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Lo primero y básico, es llevar un estilo de vida saludable. Una alimentación basada en la Dieta Mediterránea, ejercicio físico regular y apropiado a nuestras condiciones físicas y entrenamiento, sueño de calidad  y una buena gestión emocional con relaciones personales satisfacientes, autoestima, poco estrés…son algunos de los hábitos que van a mejorar, no solo nuestra piel, sino todo nuestro organismo
  • Hidratación: El sol, el calor, beber pocos líquidos…van a hacer que nuestra piel durante el verano sea más propensa a la deshidratación. Para recuperarla, es necesario hidratarla tanto por dentro como por fuera. “Por dentro” bebiendo abundantes líquidos, fundamentalmente agua, y por fuera con la aplicación de buenas cremas hidratantes, tanto en la cara como en el cuello, incluso varias veces al día si es necesario.
  • Gimnasia facial. La cara y el cuello, como el resto del cuerpo, sufren la perdida de colágeno, fibras elásticas…que se produce con el envejecimiento. Por tanto, igual que vamos al gimnasio o hacemos deporte, deberíamos hacer, al menos, 3 días a la semana unos ejercicios para tonificar los músculos faciales y así enlentecer la aparición de la flacidez.
  • Tratamiento médico estético: Aconsejaría 2 sencillos pero eficaces tratamientos para recuperar luminosidad e hidratación de nuestra piel después del verano:

[/fancy_list]

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Peeling de ácido ferúlico.

[/squeeze_list]

Es uno de los tratamientos estrella de la medicina estética. Atenúa los signos del envejecimiento mediante una exfoliación de las capas más superficiales de la piel.

El ácido ferúlico es un potente antioxidante, estimula la producción de colágeno y fibras elásticas reparando el daño solar producido en la piel.

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Mesoterapia con ácido hialurónico, vitaminas y minerales.

[/squeeze_list]

Un clásico como la mesoterapia no podría faltar no solo después del verano sino durante todo el año.

El ácido hialurónico es el responsable de la hidratación de nuestra piel al retener las moléculas de agua (cada molécula de ácido hialurónico retiene 4 de agua). Con el paso de los años, la exposición al sol…disminuye y la piel se deshidrata. Para compensarlo, administraremos ácido hialurónico mediante mesoterapia  y así, además de estar más luminosa, la piel estará más elástica lo que ayudará a prevenir la aparición de arrugas.

Las vitaminas y minerales que también administramos con el ácido hialurónico son buenos antioxidantes que van a neutralizar los radicales libres responsables del envejecimiento.

Ambos tratamientos no requieren cuidados especiales después de realizados siendo posible reincorporarse a la vida laboral o social de forma inmediata.

Antiaging, Medicina estética

Principios activos en cosmética facial

Cada día, gracias a la investigación, son más los principios activos con los que cuentan los laboratorios para mejorar el estado de la piel.

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Su probada eficacia junto con una adecuada formulación logran productos dermocosméticos agradables y eficaces para enlentecer el envejecimiento, hidratar, atenuar arrugar, manchas y dar un aspecto saludable a la piel.

[/squeeze_list]

Los podemos encontrar en distintas presentaciones como cremas, sérum, ámpollas… para cada uno de los distintos tipos de piel.

Un buen consejo dermocosmético para un cuidado adecuado de nuestra piel, será un buen complemento a los tratamientos médicos estéticos que realicemos.

Algunos principios activos son: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Retinoides

Son moléculas derivadas de la Vitamina A

Los de uso más frecuentes son la Tretinoina, Tazaroteno o el retinol.

Se usan en el tratamiento de la piel fotoenvejecida.

Pueden producir irritación al comenzar su uso pero suele remitir a los pocos días de tratamiento.

Se aconseja su aplicación diaria, preferiblemente por la noche, durante largos periodos de tiempo.

Está contraindicado en mujeres embarazadas por su posible efecto teratogénico.

  • Vitamina C

Es un potente antioxidante hidrosoluble lo que hace que tenga multitud de efectos antienvejecimiento.

Actúa, de forma muy importante, en la síntesis de colágeno y elastina.

