Antiaging, Medicina estética

Betacarotenos

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • Los betacarotenos, son pigmentos vegetales que dan color a las  frutas y verduras naranjas,  amarillas o rojizas.  Una vez ingeridos, se transforman en vitamina A, importante vitamina necesaria para los huesos, ojos, dientes…

[/squeeze_list]

Son potentes antioxidantes que enlentecen el envejecimiento y disminuyen el riesgo de padecer un cáncer, especialmente el de pulmón, estomago y boca, así como enfermedades cardiovasculares o algunas de la piel.

Los Betacarotenos, se encuentran en la calabaza, zanahoria, sandia, melón, albaricoques, pimientos…siendo su concentración más alta cuanto más intenso es el color de la fruta o verdura donde se encuentran.

En los últimos años, se ha puesto muy de moda la ingesta de suplementación de betacarotenos antes del verano para “preparar” la piel para el sol pero ¿es realmente cierto esto?:

En primer lugar hay que decir que la fotoprotección oral es decir, la toma de suplementación de betacarotenos, es complementaria a la fotoprotección tópica (cremas con protección) y nunca sustitutiva.

Su mecanismo de acción fundamental es reparar el daño que han producido las radiaciones solares en las células, luego son “reparadores” y no “protectores”

El uso de esta suplementación,  puede ser aconsejable en  personas con fototipos 1 ó 2, es decir las de piel más clara, o en las que sufren enfermedades dermatológicas que empeoran con el sol como la porfiria, el lupos eritomatoso o el eritema solar.

Están contraindicados en el embarazo, en fumadores …y pueden interaccionar con otros fármacos.

En el caso de los fumadores, hay muchos estudios que parecen demostrar que el consumo de betacarotenos como suplementación aumenta el riesgo de padecer un cáncer de pulmón al ser oxidantes, en vez de antioxidantes por lo que, siempre, es conveniente, no tomarlos sin consejo médico previo.

Por todo esto, es necesario valorar hasta qué punto es necesaria la toma de una suplementación de betacarotenos cuando el verano es la época del año en la que hay una enorme variedad de frutas y verduras ricas en estos antioxidantes y que, sin duda, su consumo es la mejor manera que tenemos de prevenir enfermedades y enlentecer nuestro envejecimiento, dejando su prescripción para personas cuyas características físicas o de salud así lo aconsejan.

Y, por supuesto, la mejor prevención se hace disminuyendo la exposición al sol, sobre todo en las horas centrales del día, aplicándonos regularmente cremas con alta protección solar así como usando protección física mediante sombreros, gorras, camisetas…tanto los adultos y como, sobre todo,  los niños.