Salud Corporativa

Astenia primaveral

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • A llegado la, tan esperada, primavera y con ella el cansancio, la falta de energía tanto física como mental que reduce, incluso, la capacidad de realizar actividades cotidianas, la llamada Astenia primaveral.

[/squeeze_list]

Curiosamente, no aparece después de grandes esfuerzos, ya que pueden ser suficientes pequeñas rutinas físicas para que la sintamos.

Algunos de los síntomas que se pueden manifestar son: irritación, tensión baja, cansancio, somnolencia….

Es más frecuente en las mujeres que en los hombres.

La o las causas que la provocan, no son bien conocidas. Se cree que es debida a los cambios meteorológicos que la primavera conlleva: cambios bruscos de temperatura, de presión, cambio de hora legal…es pues un proceso de adaptación de organismo.

[fancy_header variation=”teal”]Recomendaciones[/fancy_header]

Para curar la astenia primaveral, no es necesario ningún tratamiento ya que remite en pocos días o semanas, pero si es posible hacer algunas recomendaciones para disminuir la sintomatología y que esta sea lo más breve posible: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Dormir las horas necesarias para tener un buen descanso. En general, 8 son las aconsejables. Tener un horario fijo para acostarse y levantarse. Una breve siesta, si es posible, ayuda a recuperar fuerzas.
  • Hacer ejercicio de forma regular, apropiado para nuestra forma física y de acuerdo a nuestro entrenamiento y, si es posible, al aire libre. Si no lo hacemos habitualmente, será suficiente para empezar, andar una media hora al día, y poco a poco ir aumentando.
  • Intentar tener una actitud positiva ante las situaciones cotidianas. Nos ayudará a estar mejor con nosotros mismos y “con el mundo”.
  • Evitar el tabaco. Disminuye la cantidad de oxigeno que llega a nuestros tejidos y con ello, aumentará nuestro cansancio.
  • La alimentación, como siempre, es muy importante:

[/fancy_list]

  1. Mantener un horario regular de comidas.
  2. Evitar las comidas pesadas y la comida rápida.
  3. Consumir 5 raciones de fruta y verdura de temporada
  4. Disminuir el consumo de grasas, usando aceite de oliva para cocinar.
  5. Evitar el consumo de alcohol
  6. Evitar, o limitar, el consumo de bebidas estimulante (café, té…)
  7. Mantener una buena hidratación. Con el aumento de temperatura, aumenta el sudor y, por lo tanto, la perdida de agua. De 1,5 a 2 l de agua al día es lo aconsejable…

Por tanto la astenia primaveral, es solo un periodo de adaptación, de nuestro organismo, a la nueva situación climática,  que no precisa de tratamiento y que desaparece, de forma espontanea, en pocos días o semanas y solo deberemos acudir a nuestro médico, si esto no sucede así, es decir si los síntomas se mantienen por un periodo mayor de tiempo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *