Bienvenidos al blog, Nutrición

¿Por qué engordamos en vacaciones?

¿Por qué aumentamos de peso durante el verano?

Durante el verano se suele perder la rutina relajándose los “buenos hábitos”  (hacer 5 comidas, beber abundante agua, tomar fruta y verdura….hacer ejercicio, respetar las horas de sueño….) y haciendo que comamos algo más y/o hagamos algo menos de ejercicio lo que hará que el aumento de algún “kilillo” este asegurado.

¿Cuál es la media de  kilos que solemos ganar durante las vacaciones?

Podríamos decir que un aumento de 1-2 kg entra  dentro de lo “normal” y lo que por cierto creo que no necesariamente sea malo ya que también relajarnos”nutricionalmente hablando” en vacaciones contribuye a cargar las pilas y poder hacer una alimentación saludable los 11 meses del año restantes.

¿Qué “tips” alimenticios aconsejan como expertos en nutrición? 

  • 5 comidas/día siguiendo la Cronobiología de la nutrición que aconseja tomar los carbohidratos en la primera parte del día (pan, cereales…en el desayuno, pasta, arroz, patatas…en la comida) y proteínas en la segunda mitad (carne, pescado, huevos…en la cena) con verdura en las dos comidas principales y la fruta fuera de las comidas.
  • 2-3 frutas /día
  • 2 litros de agua/día
  • Si comes “más”, cena “menos” o date un paseíto.
  • Aconsejo tomar todos los días unas nueces, una copita de vino tinto, un té verde y un trocito de chocolate negro para tener una buen suplementación de antioxidantes que neutralicen gran parte de los radicales libres que producimos con el estrés, dormir poco o comer mal.

Alimentos que debemos de incluir en nuestra dieta y alimentos que debemos de evitar. ¿Cómo influye cada uno en nuestro cuerpo?

No hay alimentos buenos ni malos, que adelgacen o que engorden…Una alimentación saludable, en ausencia de patología, debe contener todos los grupos de alimentos en la proporción adecuada. Obviamente algunos ricos en grasas, azucares…deberán limitarse pero no creo que sea “saludable” evitarlos por completo  ya que aunque sino no son buenos para la “salud física” si lo son para la “salud psicológica” y ambas están íntimamente unidas.  Tomar un día una tarta de chocolate, una copa o unos choricitos en una barbacoa va a contribuir a tener una buena gestión emocional y una saludable relación con la comida.

¿Por qué no debemos de optar por las dietas milagro?

Las dietas milagro no solamente no nos van a solucionar el problema del sobrepeso sino que es muy probable que nos ocasionen otros que, incluso, pueden ser muy graves para nuestra salud.

Los objetivos de toda dieta debería ser dos: perder peso y hacer pequeños o grandes cambios para adquirir hábitos saludables que nos harán mantener la pérdida de peso y contribuyan a enlentecer nuestro envejecimiento y a prevenir una gran cantidad de enfermedades.

¿Qué tipo de hábitos saludables y consejos debemos de tener en cuenta postvacaciones que nos ayuden a perder esos kilos de más? 

Lo más importante es que igual que volvemos a madrugar, ir a trabajar….volvamos a nuestros hábitos (siempre y cuando estos sean saludables)  inmediatamente después de que las vacaciones hayan terminado.

  • Realizar un ejercicio físico regular y de acuerdo a nuestro entrenamiento y a nuestras condiciones físicas
  • Seguir una alimentación saludable teniendo como referencia nuestra maravillosa Dieta Mediterránea (Patrimonio de la Humanidad)
  • Dormir las horas necesarias para tener un buen descanso.
  • Tener una buena gestión emocional controlando el estrés, fomentando las relaciones personales, disfrutando del tiempo libre….

¿Qué tiempo debemos tomarnos para conseguir nuestro reto?

Creo que en 1-2 semanas de tener cuidado con lo que comemos y hacer ejercicio deberían ser suficientes para borrar “los efectos secundarios” de unas magníficas vacaciones.

Antiaging, Medicina estética, Nutrición, Salud Corporativa

Consejos para el verano

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Después de muchos meses de trabajo, madrugones…llegan las vacaciones. Un periodo donde se debe romper la rutina lo que, sin duda, es muy aconsejable tanto desde el punto de vista físico como psicológico pero donde deberíamos intentar, no tener “los efectos secundarios” que ello conlleva.

[/squeeze_list]

Algunos consejos para cuidarte en verano [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Protección, protección y protección solar!!!. Es importantísima. Cada vez es mayor el índice de lesiones premalignas y malignas y esto, sin duda, está condicionado, entre otras cosas, por el sol.

Incluso la Organización Mundial de la Salud hace referencia a esto

  • Hidratarse “por dentro” es decir, beber muchos líquidos, unos 2l/día, lo que no significa que se beban 2 l de bebidas con cola, cerveza o similar. Lo ideal sería, por lo menos 1-1,5l agua/día.
  • Hidratar la piel “por fuera” dándonos, varias veces al día, crema para evitar que por la sequedad, el sol…se formen arrugas.
  • Si vamos a países con riesgo de salmonella, hepatitis…tener mucho cuidado con el agua. Pelar, siempre la fruta, consumir agua embotellada, incluso para lavarnos los dientes, no poner cubitos de hielo en la bebida (ya que se hacen con agua del grifo)…
  • Cuidar la alimentación: aunque, obviamente, en verano se alteran los horarios y el ritmo de vida, sería importante mantener las 5 comidas, cuidando que estas sean ricas en frutas, verduras, carnes y pescados poco elaborados, legumbres (se pueden hacer en ensaladas)…en fin nuestra famosa Dieta Mediterránea.
  • Intentar “ahorrar” calorías para evitar coger peso durante el verano, por ejemplo:

. Sustituir una cerveza por una clara con gaseosa

. Sustituir una copa de vino por un tinto de verano (siempre con gaseosa)

. Si tomamos algún refresco que sea light

.  Quitar la grasa a los alimentos: la piel al pollo, el “gordo” al jamón”…estaremos ahorrando muchas calorías de muy “mala calidad”.

.  Hacer helados “caseros”. Comprando unos simples moldes podremos hacerlos de café, té, bebida de cola light, batido de frutas..serán muy agradables de tomar y nos aportaran muy pocas o incluso ninguna caloría

  • “Aprovechar” cualquier situación para hacer ejercicio: nadar, andar, montar en bici, jugar al pádel….pueden ser solo algunos de las muchas actividades que podemos hacer durante las vacaciones.

[/fancy_list]

Es importante recordar que, el ejercicio,  tiene que ser adecuado a nuestras condiciones físicas y entrenamiento y que , como el ejercicio es “acumulativo”, podemos ir haciéndolo, aunque en pequeña cantidad, a lo largo del día, lo que será muy gratificante y saludable a la vez.

¡Felices vacaciones!

 

Salud Corporativa

Consejos para viajar en avión

Los españoles realizamos el año pasado, más de 13 millones de viajes al extranjero,  gran parte de los cuales fueron cruzando “el charco” y en fechas estivas.

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Son varios los puntos que podemos tratar sobre las alteraciones que se provocan en nuestro organismo cuando estamos muchas horas en un avión.

[/squeeze_list]

Algunas de ellas son: 

[fancy_header variation=”teal”]Jet lag[/fancy_header]

Es el desequilibrio que se produce en nuestro organismo por el cambio horario producido por viajar a largas distancias.

El ritmo circadiano son las variaciones fisiológicas que sufre nuestro organismo a lo largo del día. Está condicionado, fundamentalmente, por la luz y la oscuridad pero también por el ritmo de comidas, lo que nos hace pensar que para adaptarnos al nuevo horario será importante respetar el tipo de comida, es decir desayunar, comer, cenar…según el nuevo horario y no el del país de origen.

Los síntomas más frecuentes son: Cansancio, problemas digestivos, irritabilidad, alteraciones del sueño….que se pueden atenuar haciendo ejercicio antes de volar, no durmiendo a la llegada y “aguantando” hasta la nueva hora de dormir, tomar melatonina media hora antes de acostarnos(si no hay contraindicación que lo impida) para adaptarse más rápidamente al nuevo horario. …

[fancy_header variation=”teal”]Hinchazón de piernas[/fancy_header]

La inmovilidad, favorece la retención de líquidos que se van a acumular en las zonas más declives, es decir, en los pies y tobillos.

Ejercitar las piernas mientras se está sentado y levantarse cada hora para dar pequeños paseos es importante para reactivar la circulación.

En personas con patología vascular (varices, trombosis…) aumenta, de forma significativa,  el riesgo de sufrir una trombosis por la inmovilidad, lo que puede llegar a ser muy grave. Para evitarlo es siempre aconsejable el movimiento, usar medias de compresión y tomar, en vuelos de más de 2 ó 3 horas, ácido acetilsalicilico para evitar la formación de trombos, pero esto se deberá hacer, siempre, bajo supervisión médica.

[fancy_header variation=”teal”]Disminuir la sal[/fancy_header]

Es también aconsejable, disminuir la ingesta de sal para evitar la retención de líquidos. [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Deshidratación cutánea: La humedad en el avión, suele ser baja por lo que tras muchas horas de vuelo, sobre todo si no hemos bebido abundantes líquidos, nuestra piel va a estar deshidratada. Es aconsejable, aplicarse de vez en cuando una crema hidratante, si es posible con ácido hialuronico, para mantener una buena hidratación facial y beber muchos líquidos, fundamentalmente agua para mantener la de todo el organismo.
  • Ansiedad y miedo a volar: Podemos recurrir a técnicas de relajación y si es necesario tomar algún ansiolítico pero siempre bajo prescripción médica.

[/fancy_list]

Y, como siempre, ser positivos, pensando que nos esperan unos días estupendos, lo que hará que estos pequeños inconvenientes se noten menos.

¡!!Felices vacaciones!!!