Antiaging, Medicina estética

Principios activos en cosmética facial

Cada día, gracias a la investigación, son más los principios activos con los que cuentan los laboratorios para mejorar el estado de la piel.

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • Su probada eficacia junto con una adecuada formulación logran productos dermocosméticos agradables y eficaces para enlentecer el envejecimiento, hidratar, atenuar arrugar, manchas y dar un aspecto saludable a la piel.

[/squeeze_list]

Los podemos encontrar en distintas presentaciones como cremas, sérum, ámpollas… para cada uno de los distintos tipos de piel.

Un buen consejo dermocosmético para un cuidado adecuado de nuestra piel, será un buen complemento a los tratamientos médicos estéticos que realicemos.

Algunos principios activos son: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Retinoides

Son moléculas derivadas de la Vitamina A

Los de uso más frecuentes son la Tretinoina, Tazaroteno o el retinol.

Se usan en el tratamiento de la piel fotoenvejecida.

Pueden producir irritación al comenzar su uso pero suele remitir a los pocos días de tratamiento.

Se aconseja su aplicación diaria, preferiblemente por la noche, durante largos periodos de tiempo.

Está contraindicado en mujeres embarazadas por su posible efecto teratogénico.

  • Vitamina C

Es un potente antioxidante hidrosoluble lo que hace que tenga multitud de efectos antienvejecimiento.

Actúa, de forma muy importante, en la síntesis de colágeno y elastina.

A altas dosis, como en sérum, puede producir irritación

  • Ácido hialurónico

Se encuentra en nuestro organismo formando parte de numerosos tejidos. Cada molécula de ácido hialuronico retiene 4 de agua. Con el paso de los años va disminuyendo su concentración y la piel se deshidrata. Al deshidratarse, es menos elástica y al gesticular se rompen fibras y se forman las arrugas. De ahí la importancia de esta molécula para prevenir la deshidratación y con ello los signos del envejecimiento.

  • Alfa Hidroxiácidos

Se obtienen de productos naturales como el azúcar (ácido glicólico), leche (ácido láctico), manzana (ácido málico), uvas (ácido tartárico) …

A dosis inferiores al 25% estimulan la síntesis de colágeno, entre el 50-75% producen un despegamiento de la epidermis provocando una exfoliación.

Se encuentra a bajas concentraciones en cremas y a altas en los peeling médicos que se pueden hacer en la consulta.

  • Factores de Crecimiento

Los factores de crecimiento se encuentran en nuestra sangre, en concreto en las plaquetas. Extraídos y aplicados en la piel mediante mesoterapia producen una regeneración celular.

Han sido de recientemente  introducidoss en la dermocosmética extrayéndose, en este caso,  de células vegetales.

Estimulan la proliferación celular provocando un efecto de rejuvenecimiento.

  • Polifenoles

Son antioxidantes  con una importante acción antienvejecimiento ya que neutralizan los radicales libres.

Son  extractos de plantas como el Resveratrol que proviene de la uva, la Silimarina del cardo, Ginkgo biloba, café….

Cómo resumen, podríamos decir que el uso de productos dermocosmeticos, a medio y largo plazo, son muy importantes para enlentecer el envejecimiento siempre y cuando contengan los principios activos que nuestra piel necesita.

[/fancy_list]

Nutrición

Evitar el déficit de vitaminas

[fancy_header variation=»teal»]Vitaminas[/fancy_header]

Se clasifican según su solubilidad en: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Hidrosolubles: Se disuelven en agua, por lo que pueden disolverse en el agua de cocción de los alimentos que las contienen no llegando a nuestro organismo. Para recuperarlas, podremos usar los caldos de cocción para sopas u otros preparados.

A este grupo, pertenecen las vitaminas del grupo B y la vitamina C. No se almacenan en el organismo, excepto la B12 que lo hace en el hígado, de ahí la necesidad de tener una ingesta diaria de las misma.

La vitamina C, se encuentra en los cítricos, ciruela, pimiento rojo, brécol…

Las vitaminas del grupo B se encuentran en las carnes, pescados, levadura de cerveza, cereales integrales…

  • Liposolubles: Se disuelven en las grasas y por tanto se almacenan en nuestro organismo (en el hígado y en el tejido graso). No es necesario su consumo diario. Si se consumen en exceso, pueden ser tóxicas, lo que sucede si se recurre a suplementos vitamínicos sin control médico.

Son la Vitamina A, D, E y K

La vitamina A o betacaroteno se encuentra en el hígado, zanahorias, calabaza, brócoli..

La vitamina D se encuentra en muy baja cantidad en los alimentos, siendo fundamental su formación a partir de una sustancia (7-dehidrocolesterol) en presencia del sol.

Vitamina E en verduras de hoja verde(brócoli, espinacas…), aceites vegetales, nueces…

Vitamina K: verduras de hoja verde, aguacate, cereales, kiwi…

[/fancy_list]

[fancy_header variation=»teal»]Recomendaciones para evitar déficit de vitaminas[/fancy_header]

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • Una fuente muy importante de vitaminas, son las frutas y verdura crudos por lo que ya podemos imaginar que su consumo diario (5 raciones/ día) va a ser importantísimo para tener un aporte adecuado.

[/squeeze_list]

Igualmente la forma de cocinar los alimentos va a influir en su conservación: [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

  • Evitar cocinar los alimentos a mucha temperatura y durante mucho tiempo.
  • Consumir los alimentos cocinados lo antes posible.
  • Cuando el método es la cocción, echar los alimentos una vez que el agua está hirviendo.
  • Comprar los alimentos lo más frescos posibles.
  • La piel de las frutas contiene muchas vitaminas, por lo que es aconsejable no pelarlas pero lavándolas muy bien antes de consumirlas
  • La congelación destruye parte de las vitaminas
  • Los alimentos procesados industrialmente tienen menos vitaminas que los frescos.

Sin embargo, otros procesos pueden aumentar su cantidad como:

  • La fermentación del pan, quesos, bebidas, yogur…
  • El germinado de semillas …

[/fancy_list]

Como resumen, podemos decir que tendremos un aporte de vitaminas y minerales adecuados, si hacemos una alimentación variada, con alimentos frescos, de temperada y cocinados adecuadamente.