Nutrición

Algunas preguntas sobre la alimentación en verano

¿Cuáles son los mejores alimentos para preparar la piel de cara al verano y protegernos del sol?

No hay alimentos buenos ni malos, hay una alimentación saludable y variada, rica en  frutas y verduras de temporada, preferiblemente crudas para mantener intactas las vitaminas,  aceite de oliva,  pescado azul (sardinas, arenque, boquerones…),frutos secos, legumbres…para tener una buena cantidad de antioxidante y grasas “buenas”.

Una especial mención para el agua. Es importantísimo beber 2 l al día (Tanto en las comidas y fuera de ellas!!!) para mantener una buena hidratación. Deberíamos recordar que la sed, es una señal del organismo que nos dice que ya hay una cierta deshidratación, por lo que sería importantísimo beber, incluso antes de que tengamos sed.

¿Cómo actúa la provitamina A y betacarotenos? ¿qué diferencia hay entre ellos?

Los betacarotenos son una provitamina, es decir a partir de ellos se formará Vit A. Se encuentran en  la zanahoria, la calabaza, el melón, el calabacín, el pomelo, el albaricoque, el brócoli, las espinacas y la mayoría de las hortalizas de hoja verde. Cuanto más intenso es el color de la fruta u hortaliza, mayor es el contenido de betacaroteno.

¿Ocurre algo similar con un componente del tomate, el licopeno? ¿Cómo actúa y qué beneficios aporta al organismo desde el punto de vista de una buena protección solar?

El licopeno es un betacaroteno y es el que da el color rojo al tomate, a la sandía…Su mecanismo de acción, al ser un antioxidante, consiste en neutralizar los efectos negativos que producen los radicales libres que se forman al tomar el sol, dormir poco, comer mal, estar estresados…

Al margen de una correcta protección solar, ¿hasta qué punto si consumimos con cierta frecuencia estos alimentos en el verano podemos saber que estamos protegiendo correctamente nuestra piel?.

Una alimentación rica en antioxidante, nos ayudará a protegernos de las agresiones externas que nuestro cuerpo recibe y una de ellas es el sol. Una exposición solar limitada (evitando las horas centrales del día), una alimentación adecuada, una protección solar lo más alta posible y una buena hidratación nos harán disfrutar de él sin tener sus efectos negativos (fotoenvejecimiento con deshidratación, manchas, arrugas y lo que es mucho peor un aumento elevadísimo de riesgo de padecer un melanoma).

Cómo resumen, podemos decir que en verano hay que: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Mantener las 5 comidas/día.
  • Tomar 2 raciones de verdura/día. Si es posible una cruda y otra cocinada
  • No olvidar las 3 piezas de fruta/día eligiendo las de temporada.
  • Evitar o limitar la ingesta de alcohol.
  • Evitar fritos y alimentos muy calientes.
  • Beber 2 l agua/día
  • Tomar alimentos ricos en antioxidantes como las frutas, verduras, aceite de oliva, frutos secos, té verde….

[/fancy_list]