Salud Corporativa

Consejos para viajar en avión

Los españoles realizamos el año pasado, más de 13 millones de viajes al extranjero,  gran parte de los cuales fueron cruzando “el charco” y en fechas estivas.

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • Son varios los puntos que podemos tratar sobre las alteraciones que se provocan en nuestro organismo cuando estamos muchas horas en un avión.

[/squeeze_list]

Algunas de ellas son: 

[fancy_header variation=»teal»]Jet lag[/fancy_header]

Es el desequilibrio que se produce en nuestro organismo por el cambio horario producido por viajar a largas distancias.

El ritmo circadiano son las variaciones fisiológicas que sufre nuestro organismo a lo largo del día. Está condicionado, fundamentalmente, por la luz y la oscuridad pero también por el ritmo de comidas, lo que nos hace pensar que para adaptarnos al nuevo horario será importante respetar el tipo de comida, es decir desayunar, comer, cenar…según el nuevo horario y no el del país de origen.

Los síntomas más frecuentes son: Cansancio, problemas digestivos, irritabilidad, alteraciones del sueño….que se pueden atenuar haciendo ejercicio antes de volar, no durmiendo a la llegada y “aguantando” hasta la nueva hora de dormir, tomar melatonina media hora antes de acostarnos(si no hay contraindicación que lo impida) para adaptarse más rápidamente al nuevo horario. …

[fancy_header variation=»teal»]Hinchazón de piernas[/fancy_header]

La inmovilidad, favorece la retención de líquidos que se van a acumular en las zonas más declives, es decir, en los pies y tobillos.

Ejercitar las piernas mientras se está sentado y levantarse cada hora para dar pequeños paseos es importante para reactivar la circulación.

En personas con patología vascular (varices, trombosis…) aumenta, de forma significativa,  el riesgo de sufrir una trombosis por la inmovilidad, lo que puede llegar a ser muy grave. Para evitarlo es siempre aconsejable el movimiento, usar medias de compresión y tomar, en vuelos de más de 2 ó 3 horas, ácido acetilsalicilico para evitar la formación de trombos, pero esto se deberá hacer, siempre, bajo supervisión médica.

[fancy_header variation=»teal»]Disminuir la sal[/fancy_header]

Es también aconsejable, disminuir la ingesta de sal para evitar la retención de líquidos. [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Deshidratación cutánea: La humedad en el avión, suele ser baja por lo que tras muchas horas de vuelo, sobre todo si no hemos bebido abundantes líquidos, nuestra piel va a estar deshidratada. Es aconsejable, aplicarse de vez en cuando una crema hidratante, si es posible con ácido hialuronico, para mantener una buena hidratación facial y beber muchos líquidos, fundamentalmente agua para mantener la de todo el organismo.
  • Ansiedad y miedo a volar: Podemos recurrir a técnicas de relajación y si es necesario tomar algún ansiolítico pero siempre bajo prescripción médica.

[/fancy_list]

Y, como siempre, ser positivos, pensando que nos esperan unos días estupendos, lo que hará que estos pequeños inconvenientes se noten menos.

¡!!Felices vacaciones!!!

Salud Corporativa

Consejos para la salud de los trabajadores

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • La Organización Mundial de la Salud, define la salud como el estado de bienestar físico, psíquico y social de un individuo y no solamente la ausencia de enfermedad, lo que nos va a dar las pautas para establecer conductas saludables y evitar hábitos nocivos y , entre otros, el ambiente laboral es un lugar idóneo para hacerlo.

[/squeeze_list]