A altas dosis, como en sérum, puede producir irritación

  • Ácido hialurónico

Se encuentra en nuestro organismo formando parte de numerosos tejidos. Cada molécula de ácido hialuronico retiene 4 de agua. Con el paso de los años va disminuyendo su concentración y la piel se deshidrata. Al deshidratarse, es menos elástica y al gesticular se rompen fibras y se forman las arrugas. De ahí la importancia de esta molécula para prevenir la deshidratación y con ello los signos del envejecimiento.

  • Alfa Hidroxiácidos

Se obtienen de productos naturales como el azúcar (ácido glicólico), leche (ácido láctico), manzana (ácido málico), uvas (ácido tartárico) …

A dosis inferiores al 25% estimulan la síntesis de colágeno, entre el 50-75% producen un despegamiento de la epidermis provocando una exfoliación.

Se encuentra a bajas concentraciones en cremas y a altas en los peeling médicos que se pueden hacer en la consulta.

  • Factores de Crecimiento

Los factores de crecimiento se encuentran en nuestra sangre, en concreto en las plaquetas. Extraídos y aplicados en la piel mediante mesoterapia producen una regeneración celular.

Han sido de recientemente  introducidoss en la dermocosmética extrayéndose, en este caso,  de células vegetales.

Estimulan la proliferación celular provocando un efecto de rejuvenecimiento.

  • Polifenoles

Son antioxidantes  con una importante acción antienvejecimiento ya que neutralizan los radicales libres.

Son  extractos de plantas como el Resveratrol que proviene de la uva, la Silimarina del cardo, Ginkgo biloba, café….

Cómo resumen, podríamos decir que el uso de productos dermocosmeticos, a medio y largo plazo, son muy importantes para enlentecer el envejecimiento siempre y cuando contengan los principios activos que nuestra piel necesita.

[/fancy_list]

Antiaging, Medicina estética

Protección solar

Protectores solares

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Llega la época de vacaciones y con ello la exposición al sol aumenta ya que son muchas las horas que permanecemos en la playa o en montaña al aire libre.

[/squeeze_list]

Las campañas, tanto de instituciones públicas como de empresas privadas, para prevenir los muchos efectos negativos que un exceso de exposición al sol tiene sobre nuestra piel (entre los que se encuentra el cáncer), han ayudado a que la población tome conciencia de ello y haga que el uso de protectores solares este, afortunadamente, en aumento.

La radiación solar se compone de diferentes partes: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • luz visible. Induce el bronceado en las pieles oscuras pero no en las claras
  • luz ultravioleta: UVC, UVB y UVA: Son las que provocan, fundamentalmente, el daño a la piel tanto inmediatamente como de forma tardía
  • Infrarrojo: Son las que provocan el efecto de calor al llegar a la superficie terrestre y son las responsables de la formación de radicales libres y con ello el fotoenvejecimiento acelerado de la piel.

[/fancy_list]

Radiación UV

La radiación UV se compone de 3 bandas, la C, B y A.  [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • UVC: Es filtrada casi en su totalidad por la capa de ozono
  • UVB: El 70% de la que llega a la piel es absorbida por el estrato corneo, el 20% llega a la epidermis y solo el 10% penetra en la dermis.
  • UVA: El 70% aproximadamente se queda en la epidermis y el 30 llega a la dermis profunda.

[/fancy_list]

capas piel

En la multitud de estudios realizados durante las últimas décadas, se ha visto que son las UVA y las UVB la que producen el daño cutáneo a corto, medio y largo plazo ya que producen: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Fotoenvejecimiento
  • Inmunosupresión
  • Hiperpigmentación
  • Cáncer de piel

[/fancy_list]

Factor de Protección Solar (SPF) 

EL SPF es una medida de la protección frente a la los UVB pero no frente a los UVA ya que los efectos dañinos de estos se miden mediante el método PPD (método de oscurecimiento pigmentario persistente).

Las autoridades sanitarias de la Unión Europea requieren que el PPD sea, al menos, un tercio del SPF es decir si el factor de protección es 30, el de los rayos UVA será cómo mínimo de 10 por lo que es aconsejable usar cremas con un SPF alto, incluso 100, para tener una buena protección.

Importante: el uso de cremas con un alto Factor de Protección no quita que evitemos o disminuyamos la exposición en las horas centrales del día y que usemos protectores físicos como sombreros, sombrillas…para disminuir al mínimo la exposición a la radiación solar.