Nutrición

Obesidad y sobrepeso

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • La Organización Mundial de la Salud define el sobrepeso y la obesidad como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud.

[/squeeze_list]

El índice de masa corporal (IMC) es una indicación simple de la relación entre el peso y la talla del individuo que se utiliza para identificarlos, tanto a nivel individual como poblacional. Se considera sobrepeso si éste es superior a 25 y obesidad si está por encima de 30.

Las causas que provocan el sobrepeso o la obesidad son múltiples: genéticas, metabólicas, socioeconómicas, psicológicas, pero en último lugar y con influencia de todas las anteriores la causa fundamental es un desequilibrio entre el ingreso y el gasto de calorías. La modificación de la dieta, con una tendencia al aumento de la ingesta de alimentos hipercalóricos, ricos en grasas y azúcares y la tendencia a la disminución de la actividad física también contribuyen a ello.

Según aumenta el IMC aumentan las complicaciones, pudiendo ser múltiples las enfermedades cuya aparición, evolución y pronóstico se ven influenciadas:

[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Cardiovasculares (especialmente las cardiopatías y los accidentes vasculares cerebrales) que ya constituyen la principal causa de muerte en todo el mundo, con 17 millones de muertes anuales.
  • La diabetes que se ha transformado rápidamente en una epidemia mundial.
  • Las enfermedades del aparato locomotor y, en particular, la artrosis.
  • Algunos cánceres como los de endometrio, mama y colon.

[/fancy_list]

Una mención a parte requiere la obesidad infantil. La probabilidad de que un niño sea obeso, siéndolo sus padres, es 10 veces superior a la del niño cuyos padres están en normopeso.

[fancy_header variation=”teal”]Tratamiento Integral de la Obesidad:[/fancy_header]
Uno de los caminos más prometedores para el control de la obesidad es un tratamiento multidisciplinario que actúe sobre las distintas causas que la provocan:

[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Las dietas deben adecuarse lo máximo posible a cada paciente, a su estilo de viday a sus gustos. Debe ser flexible a la vez que eficaz.
  • La actividad física es fundamental en el tratamiento de la obesidad. Incrementa el consumo de energía y reduce el riesgo de enfermedades asociadas. Aumenta el autoestima, ayuda a combatir el estrés y mejora el estado de ánimo. Debe ser controlada y progresiva.
  • La modificación del estilo de vida forma parte del tratamiento a largo plazo de una enfermedad crónica, como lo es la obesidad. Los cambios no deben provocar ni rechazo ni dificultad, han de ser lo más atractivos posibles y deben recordarnos constantemente las ventajas de conseguirlo

[/fancy_list]

 obesidad maria teresa barahona