Algunos consejos para ello: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Trastornos musculo-esqueléticos por manejo inadecuado de cargas, movimientos repetitivos, posturas forzadas…Son la primera cauda de enfermedad profesional en España. Es imprescindible una buena formación, para evitarlos.
  • Evita el tabaco: es el causante del 80% de los canceres de pulmón, de más del 30% de las enfermedades coronarias, del envejecimiento de la piel….
  • Evita o limita el alcohol: junto con el tabaco, es un hábito nocivo para la salud. Puede ser causa de accidentes laborales y de tráfico.
  • Alimentación: es uno de los pilares de la salud y por lo tanto, fundamental en la prevención de enfermedades. La hipertensión, la diabetes, el cáncer de colon, hipercolesterolemia…son solo algunas de las muchas que se pueden evitar o controlar comiendo de una forma correcta.
  • Sueño: Nuestro organismo necesita dormir para recuperarse. Es importante el número de horas que durmamos, así como la calidad del mismo. Trastornos del sueño, pueden ser causa de baja concentración con la consiguiente disminución de rendimiento y el aumento del riesgo de sufrir accidentes laborales de mayor o menos entidad.
  • Actividad física: importantísima para nuestra salud física y mental. Debe ser adecuado a nuestra condición física y nuestro entrenamiento, regular y controlado
  • Estrés: Un estado de tensión físico y emocional, puede ser causa de enfermedades físicas (hipertensión, ulceras, colon irritable, cefaleas…) y psicológicas (depresión, tabaquismo o alcoholismo, depresión, dificultad de concentración…).
  • Ruido de mayor o menos intensidad que se producen de forma más o menos repetitiva y que pueden ser causa de  pérdida de audición, estrés, falta de concentración…
  • Salud bucodental: una correcta higiene bucal, va a prevenir caries e infecciones, mejora la estética…Es un importante indicador del nivel de educación sanitario de un país.
  • Correcta posición de la pantalla del ordenador: evita fatiga física, psíquica y visual.
  • Una posición correcta a la hora de sentarnos,  evitará contracturas, dolores de espalda y cuellos, molestias en el brazo por el uso del ratón….
  • Riesgo  por descargar eléctricas o por el uso de sustancias químicas o biológicas…

[/fancy_list]

Por todo lo anterior, podemos decir que son muy importantes, y rentables, los programas de salud corporativa que ponen en marcha las empresas, para que sus empleados trabajen en condiciones adecuadas y con ello  aumente la productividad de los mismos y disminuyan las bajas laborales.

Salud Corporativa

Empresas saludables

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • La Organización Mundial de la Salud en su 60º asamblea mundial  puso en marcha el plan de acción mundial sobre la salud de los trabajadores 2008-2017 en el que se tratan todos los aspectos relacionados con la salud de los trabajadores, considerando tanto la prevención, la protección y la promoción de la salud. En él, define un lugar de trabajo saludable como aquel en el que los trabajadores colaboran en la consecución de un proceso de mejora continua para proteger y promover la salud, la seguridad y el bienestar de todos los trabajadores y la sostenibilidad del lugar de trabajo, y destaca  la salud de los trabajadores como un requisito fundamental para  la productividad y el desarrollo económico. Diferentes estudios avalan la tesis de que las compañías comprometidas con la salud de sus empleados mejoran sus resultados financieros, estando sus trabajadores más comprometidos con la empresa, por lo que la salud debería ser una estrategia empresarial  y las compañías deberían invertir en ella.

[/squeeze_list]

Algunos datos:[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Los trabajadores que presentan trastornos nutricionales, son más propensos a perder su trabajo (Wolf y Codiz, 1998)
  • Los costes por absentismo y bajas laborales, aumenta hasta un 22% la nomina de las empresas (Watson Wyatt, 2005).
  • Cada € invertido en promoción de la salud por las empresas, les revierte entre 2.5 y 4.8€ por reducción de costes de absentismo y menor productividad.
  • Hasta el 70% de los costes por enfermedades y absentismo se podrían evitar con pequeños cambios en el lugar de trabajo.
  • 2 millones de personas fallecen anualmente como consecuencia de accidentes o  enfermedades relacionadas con el trabajo….

[/fancy_list]

Una empresa saludable es aquella que promueve programas y actividades para fomentar:[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

[/fancy_list]

Todo esto puede implicar actuaciones sobre:[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Alimentación.
  •  Actividad física
  • Gestión emocional
  • Control del estrés
  • Sueño reparador
  • Tabaquismo.
  • Lugar de trabajo (pantallas de ordenador, ruido, luz…)
  • Salud bucodental
  • Otras especificas de ciertos trabajos como: manipulación de cargas, riesgo biológicos o químicos, trastornos musculo-esqueléticos, seguridad vial….

[/fancy_list]

Toda esta información y formación se puede hacer mediante charlas, talleres …tanto de forma presencial como on line, aprovechando las múltiples herramientas que nos proporcionan las telecomunicaciones así como la telemedicina y la teleasistencia que nos permiten, con más facilidad,  la identificación de grupos de riesgo (hipertensos, obesos…) y su  control.