Antiaging, Medicina estética

Protección solar

Protectores solares

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • Llega la época de vacaciones y con ello la exposición al sol aumenta ya que son muchas las horas que permanecemos en la playa o en montaña al aire libre.

[/squeeze_list]

Las campañas, tanto de instituciones públicas como de empresas privadas, para prevenir los muchos efectos negativos que un exceso de exposición al sol tiene sobre nuestra piel (entre los que se encuentra el cáncer), han ayudado a que la población tome conciencia de ello y haga que el uso de protectores solares este, afortunadamente, en aumento.

La radiación solar se compone de diferentes partes: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • luz visible. Induce el bronceado en las pieles oscuras pero no en las claras
  • luz ultravioleta: UVC, UVB y UVA: Son las que provocan, fundamentalmente, el daño a la piel tanto inmediatamente como de forma tardía
  • Infrarrojo: Son las que provocan el efecto de calor al llegar a la superficie terrestre y son las responsables de la formación de radicales libres y con ello el fotoenvejecimiento acelerado de la piel.

[/fancy_list]

Radiación UV

La radiación UV se compone de 3 bandas, la C, B y A.  [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • UVC: Es filtrada casi en su totalidad por la capa de ozono
  • UVB: El 70% de la que llega a la piel es absorbida por el estrato corneo, el 20% llega a la epidermis y solo el 10% penetra en la dermis.
  • UVA: El 70% aproximadamente se queda en la epidermis y el 30 llega a la dermis profunda.

[/fancy_list]

capas piel

En la multitud de estudios realizados durante las últimas décadas, se ha visto que son las UVA y las UVB la que producen el daño cutáneo a corto, medio y largo plazo ya que producen: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Fotoenvejecimiento
  • Inmunosupresión
  • Hiperpigmentación
  • Cáncer de piel

[/fancy_list]

Factor de Protección Solar (SPF) 

EL SPF es una medida de la protección frente a la los UVB pero no frente a los UVA ya que los efectos dañinos de estos se miden mediante el método PPD (método de oscurecimiento pigmentario persistente).

Las autoridades sanitarias de la Unión Europea requieren que el PPD sea, al menos, un tercio del SPF es decir si el factor de protección es 30, el de los rayos UVA será cómo mínimo de 10 por lo que es aconsejable usar cremas con un SPF alto, incluso 100, para tener una buena protección.

Importante: el uso de cremas con un alto Factor de Protección no quita que evitemos o disminuyamos la exposición en las horas centrales del día y que usemos protectores físicos como sombreros, sombrillas…para disminuir al mínimo la exposición a la radiación solar.

Antiaging, Medicina estética

Cuidados de la piel en verano

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • Se acerca el verano y con él uno de los momentos más delicados para nuestra piel. El sol, el calor, el cloro de las piscinas…producirán, no solo, un fotoenvejecimiento y  un deterioro en la piel, sino también una mayor incidencia de lesiones precancerosa que debemos evitar.

[/squeeze_list]

Como siempre, la base de cualquier prevención, es una correcta  alimentación y una buena hidratación[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Una dieta rica en antioxidantes con fruta, verdura, cereales, legumbres…nos protegerá de los radicales libres que se producen en nuestro cuerpo por los efectos del sol.
  • Una buena hidratación con 2 l de agua al día, hará que nuestra piel este más bonita y elástica.

[/fancy_list]

El siguiente paso sería disminuir  la  exposición al sol[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Evitar las horas centrales del día
  • Usar sombreros
  • Estar a la sombra cuando sea posible…
  • Usar gafas de sol que nos protegerán una de las partes más delicadas de la cara como es el contorno de los ojos y lo que aún es más importante, los ojos

[/fancy_list]

Los Cuidados cosméticos también son importantes: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Limpiar por la mañana y por la noche la piel con crema limpiadora y tónico sin alcohol.
  • Crema hidratante de día y nutritiva de noche.
  • Cremas con alto factor de  fotoprotección: aplicación frecuentemente y sobre todo después del baño.

[/fancy_list]

Tratamientos médicos:A partir d los 30 años, deberiamos empezar a realizarlos para enlentecer nuestro envejecimiento. Cómo en todo, es importante la regularidad y la constancia. Dependiendo del tipo de piel y de las condiciones en las que se encuentre, aconsejaremos uno u otro tratamiento, pero de forma general, aconsejo hacer un peeling de ácido ferúlico y una mesoterapia con ácido hialuronico antes y después de exposiciones prolongadas al sol, es decir antes y después del verano, por los efectos que a continuación detallo: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Peeling médico de ácido ferúlico. El ácido ferúlico es antioxidante y antinflamtorio por lo que va a prevenir el daño solar y a minimizar los efectos producidos por el sol.
  • Mesoterapia con ácido hialurónico, vitaminas, aminoácidos, minerales…
  • El ácido hialurónico es un componente importante de nuestra piel. Fija las moléculas de agua, haciendo que se mantenga hidratada.
  • Vitaminas: La A (actua sobre la flexibilidad de la piel), la B (actua sobre el metabolismo de los lípidos), la C(es un potente antioxidante, estimula la formación de colágenos…), La E(antioxidante)…
  • Aminoácidos: Intervienen en la formación de colágeno, elastina…fundamentales para prevenir la flacidez cutánea
  • Minerales: intervienen en multitud de reacciones químicas necesarias para el buen funcionamiento metabólico de la piel.

[/fancy_list]

Como resumen, podemos decir que hay que disfrutar del verano, del sol…pero sin tener “los efectos secundarios” que los mismos producen.