Bienvenidos al blog, Nutrición

La sacarina produce cáncer?

Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer, que se celebró el pasado 4 de febrero, la Clínica MD Anderson de Madrid organizo unas Jornadas sobre “Leyendas Urbanas contra el cáncer” a las que tuve el placer de ser invitada para dar una charla sobre “Mitos relacionados con la Nutrición y el Cáncer”.

Entre estos está el tan popularizado “¿La sacarina produce cáncer? del que hablamos y debatimos en el día de ayer.

Pues bien, vamos a ver si así es y para ello vamos a definir antes algunos conceptos:

  • Los edulcorantes son aditivos usados para endulzar los alimentos.

Se pueden dividir en:

Naturales
-La sacarosa, fructosa, lactosa…4 kcal/gr.
-Los alcoholes del azúcar: sorbitol…2.4 Kcal/gr (se usan en chicles y caramelos por no provocar caries).
-Estevia… 0 Kcal.
Artificiales
Sacarina, Aspartamo…0 kcal/gr

  • Sacarina: Es uno de los edulcorantes artificiales más antiguos que existen.

Se obtiene por síntesis química y se utiliza para edulcorar yogures, bebidas ligts… así como en algunos alimentos para diabéticos.

Tiene un poder edulcorante entre 200 y 700 veces mayor que el azúcar por lo que se suele usar en dilución acuosa.

En la etiquetas de los alimentos la podemos encontrar como E954 ya que es así como la denomina la industria alimentaria.

  • Ingesta diaria admisible (IDA)

Según la OMS, es la cantidad de aditivo alimentario que puede ser consumido
diariamente por una persona, en base a su peso corporal, sin riesgos para su salud.

La IDA para la Sacarina es de 5 mgr/kg/día, lo que equivale a unas 10-15 pastillas y en el caso del Aspartamo de  40 mg/kg/día, equivalente a 120 pastillas o 5 litros de refrescos light.

  • Como podemos ver son  cantidades difícilmente consumidas, de forma razonable,  por una persona diariamente por lo que la OMS avala su consumo y lo aconseja en Diabetes, Sobrepeso y Obesidad, ya que su consumo ayuda en el tratamiento de estas enfermedades.
  • Además me gustaría recordar que “Prevenir la Obesidad, es prevenir el cáncer” Hay  muchos estudios que avalan que la incidencia de algunos tumores, como el de mama postmenopáusico, endometrio, colorectal, páncreas… aumenta de forma significativa en personas con sobrepeso u obesidad.
  • Por lo tanto podemos resumir diciendo que la Sacarina, u otros edulcorantes artificiales, no solo no provocan cáncer, cuando son consumidos de forma razonable, sino que su consumo es aconsejable como parte del tratamiento de la Diabetes, del Sobrepeso y de la Obesidad.
Nutrición

Conseguir un estilo de vida saludable

La OMS (Organización Mundial de la Salud) define la Salud como el estado de completo bienestar físico, psíquico y social, y no solo la falta de afecciones o enfermedades, y será esto lo que nos de las claves para saber cuál son los 3 pilares fundamentales de un Estilo de Vida Saludable[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Alimentación que podemos definir como el proceso voluntario de obtención, preparación e ingestión de los alimentos.
  • Equilibrio emocional: control del estrés, autoestima…para tener bienestar psicológico.
  • Actividad  física: regular y de acuerdo a nuestra condición física y entrenamiento para sentirnos bien.

[/fancy_list]

Entre los OBJETIVOS de la OMS para el periodo 2013-2020, está reducir en un 25% el riesgo de muerte prematura por enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes y neuropatías por tabaco y menciona que esto se podría conseguir con un estilo de vida saludable (excepto la parte genética).

El tener un peso saludable es importantísimo para prevenir gran número de enfermedades ya que el sobrepeso y la obesidad, están íntimamente ligados a enfermedades cardiovasculares, diabetes, hiperlipemias….

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • Si nos centramos en la alimentación, podemos decir que hoy en día, no hay ninguna duda que Alimentación Saludable es sinónimo de Dieta Mediterránea es decir:

[/squeeze_list]

[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Consumir fruta y verdura a diario. El Ministerio de Sanidad español aconseja 5 raciones al día. Siempre de temporada ya que es más rica en vitaminas y minerales y su precio es más razonable
  • Todos los días se deben tomar cereales: pasta, arroz, pan… dando prioridad a los integrales
  • Usar aceite de oliva para cocinar y condimentar.
  • Consumir un mínimo de 2-3 veces a la semana pescado. Preferiblemente azul.
  • La carne 1 o 2 veces/semana. Mejor la blanca (pollo, pavo…) que la roja ( vacuno…)
  • Medio litro/día entre leche y yogur. Mejor desnatados. Los quesos un par de veces a la semana.
  • Las legumbres son aconsejables por lo menos 2 veces/semana.
  • Las hierbas aromáticas son una buena alternativa para sustituir parcialmente la sal.
  • Beber unos 2 l agua/día. En las comidas y fuera de ellas.

[/fancy_list]

El esquema de un día tipo podría ser: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Desayuno: Café con leche, infusión o yogur.

Tostada con aceite y tomate, mermelada o miel, cereales  y/o biscotes..

  • Media mañana: Una fruta, yogur, leche….con café o infusión
  • Comida: Pasta, arroz, legumbres…

Verduras

  • Media tarde: Fruta, yogur, leche….con café o infusión
  • Cena: Carne, pescado, huevos y/o quesos frescos

Verduras

[/fancy_list]

Cómo hemos visto, no es tan dificil llevar un estilo de vida saludable con el que prevenir enfermedades y enlentecer nuestro envejecimiento.

Nutrición

Sobrepeso y obesidad

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • La Organización Mundial de la Salud define el sobrepeso y la obesidad, como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud.

[/squeeze_list]

El índice de masa corporal (IMC), es una indicación simple de la relación entre el peso y la talla del individuo. .. Se considera sobrepeso si éste es superior a 25 y obesidad si está por encima de 30, aunque según mi parecer, tiene unos límites como es que no tiene en cuenta la edad, la constitución o la masa muscular, entre otros, de cada persona.

Las causas, que provocan el sobrepeso o la obesidad, son múltiples: genéticas, metabólicas, socioeconómicas, psicológicas…pero en último lugar y con influencia de todas las anteriores la causa fundamental  es un desequilibrio entre el ingreso y el gasto de calorías, ósea que hay “más entradas que salidas” .Podríamos compararlo a la cuenta bancaría, donde tenemos que hacer cuentas  tanto con lo que entra, como con lo que sale para que las “cuentas nos cuadren”.

En los últimos años se ha ido modificando nuestra alimentación tradicional, con una tendencia al aumento de la ingesta de alimentos hipercalóricos, ricos en grasas y azúcares y la tendencia a la disminución de la actividad física también contribuyen a ello. Hemos pasada de nuestra famosa y admirada Dieta Mediterránea, a la comida rápida.

El sobrepeso y la obesidad tienen graves consecuencias para la salud. El riesgo aumenta progresivamente a medida que lo hace el IMC.

Son múltiples las enfermedades cuya aparición, evolución y pronóstico se ven influenciadas: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Cardiovasculares (especialmente las cardiopatías y los accidentes vasculares cerebrales), que ya constituyen la principal causa de muerte en todo el mundo, con 17 millones de muertes anuales.
  • La diabetes, que se ha transformado rápidamente en una epidemia mundial.
  • Las enfermedades del aparato locomotor, y en particular la artrosis.
  • Algunos cánceres como el de endometrio, mama y colon.

[/fancy_list]

Una mención aparte requiere la obesidad infantil: Tanto en Europa como en Estados Unidos, desde los años noventa hasta hoy, la incidencia de la obesidad infantil se ha duplicado. España se ha convertido en el cuarto país de la Unión Europea con mayor número de niños con problemas de sobrepeso, presentando un cuadro de obesidad en un 16,1% entre menores de 6 a 12 años de edad, superado apenas por los datos de Italia, Malta y Grecia. Un hecho alarmante en una sociedad que lleva en su «currículo» una de las mejores dietas alimentares del mundo: la dieta mediterránea, y en el cual hace solo cinco años presentaba apenas un 5% de menores obesos.

La probabilidad, que un niño sea obeso, siéndolo sus padres, es 10 veces superior a la del niño cuyos padres están en peso forma.

Tratamiento Integral de la Obesidad[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

La pérdida de peso, debe ser gradual y encaminada a evitar su recuperación, por lo que es tan importante perder peso, como cambiar los hábitos erróneos para luego poder mantenerlo  con facilidad.

  • Las dietas deben adecuarse lo máximo posible a cada paciente, a su estilo de vida, a sus gustos y a su presupuesto. Debe ser flexible a la vez que eficaz. “La dieta se debe adaptar a la vida y no la vida a la dieta”.
  • La actividad física es fundamental no solo en el tratamiento de la obesidad, sino también porque debe formar parte de nuestro estilo de vida. Incrementa el consumo de energía y reduce el riesgo de enfermedades asociadas. Aumenta la autoestima, ayuda a combatir el estrés y mejora el estado de ánimo. Es el “mejor ansiolítico” que existe. Debe ser controlada y progresiva.
  • La modificación del  estilo de vida, forma parte del tratamiento a largo plazo de una enfermedad crónica, como lo es la obesidad. Los cambios no deben provocar ni rechazo ni dificultad, han de ser lo más atractivos posibles y deben recordar constantemente sus ventajas. Normalmente estos cambios, no son tan drásticos como la gente cree. Con pequeñas modificaciones se consiguen muy buenos resultados. Les pongo un ejemplo: Si yo pongo una cucharadita de azúcar en el café, tomo 3 cafés al día, estaré asumiendo 1095 cucharitas de azúcar al año. Una cucharadita son 5 gr de azúcar, cada gramo tiene 4 kcal, ósea que una cucharadita tiene 20 kcal. Multiplicadas por 1095, son 21.900 kcal, que divididas por 9 kcal que tiene un gr de grasa, nos da 2433 gr. Quiere decir que si yo cambio la cucharadita de azúcar por sacarina, me estoy evitando engordar casi 2.5 kg al año. Increíble, ¿verdad?. Y como este ejemplo, podríamos poner muchos otros: leche y lácteos descremado, bebidas light…..

[/fancy_list]