Nutrición

Consejos para comer rico y sano (parte I)

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Se aproxima el verano y con él vienen los excesos. Expertos  en nutrición defendemos que las celebraciones gastronómicas pueden ir de la mano con la salud. En este artículo, algunos consejos para compatibilizar los valores festivos de la comida con los valores nutricionales.

[/squeeze_list]

Seguir una alimentación saludable, incluso en verano, es posible si tenemos en cuenta algunas cosas:

Cuando se habla de alimentación, hay que hacerlo tanto desde un punto de vista cualitativo  como cuantitativo

Cualitativamente deberíamos: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Hacer 5 comidas al día, incluso cuando sabemos que vamos a disfrutar de una comida especial, no deberíamos saltarnos el desayuno o la media mañana, esto nos hará llegar con no tanto apetito a la comida “potencialmente peligrosa” y controlar mejor lo que tomamos
  • Beber 2 l de agua al día, nos ayudará a hacer mejores digestiones y a eliminar toxinas.
  • Tomar 5 raciones de fruta y verdura al día. Podemos incluirlas en nuestros menús navideños cómo entrantes (ensalada de aguacate con langostinos), cómo guarnición (verduras a la plancha) o cómo postres (frutas tropicales).
  • Elegir platos principales a base de pescados, ricos en grasas “buenas” y más fáciles de digerir.
  • Usar formas de cocción sencillas, al horno, en papillot….no incrementando demasiado el valor calórico de los platos con salsas ricas en grasas.
  • Las grasas animales suponen muchas calorías y sobretodo de mala calidad, por lo que deberíamos eliminarlas siempre que sea posible (desgrasar en frio los caldos, quitar “lo blanco” del jamón, la piel a las aves….).
  • Usar hierbas aromáticas, que además de darnos sabor con 0 calorías, nos permitirá poner menos aceite y sal a la hora de cocinar los alimentos.
  • Aliñar, siempre, con aceite de oliva. Evitar mantequilla, margarina u otros aceites vegetales. Las calorías de un gramo de aceite de oliva, mantequilla o margarina son las mismas  pero no el tipo de grasas que nos aportan cada uno de ellos.
  • Tomar alcohol con moderación, dando prioridad a la “calidad” antes que a la “cantidad”.
  • Dar mucha importancia a la presentación de los platos ya que  satisfará nuestra “hambre psicológica” y con menos cantidad de alimentos, saciaremos nuestra “hambre física”.

[/fancy_list]

1 pensamiento sobre “Consejos para comer rico y sano (parte I)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *