Antiaging, Medicina estética

Hidratación de la piel

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • La piel es uno de los órganos más importantes del cuerpo. Por su gran superficie, está expuesta continuamente a factores externos como son el sol, el viento, el frio, la humedad…que van a condicionar su aspecto y su salud.

[/squeeze_list]

El 70% de la piel, es agua, lo que equivale al 35% de la cantidad total que hay en el organismo

La piel, tiene una importante función de barrera para aislar al organismo del exterior, evitando que entren bacterias, que se pierda calor….

La hidratación es uno de los cuidados de belleza básicos que se debe realizar durante todo el año y a cualquier edad.  Se podría definir como el paso constante de agua de la sangre a los tejidos.

La hidratación va a depender pues del agua aportada, de la capacidad para retenerla y de la velocidad con que se evapore:

[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • El agua aportada desde el interior, dependerá de la alimentación que llevemos y del agua que bebamos.
  • La retención de la misma, con el paso de los años irá disminuyendo por el cambio de estructura y de composición de la piel: disminuye el ácido hialurónico , los lípidos…lo que hará que se reseque más fácilmente.
  • La evaporación estará condicionada por el calor de nuestro cuerpo (fiebre) y del exterior (verano, calefacción…), por la humedad….

[/fancy_list]

Los síntomas de la deshidratación serán evidentes en cualquier tipo de piel, pero se acentuaran en las tendencialmente secas, siendo: tirantez, perdida de flexibilidad y con ellos mas tendencia a formarse arrugas, escozor, descamación…sobre todo en manos, codos, rodillas y cara,  lo que acelerara el envejecimiento de nuestra piel.

Podemos afirmar por tanto, que es importantísima una alimentación correcta rica en frutas, verduras…, beber unos 2 l de agua y utilizar habitualmente cremas apropiadas a nuestra piel y a nuestra edad, así como periódicamente realizar una mesoterapia con ácido hialuronico que va a retener el agua en las capas más profundas de la piel.

Las cremas hidratantes aportan sustancias a las capas más superficiales (la crema no penetra en profundidad) para retener el agua y evitar su evaporación.

El momento ideal para aplicarnos una buena crema hidratante con protección solar es por la mañana, después de la ducha para exponerlos al exterior en las mejores condiciones posibles.

En el cuerpo, podemos usar la hidratante que más nos guste, mezclándola con aceite de almendras lo que le va a aportar un plus de hidratación

Para la cara, me gustan mucho las cremas con ácido hialuronico y vitamina C…que además de hidratar van a dar luminosidad a la nuestra piel.