Medicina estética, Nutrición

Adiposidad localizada

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • La adiposidad localizada o grasa localizada son acúmulos, de mayor o menor tamaño, de células grasas que provocan un aumento de volumen en el contorno corporal, al aumentar el número de adipocitos (células grasas) o/y el tamaño de los mismos.

[/squeeze_list]

Es importante diferenciarlo del sobrepeso donde hay un acumulo de grasa más o menos generalizado siendo el tratamiento de elección la pérdida de peso mediante dieta y ejercicio físico.

LOCALIZACIÓN

Las más frecuentes son: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Abdomen: por encima o debajo del ombligo. Es la más frecuente en los hombres
  • Caderas: es la más frecuente en las mujeres
  • Glúteos
  • Muslos
  • Cara interna de la rodilla
  • Parte posterior del brazo
  • Parte posterior del cuello
  • “Papada”

[/fancy_list]

DIAGNÓSTICO 

El diagnostico se realiza mediante: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Examen clínico. La historia clínica nos aportara datos para descartar alteraciones metabólicas o endocrinas
  • Antropometría: El peso, la talla, el IMC (índice de masa corporal), la circunferencia de la cintura y cadera…nos darán idea de qué tipo de obesidad localizada se trata
  • Bioimpedancia. Aprovechando las propiedades eléctricas del organismo nos da datos sobre la composición del mismo (masa grasa, masa muscular, masa ósea…)
  • Técnicas de imagen como ecografía, TAC, Resonancia Magnética…si tuviéramos sospecha de que se pudiera tratar de otras patologías como tumores, edemas…

[/fancy_list]

TRATAMIENTO 

Como siempre, antes de hablar del tratamiento de la obesidad localizada me gustaría señalar la importancia que un estilo de vida saludable tiene sobre nuestra salud y, que sin duda, es la base para tener “calidad y cantidad” de vida.

[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Alimentación basada en nuestra Dieta Mediterránea.
  • Ejercicio físico regular y adaptado a nuestra condición física y entrenamiento.
  • Sueño de buena calidad y de 7-8 horas/día
  • Buena gestión emocional, control del estrés…
  • Evitar el alcohol y el tabaco

[/fancy_list]

Entre los tratamientos médico estéticos indicados para la reducción de la grasa localizada se encuentra la mesoterapia.

La mesoterapia es una técnica mediante la que se administran fármacos por vía intradérmica con un efecto mecánico y farmacológico. Su acción a nivel local permite disminuir el acumulo de grasa al tener un efecto lipolítico.

Se aconseja realizar una sesión de mesoterapia a la semana, dependiendo el número de semanas del grado de adiposidad acumulado.

Es una técnica rápida, segura, no invasiva cuyos posibles efectos secundarios son solo la aparición de algún hematoma.

Las alergias son rarísimas cuando los fármacos empleados son homeopáticos

Nutrición

Índice de Masa Corporal y sus limitaciones

Seguro que en multitud de ocasiones han oído hablar del Índice de Masa corporal (IMC) y seguro, también, que si lo han calculado, les ha dicho que deberían pesar una cifra que les habrá parecido  imposible de conseguir, pues bien, vamos a ver que es el IMC y cual son las limitaciones que justifican esos valores que tan poco nos gustan.

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • El IMC es una medida aceptada internacionalmente para dar unos rangos en los que definimos si una persona está en  normo peso, sobrepeso,  obesidad o bajo peso. El IMC o Índice de Quetelet, relaciona el peso con la talla de una persona, siendo exactamente la fórmula  para calcularlo sería el peso en kg dividido por la altura, en metros, al cuadrado.

[/squeeze_list]

IMC fórmula

 

Y  la lectura de sus valores la siguiente:

Tabla-IMC

Para entenderlo bien, me gustaría definir: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

–  Los 3 tipos de constituciones corporales que existen:

  • Leptosómico: Es alto y delgado. Ejem: Don Quijote
  • Pícnico: Bajito y gordito. Ejem: Sancho Panza
  • Atlético: Alto, corpulento, musculoso. Ejem: Ronaldo

–  Composición de nuestro cuerpo:

  • Masa grasa: grasa
  • Masa ósea: huesos
  • Masa muscular: los músculos
  • Masa residual: líquidos….

Después de conocer esto, ya rápidamente podemos  intuir algunas limitaciones del IMC.

