Antiaging, Medicina estética

Cuida tu piel después del verano

Se acaba el verano pero sus secuelas sobre nuestra piel quedan. El sol, el cloro…la han dañado produciendo deshidratación y fotoenvejecimiento.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra piel después del verano[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Lo primero y básico, es llevar un estilo de vida saludable. Una alimentación basada en la Dieta Mediterránea, ejercicio físico regular y apropiado a nuestras condiciones físicas y entrenamiento, sueño de calidad  y una buena gestión emocional con relaciones personales satisfacientes, autoestima, poco estrés…son algunos de los hábitos que van a mejorar, no solo nuestra piel, sino todo nuestro organismo
  • Hidratación: El sol, el calor, beber pocos líquidos…van a hacer que nuestra piel durante el verano sea más propensa a la deshidratación. Para recuperarla, es necesario hidratarla tanto por dentro como por fuera. “Por dentro” bebiendo abundantes líquidos, fundamentalmente agua, y por fuera con la aplicación de buenas cremas hidratantes, tanto en la cara como en el cuello, incluso varias veces al día si es necesario.
  • Gimnasia facial. La cara y el cuello, como el resto del cuerpo, sufren la perdida de colágeno, fibras elásticas…que se produce con el envejecimiento. Por tanto, igual que vamos al gimnasio o hacemos deporte, deberíamos hacer, al menos, 3 días a la semana unos ejercicios para tonificar los músculos faciales y así enlentecer la aparición de la flacidez.
  • Tratamiento médico estético: Aconsejaría 2 sencillos pero eficaces tratamientos para recuperar luminosidad e hidratación de nuestra piel después del verano:

[/fancy_list]

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Peeling de ácido ferúlico.

[/squeeze_list]

Es uno de los tratamientos estrella de la medicina estética. Atenúa los signos del envejecimiento mediante una exfoliación de las capas más superficiales de la piel.

El ácido ferúlico es un potente antioxidante, estimula la producción de colágeno y fibras elásticas reparando el daño solar producido en la piel.

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Mesoterapia con ácido hialurónico, vitaminas y minerales.

[/squeeze_list]

Un clásico como la mesoterapia no podría faltar no solo después del verano sino durante todo el año.

El ácido hialurónico es el responsable de la hidratación de nuestra piel al retener las moléculas de agua (cada molécula de ácido hialurónico retiene 4 de agua). Con el paso de los años, la exposición al sol…disminuye y la piel se deshidrata. Para compensarlo, administraremos ácido hialurónico mediante mesoterapia  y así, además de estar más luminosa, la piel estará más elástica lo que ayudará a prevenir la aparición de arrugas.

Las vitaminas y minerales que también administramos con el ácido hialurónico son buenos antioxidantes que van a neutralizar los radicales libres responsables del envejecimiento.

Ambos tratamientos no requieren cuidados especiales después de realizados siendo posible reincorporarse a la vida laboral o social de forma inmediata.

Antiaging, Medicina estética

Hilos tensores

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Los llamados Hilos Tensores o “Hilos mágicos” por su capacidad para, de forma no invasiva, combatir la flacidez han sido en los últimos años una revolución en Medicina estética.

[/squeeze_list]

Los hilos de polidioxanona, material que se usa en cirugía cardiaca y digestiva, se implantan en la piel sin necesidad de incisiones dado el pequeño diámetro de la aguja donde están insertados. Este material reabsorbible (se reabsprben en 6-8 meses) produce una reacción biológica que va a hacer que se sinteticen fibras de colágeno y fibras elásticas que van a ser las que van a producir el “efecto lifting”. Son fáciles de usar y seguros por lo que se está produciendo, en los últimos años, un incremento en la demanda por parte de los pacientes.

Son muchos las zonas anatómicas donde podemos poner hilos tensores: brazos, mama, brazos, zona interior del muslo…pero, sin duda, “la zona estrella” es la cara ya que es donde mejores resultados se obtienen.

Un aspecto muy importante, es la selección del paciente candidato al tratamiento. Con los años va disminuyendo la capacidad del organismo de reaccionar ante estímulos y los hilos tensores lo son, por lo que cuanto más joven sea el paciente, mejores resultados obtendremos, lo que no quiere decir que no se puedan hacer hasta los 70- 75 años. Simplemente será necesario implantar un mayor número de hilos para conseguir un buen resultado.

También valoraremos la “calidad” de la piel y el grado de flacidez de haya ya que si hay un importante exceso de piel, no serán los hilos tensores el tratamiento ideal y, quizás, sí un lifting quirúrgico.

Cuando buscamos rejuvenecer un rostro, es muy importante la valoración tridimensional para obtener un mejoramiento significativo. En medicina estética siempre se dice que las distintas técnicas se potencian entre sí, ya que cada una tiene efectos complementarios a las demás, de ahí la importancia de una valoración inicial por un médico experto para poder aconsejar el tratamiento más adecuado.

Y por último recordar la base de todo, sin la que ningún tratamiento de medicina estética hará el mismo efecto: la alimentación. Una correcta y saludable alimentación nos proporcionara los nutrientes necesarios para que nuestra piel tenga una buena “calidad” y aspecto así como para que nuestro organismo genere fibras elásticas y fibras de colágenos, aumente la regeneración celular…. En resumen para que nuestro cuerpo y, en concreto, nuestra piel rejuvenezca y tengan salud.

Antiaging, Medicina estética

Ejercicios de gimnasia facial

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Si hacemos ejercicio físico para mantenernos sanos y enlentecer los signos y los síntomas del envejecimiento (flacidez, falta de elasticidad…), ¿por que nadie se acuerda de que en la cara también hay músculos y funcionan, exactamente, igual que los del resto del cuerpo?.

[/squeeze_list]

Pues bien, a continuación veremos algunos ejercicios muy sencillos pero, por eso, no menos eficaces, para poner nuestra cara “en forma”.

Algunos consejos antes de empezar:

Te daremos 2-3 ejercicios de cada zona. Son los que consideramos más completos

Realizaremos los ejercicios faciales por zonas del rostro. Escogeremos 2-3 zonas para trabajarlas cada día. Por ejemplo: lunes, papada y cuello, el martes, frente y ojos, miércoles pómulos y boca….Si hay alguna zona que te interese trabajar más, la puedes repetir 3-4 veces a la semana.

Haremos 3 series de 8 repeticiones, manteniendo el trabajo muscular 6 sg.

Antes de empezar, haz unas respiraciones abdominales, relaja los hombros y el cuello. Cuando termines, dedica unos minutos a relajarte con los ojos cerrados.

Recuerda que la piel, antes de empezar, tiene que estar bien hidratada, “por fuera y por dentro” (aprovecho para recordaros los 2 l de agua que tenemos que beber diariamente).

PAPADA: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Con la cabeza algo levantada dar besitos al cielo.
  • Poner los puños bajo el maxilar inferior y abrir la boca.
  • Cruzar los brazos en el pecho y alargar el cuello hacia delante.

CUELLO:

  • Colocar las manos rodeando el cuello e intentar moverlo hacia delante
  • Mirar hacia el cielo con la boca abierta y cerrarla.

FRENTE:

  • Poner la mano apoyada en la frente y subir las cejas,
  • Pon los dedos sobre las cejas y haz un movimiento ascendente desde el entrecejo hasta la sien: A continuación baja la frente.
  • Pon un dedo en el entrecejo y haz un gesto como si te enfadaras.

OJOS:

  • Colocar los dedos en los ojos como si llevaras gafas y cerrad los ojos
  • Colocar los índices en el rabillo del ojo y achinar los ojos, cerrándolos.
  • Abre los ojos y sin mover la frente, imagina que miras las horas de un reloj, primero las 12, después las 6…..

POMULOS Y RICTUS:

  • Llenar la boca de aire y pasarlo de un lado a otro
  • Cerrar los labios y hacer una sonrisa de payaso subiendo las comisuras.

BOCA

  • Pronunciamos, exageradamente A, E, I, O y U
  • Pasar la lengua por encima de las encías, haciendo un círculo.

[/fancy_list]

ejercicios faciales