Bienvenidos al blog, Medicina estética

Obesidad localizada

En tiempos remotos, el exceso de grasa corporal era signo de prosperidad y salud ya que la mayoría de la población estaba sometida a restricción calórica por falta de alimentos, guerras… hoy en día por estudios que demuestran que a mayor cantidad de grasa, menos salud y por la difusión en medios de comunicación de modelos, muchas veces, demasiado delgados no nos gustan los acúmulos de grasa, a veces localizados, a veces generalizados (sobrepeso u obesidad)

El tejido graso es un órgano de reserva energética. La energía que no usamos, la acumulamos en forma de grasa en los adipocitos (células del tejido graso).

Existen algunas diferencias entre la grasa de los hombres y las mujeres. En las mujeres los adipocitos de la región glútea son de mayor tamaño, predomina en la mitad inferior del cuerpo…mientras que en los hombres es más abundante en el  abdomen.

  • La adiposidad localizada u “obesidad” localizada son depósitos de tejido adiposo localizados a nivel superficial en tronco, extremidades…se pueden ver  en sujetos delgados o en normopeso y no responden a dieta ni ejercicio físico por lo que su tratamiento debe ser localizado.

Clasificación 

  • Adiposidad hiperplasia cuando aumenta el número de células adiposas. Se asocia a embarazo, menopausia…
  • Adiposidad hipertrófica cuando aumenta el tamaño de las células adiposas. Se produce fundamentalmente en el sobrepeso y la obesidad

Diagnóstico

Lo más importante es diferenciar el sobrepeso o la “obesidad generalizada” de la “obesidad localizada” y es obvio que lo podemos hacer por la existencia de un exceso de peso en relación a la altura y constitución del paciente así como por las medidas antropométricas (perímetro de la cintura, brazo, pliegues…) del paciente.

Tratamiento

Es siempre importante, cuando realizamos un tratamiento de obesidad localizada, aconsejar una alimentación saludable así como la práctica habitual de ejercicio físico.

Son muchos los tratamientos que podemos encontrar para este tipo de patología (carboxiterapia, láseres…) pero me quiero centrar en una técnica sencilla, eficaz, barata…la mesoterapia.

Como digo a mis pacientes…llevo más de 30 años haciendo mesoterapia y no fui de los primeros médicos en hacerla. Esto quiere decir que si una técnica lleva tantos años haciéndose, sigue estado presente en los congresos….es porque funciona.

La mesoterapia es una técnica para administrar un fármaco, es decir es una jeringa y una aguja de 4 m y según lo que queramos tratar, cargaremos la jeringa con  unos u otros fármacos.

En el caso de la “obesidad localizada” podremos usar:

  • Fármacos alopáticos: Son los “fármacos normales”.
  • Fármacos homeopáticos.

Con los fármacos seleccionados iremos pinchando la zona a tratar.

El tratamiento es muy rápido y prácticamente indoloro ya que la aguja es muy fina y corta y previamente se aplica frio en spray para hacerlo más confortable.

Es aconsejable hacer 1 sesión a la semana. El número de sesiones dependerá del grado de obesidad localizada.

Por mi experiencia puedo decir que es una técnica que funciona para el tratamiento de la obesidad localizada así como para otras patologías.

Antiaging

Hidratación cutánea

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • No hay duda que una alimentación saludable es importante para nuestra piel, pero no lo es menos una adecuada hidratación.

[/squeeze_list]

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, puede tener una extensión de hasta 2 m2 y pesar hasta 5 kg. De un 10 a un 20% de su peso, es agua. Por sus características físicas, está expuesta a factores ambientales como el sol, la sequedad del ambiente….que hacen que aumente la evaporación y con ello  la deshidratación.

En la capa media de la piel, la dermis, hay unas sustancias llamadas glicosoaminoglicanos, el más conocido es el ácido hialurónico, que ayudan a tener una buena hidratación. Este ácido absorbe y retiene gran cantidad de agua.

Hidratación

La hidratación es importantísima para nuestra piel. Es necesario  hidratarla “por dentro” con una abundante ingesta de líquidos (agua fundamentalmente) y “por fuera” con buenas cremas hidratantes (lo que no es sinónimo de cremas caras).

Me gustaría poneros un ejemplo: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • ¿Cuál es el aspecto de una hoja seca? : Está marrón, fea… y si la doblamos se rompe
  • ¿Y el de una hoja verde?: esta brillante, bonita…y si la doblamos, es elástica y no se rompe

[/fancy_list]

Pues bien, es exactamente lo que le pasa a nuestra piel: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Cuando está seca, esta opaca, triste, fea….y al gesticular estamos rompiendo fibras y provocando arrugas
  • Cuando está hidratada, está brillante, luminosa, bonita…y al gesticular, está elástica por lo que no se rompen fibras y no se hacen arrugas.

[/fancy_list]

Envejecimiento 

El envejecimiento fisiológico conlleva la perdida de fibras elásticas (se pierde elasticidad), colágeno (se pierde consistencia haciendo que la piel sea más delgada y frágil) y de ácido hialurónico (se pierde hidratación) entre otros muchos procesos y si a esto le añadimos el tabaco, la exposición al sol, la falta de hidratación o de vitaminas y minerales por tomar poca fruta o verdura, tendremos una piel precozmente envejecida.

¿Qué podemos hacer para hidratar nuestra piel? [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Llevar una alimentación saludable rica en fruta, verdura, pescado…en resumen seguir nuestra magnífica Dieta Mediterránea
  • Beber suficiente agua a lo largo del día. Unos 2 litros para una persona adulta. Importante: en las comidas y fuera de ellas
  • Usar todos los días, e incluso varias veces al día, una buena crema hidratante. Son muy adecuadas las que contienen ácido hialurónico, proteoglicanos…
  • Evitar los factores que aceleran nuestro envejecimiento: tabaco, exposición al sol, alcohol, ambientes secos…
  • Realizar tratamientos de mesoterapia con ácido hialurónico, vitaminas y minerales periódicamente para hidratar en profundidad nuestra piel.

[/fancy_list]

Antiaging, Medicina estética

Cuida tu piel después del verano

Se acaba el verano pero sus secuelas sobre nuestra piel quedan. El sol, el cloro…la han dañado produciendo deshidratación y fotoenvejecimiento.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra piel después del verano[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Lo primero y básico, es llevar un estilo de vida saludable. Una alimentación basada en la Dieta Mediterránea, ejercicio físico regular y apropiado a nuestras condiciones físicas y entrenamiento, sueño de calidad  y una buena gestión emocional con relaciones personales satisfacientes, autoestima, poco estrés…son algunos de los hábitos que van a mejorar, no solo nuestra piel, sino todo nuestro organismo
  • Hidratación: El sol, el calor, beber pocos líquidos…van a hacer que nuestra piel durante el verano sea más propensa a la deshidratación. Para recuperarla, es necesario hidratarla tanto por dentro como por fuera. “Por dentro” bebiendo abundantes líquidos, fundamentalmente agua, y por fuera con la aplicación de buenas cremas hidratantes, tanto en la cara como en el cuello, incluso varias veces al día si es necesario.
  • Gimnasia facial. La cara y el cuello, como el resto del cuerpo, sufren la perdida de colágeno, fibras elásticas…que se produce con el envejecimiento. Por tanto, igual que vamos al gimnasio o hacemos deporte, deberíamos hacer, al menos, 3 días a la semana unos ejercicios para tonificar los músculos faciales y así enlentecer la aparición de la flacidez.
  • Tratamiento médico estético: Aconsejaría 2 sencillos pero eficaces tratamientos para recuperar luminosidad e hidratación de nuestra piel después del verano:

[/fancy_list]

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Peeling de ácido ferúlico.

[/squeeze_list]

Es uno de los tratamientos estrella de la medicina estética. Atenúa los signos del envejecimiento mediante una exfoliación de las capas más superficiales de la piel.

El ácido ferúlico es un potente antioxidante, estimula la producción de colágeno y fibras elásticas reparando el daño solar producido en la piel.

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Mesoterapia con ácido hialurónico, vitaminas y minerales.

[/squeeze_list]

Un clásico como la mesoterapia no podría faltar no solo después del verano sino durante todo el año.

El ácido hialurónico es el responsable de la hidratación de nuestra piel al retener las moléculas de agua (cada molécula de ácido hialurónico retiene 4 de agua). Con el paso de los años, la exposición al sol…disminuye y la piel se deshidrata. Para compensarlo, administraremos ácido hialurónico mediante mesoterapia  y así, además de estar más luminosa, la piel estará más elástica lo que ayudará a prevenir la aparición de arrugas.

Las vitaminas y minerales que también administramos con el ácido hialurónico son buenos antioxidantes que van a neutralizar los radicales libres responsables del envejecimiento.

Ambos tratamientos no requieren cuidados especiales después de realizados siendo posible reincorporarse a la vida laboral o social de forma inmediata.