Antiaging, Medicina estética

Hidratación de la piel

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • La piel es uno de los órganos más importantes del cuerpo. Por su gran superficie, está expuesta continuamente a factores externos como son el sol, el viento, el frio, la humedad…que van a condicionar su aspecto y su salud.

[/squeeze_list]

El 70% de la piel, es agua, lo que equivale al 35% de la cantidad total que hay en el organismo

La piel, tiene una importante función de barrera para aislar al organismo del exterior, evitando que entren bacterias, que se pierda calor….

La hidratación es uno de los cuidados de belleza básicos que se debe realizar durante todo el año y a cualquier edad.  Se podría definir como el paso constante de agua de la sangre a los tejidos.

La hidratación va a depender pues del agua aportada, de la capacidad para retenerla y de la velocidad con que se evapore:

[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • El agua aportada desde el interior, dependerá de la alimentación que llevemos y del agua que bebamos.
  • La retención de la misma, con el paso de los años irá disminuyendo por el cambio de estructura y de composición de la piel: disminuye el ácido hialurónico , los lípidos…lo que hará que se reseque más fácilmente.
  • La evaporación estará condicionada por el calor de nuestro cuerpo (fiebre) y del exterior (verano, calefacción…), por la humedad….

[/fancy_list]

Los síntomas de la deshidratación serán evidentes en cualquier tipo de piel, pero se acentuaran en las tendencialmente secas, siendo: tirantez, perdida de flexibilidad y con ellos mas tendencia a formarse arrugas, escozor, descamación…sobre todo en manos, codos, rodillas y cara,  lo que acelerara el envejecimiento de nuestra piel.

Podemos afirmar por tanto, que es importantísima una alimentación correcta rica en frutas, verduras…, beber unos 2 l de agua y utilizar habitualmente cremas apropiadas a nuestra piel y a nuestra edad, así como periódicamente realizar una mesoterapia con ácido hialuronico que va a retener el agua en las capas más profundas de la piel.

Las cremas hidratantes aportan sustancias a las capas más superficiales (la crema no penetra en profundidad) para retener el agua y evitar su evaporación.

El momento ideal para aplicarnos una buena crema hidratante con protección solar es por la mañana, después de la ducha para exponerlos al exterior en las mejores condiciones posibles.

En el cuerpo, podemos usar la hidratante que más nos guste, mezclándola con aceite de almendras lo que le va a aportar un plus de hidratación

Para la cara, me gustan mucho las cremas con ácido hialuronico y vitamina C…que además de hidratar van a dar luminosidad a la nuestra piel.

consejos faciales
Medicina estética

Consejos faciales a los 50

Como dice el tango: “25 años no son nada”, pero “50, 60 ya empiezan a ser” y para tener un piel saludable y bonita a cualquier edad deberíamos tener en cuenta algunas consejos faciales:

[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • La alimentación es fundamental. Una dieta rica en antioxidantes nos ayudará a enlentecer el envejecimiento.
    Consejos faciales: una buena suplementación de antioxidantes sería tomar todos los días unas nueces, una copa de vino tinto, un té verde y un poquito de chocolate al 70-80% de cacao.
  • Hidratación: una piel deshidratada es una piel triste, opaca y en la que se harán arrugas con cada gesto que hagamos por la falta de elasticidad.
    Consejos faciales: Beber 2 litros de agua al día.
  • Sueño: por algo se llama “sueño reparador” porque cuando dormimos estamos “reparando” todos los tejidos que se han roto durante el día.
    Consejos faciales: dormir 8 horas al día.
  • Protegernos del sol: el sol es el causante del fotoenvejecimiento, lo que supone, manchas, arrugas, sequedad y melanomas.
    Consejos faciales: usar durante todo el año un protector solar.
  • Fumar: la piel del fumador está menos oxigenada y por eso tiene un color grisáceo, al igual que son características de los fumadores las arrugas peribucales.
    Consejos faciales: dejar de fumar, no solo por estética sino por salud.
  • Limpiar, hidratar y nutrir la piel todos los días. El uso de cremas adecuadas a nuestro tipo de piel es muy importante a corto-medio plazo.
    Consejos faciales: seguir el consejo de un experto. Él nos dirá lo que debe contener una crema apropiada a nuestra piel y edad (ácido hialurónico, vitamina C…).
  • Tratamientos médicos: mediante tratamientos como peeling, mesoterapia, plasma rico en factores de crecimiento, rellenos, vamos no solo a enlentecer el envejecimiento sino a rejuvenecer y regenerar nuestra piel.
    Consejos faciales: ponerse siempre en manos de profesionales cualificados.

[/fancy_list]

relleno ácido hialurónico
Medicina estética

Relleno con ácido hialurónico

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • El ácido hialurónico, es un polisacárido producido por el cuerpo en grandes cantidades, que regula la hidratación, gracias a su gran capacidad de retener agua.

[/squeeze_list]

El 65% del ácido hialurónico se encuentra en la piel, el 35% en el tejido músculo-esquelético y el 5% restante, en sangre, linfa, etc. El ácido hialurónico disminuye con el envejecimiento, provocando una serie de efectos como una pérdida de hidratación o afinamiento de la piel.

Es idéntico en todos los organismos vivos, por lo que no tiene actividad inmunológica y, por lo tanto, no precisa de pruebas cutáneas previas a la administración.

[fancy_header variation=”teal”]Posibles reacciones[/fancy_header]

Las reacciones de hipersensibilidad son muy escasas. Aunque la posibilidad de alergia a alguno de los componentes es siempre posible, pero con una detallada historia clínica se puede prevenir. En la cara, la posibilidad de que se haga alguna equimosis (hematoma) es baja pero no imposible. Se puede corregir con maquillaje o crema con color.

Según se modifique o no su estructura, obtendremos el ácido hialurónico reticulado, que se usará como relleno, y el simple que administrado por vía mesoterápica, hidratará la piel.

Con el ácido hialurónico reticulado, podremos restituir volúmenes perdidos, atenuar arrugas y surcos, delimitar contornos y crear unas líneas sobre las que crecerá el colágeno dando, además, firmeza a la piel. Al ser reabsorbible, la duración estimada es de 6 meses a 1 año aproximadamente.

[fancy_header variation=”teal”]Tratamiento de relleno[/fancy_header]

El primer paso de la sesión es una valoración de las zonas a tratar que se señalan con un lápiz especial. A continuación se definen, valorando lo que al paciente le preocupa y lo que querría mejorar.

Se inyecta el ácido hialurónico, haciéndolo de distintas formas:

[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Dejando pequeñas cantidades en los surcos o arrugas que queremos rellenar.
  • Depositándolo en líneas que van a servir de “soporte” para que sobre ellas crezca el colágeno y den tensión a la piel.

[/fancy_list]

Para terminar, se aplica una crema de aloe vera o arnica para resolver el leve enrojecimiento producido. Después del tratamiento se pueden usar maquillajes y cremas.

Los resultados son visibles desde el primer momento, pero mejoran con el paso de las semanas ya que el crecimiento del colágeno va haciendo efecto.