Nutrición

Edulcorantes

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • Los edulcorantes son aditivos alimentarios usados para endulzar los alimentos.

[/squeeze_list]

Para ser aptos para el consumo deben cumplir una serie de requisitos, entre los que destaca: deben ser inocuos para la salud, su sabor dulce debe ser parecido al del azúcar común y ser resistente a las condiciones y tratamientos a los que el alimento vaya a ser sometido, como por ejemplo la cocción.

La sacarosa o azúcar común es la referencia para valorar el poder endulzante de los edulcorantes, así, por ejemplo, el aspartamo tiene un poder endulzante entre 100 y 200 veces el de la sacarosa, la sacarina de 200 a 500…

Según su origen se dividen en:

[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Naturales o nutritivos. Se obtienen a partir de sustancias naturales. Son:
    • La sacarosa, fructosa (azúcar de la fruta), lactosa (azúcar de la leche), maltosa…Todos tienen 4 kcal/gr.
    • Los alcoholes del azúcar, como el sorbitol, usados frecuentemente en chicles y caramelos por no producir caries, ya que las bacterias que las provocan no pueden metabolizarlos tan rápidamente como los azucares. Tiene 2.4 Kcal/gr.
    • Estevia: extracto de las hojas de un arbusto de Latinoamérica. Tiene 0 Kcal.
  • Los artificiales, no nutritivos o intensos son fabricados químicamente. Son llamados así por no tener contenido calórico, 0 kcal/gr, y por su alto poder endulzante.

[/fancy_list]

Su aportación a la nutrición es importante porque ayudan a controlar el peso, los niveles de glucosa en sangre y a prevenir las caries. Los más conocidos son la sacarina y el aspartamo.

[fancy_header variation=»teal»]Ingesta diaria admisible (IDA)[/fancy_header]
La OMS definió la ingesta diaria admisible como la cantidad de aditivo alimentario que puede ser consumido diariamente por una persona, en base a su peso corporal, sin riesgos para su salud. Por ejemplo el IDA de la sacarina es de 5 mgr/kg/día y el del aspartamo de 40 mg/kg/día.

[fancy_header variation=»teal»]Sobre la salud…[/fancy_header]
La OMS y la FDA avalan el uso de los edulcorantes artificiales, sobretodo, en algunos grupos de población como diabéticos o las personas que deben controlar su peso, y aseguran que su uso no entraña riesgo, incluso para niños o mujeres embarazadas.

El uso de edulcorantes debería estar limitado en personas con una enfermedad genética llamada fenilcetonuria que puede provocar retraso mental cuando se acumula la fenilalanina, aminoácido contenido a bajas dosis en el aspartamo, usado frecuentemente en alimentos light, por no poder, estas personas, metabolizarlo. En los países desarrollados, se hace una prueba (la del talón) a todos los recién nacidos para descartarla.

Medicina estética

Celulitis, el mejor tratamiento

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • La lipodistrofia, comúnmente llamada celulitis, es una acúmulo de grasa que se deposita de forma característica en algunas partes del cuerpo.

[/squeeze_list]

Más del 90% de las mujeres padecen celulitis en mayor o menor grado, en especial a partir de la adolescencia. Es muy rara la aparición de celulitis en hombres.

Los factores que provocan celulitis son múltiples:

[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Hereditarios.
  • Hormonales.
  • Insuficiencia venosa y/o linfática.
  • Estilo de vida: falta de ejercicio, alimentación inadecuada, tabaquismo…

[/fancy_list]

La localización más frecuente de la celulitis es:

[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • En la parte externa del fémur (coulotte de cheval) o difusa en el muslo.
  • En el abdomen.
  • En las rodillas.
  • En los brazos.

[/fancy_list]

La sintomatología es muy variada:

[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Pesadez de piernas, hinchazón.
  • Alteración del color de la piel.
  • Dolor a la presión…

[/fancy_list]

Tipos de celulitis:

[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Edematosa: está muy relacionada con factores hormonales como embarazo, menopausia, toma de anticonceptivos, etc. Se presenta con hinchazón, pesadez…
  • Dura: suele presentarse en mujeres jóvenes, deportistas.
  • Flácida: es frecuente en personas sedentarias, con variaciones importantes de peso.

