Nutrición

Trastorno por atracón

[squeeze_list style=»arrow_list»]

  • El trastorno por atracón es una alteración de la conducta alimentaria consistente en la sensación irrefrenable de ingerir alimentos, sobretodo ricos en grasas y azucares, de forma exagerada y compulsiva. Se diferencia de la bulimia, en que para contrarrestarlo, las personas afectadas no se provocan el vómito. Comporta, en muchos casos, sobrepeso e incluso obesidad, por el alto número de calorías ingeridas.

[/squeeze_list]

Las personas que lo padecen, suelen tener un control muy estricto, en la vida cotidiana, de la cantidad y calidad de los alimentos que consumen por estar siempre “a dieta”, hasta que pierden ese control y sobreviene el atracón.

En EEUU, lo padece el 3.5% de las mujeres y el 2% de los hombres, llegando a presentarlo el 30% de las personas que empiezan un tratamiento para bajar peso.

La causa que lo provoca, tiene que ver con los mecanismos de recompensa a nivel cerebral y posiblemente, también haya factores genéticos predisponentes al desarrollo del trastorno.

[fancy_header variation=»teal»]Características del atracón[/fancy_header]

[fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

 

  • Falta de control sobre el consumo de alimentos.
  • Sentimiento de “culpabilidad” por la pérdida del control.
  • Consumo de grandes cantidades de alimentos.
  • Sensación físicamente desagradable después de la ingesta (“muy llenos”, nauseas…)
  • Suele haber una emoción, sentimiento o pensamiento que lo desencadena: tristeza, rabia, ansiedad, aburrimiento….

[/fancy_list]

[fancy_header variation=»teal»]Tratamiento[/fancy_header] [fancy_list style=»arrow_list» variation=»teal»]

 

  • En primer lugar, si son episodios que se repiten con una cierta frecuencia y durante un tiempo prolongado, acudir a un médico para que nos ayude. Cuanto más tiempo pase sin tratamiento, más difícil será solucionarlo.
  • Identificar las circunstancias que desencadenan el atracón y las circunstancias en que se produce: horario más frecuente, lugar, estado emocional, personas que me acompañan….así como el sentimiento que se produce después de la ingesta descontrolada: culpabilidad, tristeza, pesadez física….
  • Evitar estar siempre “a dieta”. Cuando es necesario, por sobrepeso, obesidad…, la dieta se empieza, se hace bien y se termina, para luego llevar una alimentación saludable, ya que de lo contrario se estará solo a “dieta psicológica” ya que en realidad la dieta no se sigue.
  • Si es necesario hacer dieta, evitar que estas sean muy restrictivas, ya que un control alimentario exagerado, no solamente no evitará los atracones, sino que incluso puede hacer que aumenten.
  • La terapia cognitivo- comportamental, es una herramienta muy buena para cambiar los hábitos y darnos las herramientas necesarias para la buena gestión de nuestra alimentación.

[/fancy_list]

Y para concluir, una frase de las que siempre digo a mis pacientes:

Más vale un bombón de vez en cuando, que no la caja entera cuando no puedo más”

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *