cesta de frutas
Nutrición

Alimentación en Navidad

Consejos para no engordar en NAVIDAD

Navidad suele ser sinónimo de excesos a la hora de comer y beber pero…¿realmente los disfrutamos tanto???

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • Los excesos de Navidad, no solo pueden ser la causa de unos kilos de más, pueden  provocar también problemas de salud sobre todo en personas con ciertas patologías como enfermedades cardiovasculares, diabetes…

[/squeeze_list]

Lo primero que tendríamos que pensar es que en realidad los días “señalados” son el 24. 25 y 31 de diciembre y algo menos, el 1 y 6 de enero. El resto, que son la mayoría, son días normales donde solemos llevar nuestro ritmo habitual.

¿Qué podemos hacer para disfrutar de la Navidad sin tener “los efectos secundarios” provocados por los excesos? [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Intentar que la forma de cocinar los alimentos sea lo más saludable posible, limitar el uso de grasas, salsas….
  • Una buena costumbre sería, antes de empezar a comer, pensar durante unos segundos lo que vamos a tomar, podríamos decir “organizar nuestra comida”. Según lo que haya, el apetito que tengamos….decidiremos “qué y cuánto” tomaremos de cada plato. Esto, sin duda, evitará que comamos sin control.
  • Comer lentamente, saboreando cada bocado, cómo si hiciéramos una “cata del alimento”…..comeremos menos y lo disfrutaremos más.
  • Podemos, por supuesto, tomar 1 o 2 copas de vino pero no es necesario que nos bebemos la cosecha entera. El agua nos quitará la sed, nos ayudará a hacer mejor la digestión por….0 calorías!!!!
  • Es importante que compensemos los excesos comiendo menos en las siguientes comidas o haciendo algo de ejercicio. Si el día de Navidad, por ejemplo, hemos comido más de lo habitual y nos hemos levantado de la mesa a las 6 de la tarde, por la noche, podremos tomar algo de fruta, yogur….para cenar o bien al día siguiente nos iremos al gimnasio o a pasear
  • Los días no festivos, deberíamos intentar mantener nuestra rutina: hacer 5 comidas al día, beber abundantes líquidos, dormir las horas necesarias, hacer actividad física (andar, subir escaleras…) y ejercicio físico (ir al gimnasio, hacer algún deporte….) …esto nos ayudará a compensar “los excesos” de los días festivos.
  • Cómo el resto del año, nos deberíamos pesar una vez a la semana (nunca todos los días, ni varias veces al día). Siempre el mismo día de la semana, a la misma hora y en las mismas condiciones para ir viendo la evolución de nuestro peso, sabiendo que las variaciones fisiológicas del mismo son de más/menos 1 kg.

[/fancy_list]

¡Seguro que con un poquito de cuidado, disfrutamos de la Navidad!

Nutrición

Navidad saludable

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • La Navidad, “nutricionalmente hablando”,  no tiene porque significar excesos y “resacas”. Podemos disfrutar de los placeres de la mesa y de la buena compañía sin sufrir sus “efectos secundarios”.

[/squeeze_list]

Las “Urgencias” en estos días, están llenas de crisis hipertensivas, comas diabéticos, ataques de gota, comas etílicos…por el consumo exagerado de azucares, grasas o alcohol.

En primer lugar tenemos que considerar que las comidas “especiales” son 4 ó 5 y que el resto de los días se suele hacer una vida normal, por lo sí “exageramos” en los días de fiesta, podemos compensar en el resto.

Es también importante tener en cuenta, que en una misma comida  podemos tomar 500 ó 2000 calorías., todo dependerá de la elección y la preparación de los platos.

Algunos consejos[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Elegir menús más ligeros: Un buen menú no tiene por qué estar reñido con la salud. La forma de cocinar es importante, evitar fritos, salsas muy grasientas o los dulces muy elaborados.
  • Se pueden preparar unos aperitivos limitando las grasas y las salsas (mejor gambas a la plancha que frituras).
  • Como primer plato elegir  alguna verdura: una crema de verduras o una lombarda con frutos  secos, pueden ser una buena alternativa.
  • El segundo puede ser un pescado, es más ligero y la grasa que contiene es más saludable… como una lubina a la sal, una dorada al horno con verduritas….
  • En el postre no pueden faltar los dulces navideños pero con moderación y mejor si podemos elegir los artesanales en vez de los preparados industrialmente ya que tienen menos colorantes, conservantes…y las grasas usadas, serán de mejor “calidad”
  • Beber mucha agua (como debemos hacer habitualmente) para facilitar la digestión.
  • Compensar los “excesos” haciendo la siguiente comida más ligera.
  • Beber alcohol con moderación. Preferiblemente vino tinto rico en antioxidantes.
  • Hacer ejercicio (siempre de acuerdo a nuestro entrenamiento) para estar bien física y psicológicamente y además nos ayudará a “quemar” algunas calorías. Para personas que no lo hagan habitualmente, andar puede ser una buena alternativa, haciéndolo a pasa ligero y aumentando, poco a poco, el ritmo.
  • Dar mucha importancia a la presentación de los platos. Nos ayudaré a satisfacer nuestra “hambre psicológica”, lo que hará, a su vez, que se satisfaga antes la “física”
  • Los días no festivos, deberíamos intentar mantener nuestro ritmo de vida, lo más “normal” posible, respetando el horario de las comidas y las horas de sueño.

[/fancy_list]

¡¡Feliz Navidad!!