Antiaging, Medicina estética

Cuida tu piel después del verano

Se acaba el verano pero sus secuelas sobre nuestra piel quedan. El sol, el cloro…la han dañado produciendo deshidratación y fotoenvejecimiento.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra piel después del verano[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Lo primero y básico, es llevar un estilo de vida saludable. Una alimentación basada en la Dieta Mediterránea, ejercicio físico regular y apropiado a nuestras condiciones físicas y entrenamiento, sueño de calidad  y una buena gestión emocional con relaciones personales satisfacientes, autoestima, poco estrés…son algunos de los hábitos que van a mejorar, no solo nuestra piel, sino todo nuestro organismo
  • Hidratación: El sol, el calor, beber pocos líquidos…van a hacer que nuestra piel durante el verano sea más propensa a la deshidratación. Para recuperarla, es necesario hidratarla tanto por dentro como por fuera. “Por dentro” bebiendo abundantes líquidos, fundamentalmente agua, y por fuera con la aplicación de buenas cremas hidratantes, tanto en la cara como en el cuello, incluso varias veces al día si es necesario.
  • Gimnasia facial. La cara y el cuello, como el resto del cuerpo, sufren la perdida de colágeno, fibras elásticas…que se produce con el envejecimiento. Por tanto, igual que vamos al gimnasio o hacemos deporte, deberíamos hacer, al menos, 3 días a la semana unos ejercicios para tonificar los músculos faciales y así enlentecer la aparición de la flacidez.
  • Tratamiento médico estético: Aconsejaría 2 sencillos pero eficaces tratamientos para recuperar luminosidad e hidratación de nuestra piel después del verano:

[/fancy_list]

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Peeling de ácido ferúlico.

[/squeeze_list]

Es uno de los tratamientos estrella de la medicina estética. Atenúa los signos del envejecimiento mediante una exfoliación de las capas más superficiales de la piel.

El ácido ferúlico es un potente antioxidante, estimula la producción de colágeno y fibras elásticas reparando el daño solar producido en la piel.

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Mesoterapia con ácido hialurónico, vitaminas y minerales.

[/squeeze_list]

Un clásico como la mesoterapia no podría faltar no solo después del verano sino durante todo el año.

El ácido hialurónico es el responsable de la hidratación de nuestra piel al retener las moléculas de agua (cada molécula de ácido hialurónico retiene 4 de agua). Con el paso de los años, la exposición al sol…disminuye y la piel se deshidrata. Para compensarlo, administraremos ácido hialurónico mediante mesoterapia  y así, además de estar más luminosa, la piel estará más elástica lo que ayudará a prevenir la aparición de arrugas.

Las vitaminas y minerales que también administramos con el ácido hialurónico son buenos antioxidantes que van a neutralizar los radicales libres responsables del envejecimiento.

Ambos tratamientos no requieren cuidados especiales después de realizados siendo posible reincorporarse a la vida laboral o social de forma inmediata.

Antiaging, Medicina estética

Principios activos en cosmética facial

Cada día, gracias a la investigación, son más los principios activos con los que cuentan los laboratorios para mejorar el estado de la piel.

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Su probada eficacia junto con una adecuada formulación logran productos dermocosméticos agradables y eficaces para enlentecer el envejecimiento, hidratar, atenuar arrugar, manchas y dar un aspecto saludable a la piel.

[/squeeze_list]

Los podemos encontrar en distintas presentaciones como cremas, sérum, ámpollas… para cada uno de los distintos tipos de piel.

Un buen consejo dermocosmético para un cuidado adecuado de nuestra piel, será un buen complemento a los tratamientos médicos estéticos que realicemos.

Algunos principios activos son: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Retinoides

Son moléculas derivadas de la Vitamina A

Los de uso más frecuentes son la Tretinoina, Tazaroteno o el retinol.

Se usan en el tratamiento de la piel fotoenvejecida.

Pueden producir irritación al comenzar su uso pero suele remitir a los pocos días de tratamiento.

Se aconseja su aplicación diaria, preferiblemente por la noche, durante largos periodos de tiempo.

Está contraindicado en mujeres embarazadas por su posible efecto teratogénico.

  • Vitamina C

Es un potente antioxidante hidrosoluble lo que hace que tenga multitud de efectos antienvejecimiento.

Actúa, de forma muy importante, en la síntesis de colágeno y elastina.

A altas dosis, como en sérum, puede producir irritación

  • Ácido hialurónico

Se encuentra en nuestro organismo formando parte de numerosos tejidos. Cada molécula de ácido hialuronico retiene 4 de agua. Con el paso de los años va disminuyendo su concentración y la piel se deshidrata. Al deshidratarse, es menos elástica y al gesticular se rompen fibras y se forman las arrugas. De ahí la importancia de esta molécula para prevenir la deshidratación y con ello los signos del envejecimiento.

  • Alfa Hidroxiácidos

Se obtienen de productos naturales como el azúcar (ácido glicólico), leche (ácido láctico), manzana (ácido málico), uvas (ácido tartárico) …

A dosis inferiores al 25% estimulan la síntesis de colágeno, entre el 50-75% producen un despegamiento de la epidermis provocando una exfoliación.

Se encuentra a bajas concentraciones en cremas y a altas en los peeling médicos que se pueden hacer en la consulta.

  • Factores de Crecimiento

Los factores de crecimiento se encuentran en nuestra sangre, en concreto en las plaquetas. Extraídos y aplicados en la piel mediante mesoterapia producen una regeneración celular.

Han sido de recientemente  introducidoss en la dermocosmética extrayéndose, en este caso,  de células vegetales.

Estimulan la proliferación celular provocando un efecto de rejuvenecimiento.

  • Polifenoles

Son antioxidantes  con una importante acción antienvejecimiento ya que neutralizan los radicales libres.

Son  extractos de plantas como el Resveratrol que proviene de la uva, la Silimarina del cardo, Ginkgo biloba, café….

Cómo resumen, podríamos decir que el uso de productos dermocosmeticos, a medio y largo plazo, son muy importantes para enlentecer el envejecimiento siempre y cuando contengan los principios activos que nuestra piel necesita.

[/fancy_list]

Nutrición

Sobrepeso y obesidad

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • La Organización Mundial de la Salud define el sobrepeso y la obesidad, como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud.

[/squeeze_list]

El índice de masa corporal (IMC), es una indicación simple de la relación entre el peso y la talla del individuo. .. Se considera sobrepeso si éste es superior a 25 y obesidad si está por encima de 30, aunque según mi parecer, tiene unos límites como es que no tiene en cuenta la edad, la constitución o la masa muscular, entre otros, de cada persona.

Las causas, que provocan el sobrepeso o la obesidad, son múltiples: genéticas, metabólicas, socioeconómicas, psicológicas…pero en último lugar y con influencia de todas las anteriores la causa fundamental  es un desequilibrio entre el ingreso y el gasto de calorías, ósea que hay “más entradas que salidas” .Podríamos compararlo a la cuenta bancaría, donde tenemos que hacer cuentas  tanto con lo que entra, como con lo que sale para que las “cuentas nos cuadren”.

En los últimos años se ha ido modificando nuestra alimentación tradicional, con una tendencia al aumento de la ingesta de alimentos hipercalóricos, ricos en grasas y azúcares y la tendencia a la disminución de la actividad física también contribuyen a ello. Hemos pasada de nuestra famosa y admirada Dieta Mediterránea, a la comida rápida.

El sobrepeso y la obesidad tienen graves consecuencias para la salud. El riesgo aumenta progresivamente a medida que lo hace el IMC.

Son múltiples las enfermedades cuya aparición, evolución y pronóstico se ven influenciadas: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Cardiovasculares (especialmente las cardiopatías y los accidentes vasculares cerebrales), que ya constituyen la principal causa de muerte en todo el mundo, con 17 millones de muertes anuales.
  • La diabetes, que se ha transformado rápidamente en una epidemia mundial.
  • Las enfermedades del aparato locomotor, y en particular la artrosis.
  • Algunos cánceres como el de endometrio, mama y colon.

[/fancy_list]

Una mención aparte requiere la obesidad infantil: Tanto en Europa como en Estados Unidos, desde los años noventa hasta hoy, la incidencia de la obesidad infantil se ha duplicado. España se ha convertido en el cuarto país de la Unión Europea con mayor número de niños con problemas de sobrepeso, presentando un cuadro de obesidad en un 16,1% entre menores de 6 a 12 años de edad, superado apenas por los datos de Italia, Malta y Grecia. Un hecho alarmante en una sociedad que lleva en su “currículo” una de las mejores dietas alimentares del mundo: la dieta mediterránea, y en el cual hace solo cinco años presentaba apenas un 5% de menores obesos.

La probabilidad, que un niño sea obeso, siéndolo sus padres, es 10 veces superior a la del niño cuyos padres están en peso forma.

Tratamiento Integral de la Obesidad[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

La pérdida de peso, debe ser gradual y encaminada a evitar su recuperación, por lo que es tan importante perder peso, como cambiar los hábitos erróneos para luego poder mantenerlo  con facilidad.

  • Las dietas deben adecuarse lo máximo posible a cada paciente, a su estilo de vida, a sus gustos y a su presupuesto. Debe ser flexible a la vez que eficaz. “La dieta se debe adaptar a la vida y no la vida a la dieta”.
  • La actividad física es fundamental no solo en el tratamiento de la obesidad, sino también porque debe formar parte de nuestro estilo de vida. Incrementa el consumo de energía y reduce el riesgo de enfermedades asociadas. Aumenta la autoestima, ayuda a combatir el estrés y mejora el estado de ánimo. Es el “mejor ansiolítico” que existe. Debe ser controlada y progresiva.
  • La modificación del  estilo de vida, forma parte del tratamiento a largo plazo de una enfermedad crónica, como lo es la obesidad. Los cambios no deben provocar ni rechazo ni dificultad, han de ser lo más atractivos posibles y deben recordar constantemente sus ventajas. Normalmente estos cambios, no son tan drásticos como la gente cree. Con pequeñas modificaciones se consiguen muy buenos resultados. Les pongo un ejemplo: Si yo pongo una cucharadita de azúcar en el café, tomo 3 cafés al día, estaré asumiendo 1095 cucharitas de azúcar al año. Una cucharadita son 5 gr de azúcar, cada gramo tiene 4 kcal, ósea que una cucharadita tiene 20 kcal. Multiplicadas por 1095, son 21.900 kcal, que divididas por 9 kcal que tiene un gr de grasa, nos da 2433 gr. Quiere decir que si yo cambio la cucharadita de azúcar por sacarina, me estoy evitando engordar casi 2.5 kg al año. Increíble, ¿verdad?. Y como este ejemplo, podríamos poner muchos otros: leche y lácteos descremado, bebidas light…..

[/fancy_list]