El IMC no tiene en cuenta:

  • El sexo. Las mujeres, a igualdad de altura, en general, pesan menos que los hombres porque su masa ósea y muscular son menores
  • Edad: Un padre que mide 1.70 y tiene 60 años y su hijo que , también, mide 1.70 pero tienen 25 años
  • Constitución: si Ronaldo y Don Quijote pesasen lo mismo, pesarían muchos kilos de diferencia porque Ronaldo tiene mucha más masa muscular que Don Quijote.

[/fancy_list]

Por tanto es importante valorar si estamos o no en sobrepeso solo haciendo el IMC. Lo más correcto sería hacer una antropometría, para diferenciar si el exceso de peso es por exceso de grasa y saber la distribución que esta tiene en el cuerpo (importante para calcular el riesgo cardiovascular por ejemplo); por aumento de la masa muscular como es el caso de los culturistas o deportistas profesionales o si nuestra constitución corporal nos hace ser “corpulentos” y por lo tanto pesar más que uno que no lo es.

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • Mi fórmula personal para calcular el peso saludable de una persona es la siguiente:

[/squeeze_list]

Quito el 10 % de los centímetros que exceden del metro.  [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Añado 1 kg por cada 5 años que la edad de la persona supere los 25
  • Añado 1 kg por cada embarazo si es mujer
  • Corrijo por experiencia en 2-3 kg por la constitución.

[/fancy_list]

Ejemplo: Mujer de 1.70 de altura, 45 años, leptosómica  y con 2 embarazos

70 – 7(10% de 70)+5(edad)- 3 (constitución) +2(embarazos)= 67 kg

Nutrición

Índice de Masa Corporal (IMC) y otros datos antropométricos

Para saber si una persona está en sobrepeso o tiene obesidad, no es suficiente pesarla. Son muchas las medidas, índices, perímetros…que podemos utilizar para hacer este diagnostico, pero hablaremos de los 3 más prácticos y sencillos de usar.

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • El IMC o Índice de Quetelet es una medida obtenida a partir de un cálculo, la relación del peso en función de su altura (IMC= peso/altura ²).

[/squeeze_list]

Según esta cifra, se puede clasificar en: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Menos de 17.5: Bajo peso
  • Entre 18.5 y 29.9: Normo peso
  • Entre 25 y 29: Sobrepeso
  • Entre 30 y 34: Obesidad grado 1
  • Entre 35 y 39.9: Obesidad grado 2
  • Más de 40: Obesidad 3.

[/fancy_list]

Este índice, tiene algunas limitaciones al no tener en cuenta: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • El sexo: las mujeres pesan menos que los hombres.
  • La edad: a igualdad de altura, el peso cambia con la edad, pesando más una persona de 67 años que una de 25.
  • La masa muscular: a igualdad de altura, 2 personas con distinta masa muscular pesa de forma distinta
  • La constitución: No puede pesar lo mismo una persona de constitución atlética (Ronaldo) que otra leptosomica (Don Quijote), aunque las 2 midan lo mismo.
  • Cantidad de líquidos: Una insuficiencia renal o cardiaca o simplemente la regla, pueden hacer pesar 1 ó 2 kg más a una persona y por lo tanto aumentar su IMC sin esto querer decir que ha engordado.
  • No nos dice la cantidad de grasa que tiene un individuo

[/fancy_list]

Por esto, lo cada vez se usa más el Índice Cintura/Cadera, que es, probablemente, la herramienta más practica y sencilla para saber el riesgo cardiovascular de una persona. A mayor perímetro, mayor cantidad de grasa abdominal y mayor riesgo cardiovascular.

Para calcularlo, tenemos que medir con una cinta métrica, el perímetro de la cintura a nivel de la última costilla flotante y el perímetro máximo de la cadera a nivel de los glúteos. Cuando es superior a 1.0 en hombres y 0.8 en mujeres, es indicativo de elevado riesgo cardiovascular.

Además, contamos con otras medidas que pueden complementar este dato como es  el porcentaje de grasa, cifra que se obtiene midiendo varios pliegues corporales.

El exceso de grasa define la obesidad: los criterios de normalidad en el hombre están entre 12 y 20%, definiéndose como obesidad un valor superior a 25%. En tanto en las mujeres, el criterio de normalidad está entre 20 y 30% y se define como obesidad a un valor superior a  33%.