Nutrición

Edulcorantes

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Los edulcorantes son aditivos alimentarios usados para endulzar los alimentos.

[/squeeze_list]

Para ser aptos para el consumo deben cumplir una serie de requisitos, entre los que destaca: deben ser inocuos para la salud, su sabor dulce debe ser parecido al del azúcar común y ser resistente a las condiciones y tratamientos a los que el alimento vaya a ser sometido, como por ejemplo la cocción.

La sacarosa o azúcar común es la referencia para valorar el poder endulzante de los edulcorantes, así, por ejemplo, el aspartamo tiene un poder endulzante entre 100 y 200 veces el de la sacarosa, la sacarina de 200 a 500…

Según su origen se dividen en:

[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Naturales o nutritivos. Se obtienen a partir de sustancias naturales. Son:
    • La sacarosa, fructosa (azúcar de la fruta), lactosa (azúcar de la leche), maltosa…Todos tienen 4 kcal/gr.
    • Los alcoholes del azúcar, como el sorbitol, usados frecuentemente en chicles y caramelos por no producir caries, ya que las bacterias que las provocan no pueden metabolizarlos tan rápidamente como los azucares. Tiene 2.4 Kcal/gr.
    • Estevia: extracto de las hojas de un arbusto de Latinoamérica. Tiene 0 Kcal.
  • Los artificiales, no nutritivos o intensos son fabricados químicamente. Son llamados así por no tener contenido calórico, 0 kcal/gr, y por su alto poder endulzante.

[/fancy_list]

Su aportación a la nutrición es importante porque ayudan a controlar el peso, los niveles de glucosa en sangre y a prevenir las caries. Los más conocidos son la sacarina y el aspartamo.

[fancy_header variation=”teal”]Ingesta diaria admisible (IDA)[/fancy_header]
La OMS definió la ingesta diaria admisible como la cantidad de aditivo alimentario que puede ser consumido diariamente por una persona, en base a su peso corporal, sin riesgos para su salud. Por ejemplo el IDA de la sacarina es de 5 mgr/kg/día y el del aspartamo de 40 mg/kg/día.

[fancy_header variation=”teal”]Sobre la salud…[/fancy_header]
La OMS y la FDA avalan el uso de los edulcorantes artificiales, sobretodo, en algunos grupos de población como diabéticos o las personas que deben controlar su peso, y aseguran que su uso no entraña riesgo, incluso para niños o mujeres embarazadas.

El uso de edulcorantes debería estar limitado en personas con una enfermedad genética llamada fenilcetonuria que puede provocar retraso mental cuando se acumula la fenilalanina, aminoácido contenido a bajas dosis en el aspartamo, usado frecuentemente en alimentos light, por no poder, estas personas, metabolizarlo. En los países desarrollados, se hace una prueba (la del talón) a todos los recién nacidos para descartarla.

Nutrición

Alimentación antienvejecimiento

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • El pasado día 28 de Mayo, por iniciativa de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD), se celebró la XII edición del Día Nacional de la Nutrición. Este año con el eslogan: “Come bien para envejecer mejor”.

[/squeeze_list]

No hay ninguna duda que la alimentación es uno de los pilares sobre los que se asienta la medicina antienvejecimiento. Aprovecho para decir que no es la que evita el envejecimiento, obviamente, si no la que lo enlentece y que junto con la actividad física y el cuidado de la parte psicológica (control del estrés…) nos van a permitir tener más cantidad y calidad de vida.

Querría proponeros que dediquéis unos segundos a responder a las siguientes preguntas para que tengáis una idea de cómo es vuestra alimentación:

  1. ¿Cuántas comidas haces al día?
  2. ¿Cuánta agua bebes al día?
  3. ¿Tomas diariamente fruta y verdura? ¿Cuántas raciones al día?
  4. ¿Las legumbres y el pescado forman parte de tu alimentación habitual?
  5. ¿Consumes diariamente lácteos?
  6. ¿Haces un buen desayuno?
  7. ¿Una vez al día, por lo menos, tomas carbohidratos (pasta, arroz)?
  8. ¿Usas aceite de oliva para cocinar, aliñar..?
  9. ¿Consumes habitualmente alimentos light, desnatados…?
  10. ¿Controlas tu peso?

Os doy las que deberían ser las respuestas más adecuadas:

  1. Deberían ser cinco comidas al día: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena.
  2. Dos litros de agua al día. En las comidas y fuera de ellas. Un truquito para empezar a beber: 1-1-2-1-2 vasos de agua en cada comida, es decir, dos vasos en comida y cena y uno en desayuno, media mañana y merienda.
  3. Tres raciones de fruta y dos de verdura al día.
  4. Dos o tres veces a la semana hay que tomar legumbres y pescado.
  5. Medio litro entre leche y/o yogur al día y un par de veces a la semana, queso.
  6. Es importantísimo. Leche, cereales o pan, fruta y algo de proteína como jamón o queso podría ser un óptimo desayuno.
  7. Los carbohidratos hay que tomarlos en el desayuno (pan, cereales, biscotes, galletas “sencillas”…) y en la comida (pasta, arroz, patatas…).
  8. La única grasa que deberíamos usar debería ser el aceite de oliva. Es una grasa cardiosaludable y forma parte, afortunadamente, de nuestra cultura.
  9. Deberían usarse, aún cuando no haya problemas de peso porque nos hacen “ahorrar” muchas calorías y, sobre todo, de mala calidad ya que son grasas animales.
  10. Las variaciones fisiológicas del peso son de más menos 1kg. Es conveniente pesarse una vez a la semana para ver la evolución y poder ir corrigiendo la cantidad de alimentos que tomamos y el ejercicio que hacemos para que nos “cuadren” las cuentas.

Con respecto a la cantidad que debemos tomar, decir solo que: ¡cuanto más comemos, más envejecemos!

Y por último, recordar que todo esto se resume en: Dieta Mediterránea con cantidades moderadas.

Medicina estética

Celulitis, el mejor tratamiento

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • La lipodistrofia, comúnmente llamada celulitis, es una acúmulo de grasa que se deposita de forma característica en algunas partes del cuerpo.

[/squeeze_list]

Más del 90% de las mujeres padecen celulitis en mayor o menor grado, en especial a partir de la adolescencia. Es muy rara la aparición de celulitis en hombres.

Los factores que provocan celulitis son múltiples:

[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Hereditarios.
  • Hormonales.
  • Insuficiencia venosa y/o linfática.
  • Estilo de vida: falta de ejercicio, alimentación inadecuada, tabaquismo…

[/fancy_list]

La localización más frecuente de la celulitis es:

[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • En la parte externa del fémur (coulotte de cheval) o difusa en el muslo.
  • En el abdomen.
  • En las rodillas.
  • En los brazos.

[/fancy_list]

La sintomatología es muy variada:

[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Pesadez de piernas, hinchazón.
  • Alteración del color de la piel.
  • Dolor a la presión…

[/fancy_list]

Tipos de celulitis:

[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Edematosa: está muy relacionada con factores hormonales como embarazo, menopausia, toma de anticonceptivos, etc. Se presenta con hinchazón, pesadez…
  • Dura: suele presentarse en mujeres jóvenes, deportistas.
  • Flácida: es frecuente en personas sedentarias, con variaciones importantes de peso.

[/fancy_list]

Tratamiento:

La base de cualquier tratamiento es, sin duda, en primer lugar modificar los hábitos de alimentación y actividad física:

[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Hacer una alimentación saludable teniendo como referencia nuestra Dieta Mediterránea es importante. Tomar fruta y verdura de temporada, legumbres, pescado, y beber 2 litros de agua al día.
  • La actividad física también es fundamental. En primer lugar, llevar una vida activa, andar, subir escaleras, y, además, y siempre de acuerdo a nuestra forma física y a nuestro entrenamiento, 2 ó 3 días a la semana (por lo menos) un ejercicio más completo (gimnasio, pádel, natación…).
  • Según mi experiencia, el tratamiento médico por excelencia para la celulitis es la mesoterapia. Es una técnica sencilla, rápida y segura. Consiste en inyectar pequeñas dosis de los fármacos seleccionados en la dermis, es decir, a 4 mm de profundidad. El procedimiento es el siguiente: se desinfecta la zona a tratar, se aplica un spray frío para disminuir la posibilidad de que se realice algún hematoma, y se procede a inyectar con una aguja muy fina. En mi caso uso fármacos homeopáticos, fármacos que son igualmente eficaces que los alopáticos (o “normales”), pero sin todos los efectos secundarios que pueden tener los últimos. Se combinan varios según el tipo de celulitis. Por ejemplo, podemos poner un lipolítico para actuar sobre la grasa, otro para mejorar la circulación venosa y otro para la linfática. Se puede realizar la vida normal después del tratamiento.

[/fancy_list]