[/fancy_list]

Tratamiento:

La base de cualquier tratamiento es, sin duda, en primer lugar modificar los hábitos de alimentación y actividad física:

[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Hacer una alimentación saludable teniendo como referencia nuestra Dieta Mediterránea es importante. Tomar fruta y verdura de temporada, legumbres, pescado, y beber 2 litros de agua al día.
  • La actividad física también es fundamental. En primer lugar, llevar una vida activa, andar, subir escaleras, y, además, y siempre de acuerdo a nuestra forma física y a nuestro entrenamiento, 2 ó 3 días a la semana (por lo menos) un ejercicio más completo (gimnasio, pádel, natación…).
  • Según mi experiencia, el tratamiento médico por excelencia para la celulitis es la mesoterapia. Es una técnica sencilla, rápida y segura. Consiste en inyectar pequeñas dosis de los fármacos seleccionados en la dermis, es decir, a 4 mm de profundidad. El procedimiento es el siguiente: se desinfecta la zona a tratar, se aplica un spray frío para disminuir la posibilidad de que se realice algún hematoma, y se procede a inyectar con una aguja muy fina. En mi caso uso fármacos homeopáticos, fármacos que son igualmente eficaces que los alopáticos (o “normales”), pero sin todos los efectos secundarios que pueden tener los últimos. Se combinan varios según el tipo de celulitis. Por ejemplo, podemos poner un lipolítico para actuar sobre la grasa, otro para mejorar la circulación venosa y otro para la linfática. Se puede realizar la vida normal después del tratamiento.

[/fancy_list]

 

Nutrición

Obesidad y sobrepeso

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • La Organización Mundial de la Salud define el sobrepeso y la obesidad como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud.

[/squeeze_list]

El índice de masa corporal (IMC) es una indicación simple de la relación entre el peso y la talla del individuo que se utiliza para identificarlos, tanto a nivel individual como poblacional. Se considera sobrepeso si éste es superior a 25 y obesidad si está por encima de 30.

Las causas que provocan el sobrepeso o la obesidad son múltiples: genéticas, metabólicas, socioeconómicas, psicológicas, pero en último lugar y con influencia de todas las anteriores la causa fundamental es un desequilibrio entre el ingreso y el gasto de calorías. La modificación de la dieta, con una tendencia al aumento de la ingesta de alimentos hipercalóricos, ricos en grasas y azúcares y la tendencia a la disminución de la actividad física también contribuyen a ello.

Según aumenta el IMC aumentan las complicaciones, pudiendo ser múltiples las enfermedades cuya aparición, evolución y pronóstico se ven influenciadas:

[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Cardiovasculares (especialmente las cardiopatías y los accidentes vasculares cerebrales) que ya constituyen la principal causa de muerte en todo el mundo, con 17 millones de muertes anuales.
  • La diabetes que se ha transformado rápidamente en una epidemia mundial.
  • Las enfermedades del aparato locomotor y, en particular, la artrosis.
  • Algunos cánceres como los de endometrio, mama y colon.

[/fancy_list]

Una mención a parte requiere la obesidad infantil. La probabilidad de que un niño sea obeso, siéndolo sus padres, es 10 veces superior a la del niño cuyos padres están en normopeso.

[fancy_header variation=»teal»]Tratamiento Integral de la Obesidad:[/fancy_header]
Uno de los caminos más prometedores para el control de la obesidad es un tratamiento multidisciplinario que actúe sobre las distintas causas que la provocan:

[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Las dietas deben adecuarse lo máximo posible a cada paciente, a su estilo de viday a sus gustos. Debe ser flexible a la vez que eficaz.
  • La actividad física es fundamental en el tratamiento de la obesidad. Incrementa el consumo de energía y reduce el riesgo de enfermedades asociadas. Aumenta el autoestima, ayuda a combatir el estrés y mejora el estado de ánimo. Debe ser controlada y progresiva.
  • La modificación del estilo de vida forma parte del tratamiento a largo plazo de una enfermedad crónica, como lo es la obesidad. Los cambios no deben provocar ni rechazo ni dificultad, han de ser lo más atractivos posibles y deben recordarnos constantemente las ventajas de conseguirlo

[/fancy_list]

 obesidad maria teresa barahona