Nutrición

Nutrición para la mente

Al igual que nuestros músculos o nuestro corazón necesitan una alimentación apropiada para “funcionar” bien, nuestra  mente también depende de lo que comemos. Ansiedad, estrés, cansancio, alteraciones del sueño o del ánimo son solo algunos de los trastornos más frecuentes de nuestros tiempos.

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Nuestra salud mental  depende de nuestra alimentación, de una buena gestión emocional, de hacer ejercicio de forma regular y adecuada…. Consumir los alimentos apropiados mejora el estado de ánimo y la estabilidad emocional, refuerza la memoria y previene el alzheimer.

[/squeeze_list]

Hay multitud de estudios que avalan la importancia de la alimentación para nuestra mente: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Los niños que consumen hidratos de carbono no refinados tienen un mayor coeficiente intelectual que los que los consumen
  • Las hipoglucemias están directamente relacionadas con falta de atención, disminución de la memoria, comportamiento agresivo…

[/fancy_list]

Alimentos necesarios para nuestra mente [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Glucosa: Podemos decir que es el combustible del cerebro. Se encuentra en la pasta, arroz, frutas, verduras…Su ingesta mejora todas las funciones cognitivas como la memoria, aprendizaje…De ahí la importancia, por ejemplo, de hacer un buen desayuno para mejorar el rendimiento en el colegio o trabajo.
  • Ácidos grasos Omega 3 y 6. Son importantísimos para el desarrollo y buen funcionamiento cerebral así como para la prevención de enfermedades como el Alzheimer o Esquizofrenia.

Se encuentran en los pescados azules (salmón, sardinas…), frutos secos (nueces…), la soja, germen de trigo….

  • Agua: Cómo para el resto del cuerpo, el agua es fundamental para el cerebro. Solo con una disminución del 2% de la cantidad de agua total del organismo se puede producir un déficit de atención, disminución de la visión…Beber de 1.5/2l al día de agua es lo aconsejable.
  • Vitaminas: Las vitaminas del Grupo B (fresas, verduras de hoja verde, legumbres…) mejoran la memoria, la Vitamina C, A y E son magníficos antioxidantes que enlentecen el envejecimiento celular (frutas, verduras, frutos secos…)…
  • Minerales: El Magnesio (nueces, guisantes), Potasio (espinacas, brócoli) o el Fósforo (huevos, legumbres)  son solo algunos de los muchos aminoácidos que participan en el buen funcionamiento cerebral.
  • Fosfolípidos: son lípidos que participan en la formación de las membranas celulares así como en la comunicación entre las neuronas. Se encuentran en las verduras de hoja verde, soja…
  • Aminoácidos: son fundamentales para la formación de los neurotransmisores que son los encargados que transmitir la información entre las neuronas. El triptófano que se encuentra en el chocolate o la fenilalanina, en la soja, son algunos de ellos.

[/fancy_list]

En resumen podemos decir que lo importante es llevar una alimentación saludable y variada para disponer de todos los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de nuestro cerebro y esto se define en 2 palabras: DIETA MEDITERRÁNEA.

Nutrición

Ácidos grasos Omega 3 en tu dieta

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Los ácidos grasos Omega 3 son ácidos grasos esenciales, es decir nuestro organismo no los puede sintetizar por lo que es necesario que se obtengan con la alimentación. La ingesta de los mismos, parece producir una disminución del riesgo de enfermedad coronario e infarto, reduciendo la presión arterial y los niveles de colesterol y triglicéridos.

[/squeeze_list]

Los ácidos Omega 6 son también esenciales y compiten con los Omega 3, por lo que un exceso de unos hace que no se metabolicen los otros, por lo que se deben ingerir guardando una proporción entre ambos.

Los Omega 3 se encuentran fundamentalmente en el pescado azul y en menor concentración en algunos aceites vegetales y en las nueces.

Los Omega 6 son más abundantes en los aceites vegetales que se usan habitualmente en la bollería, patatas fritas, alimentos precocinados…Por esto, actualmente la ingesta de Omega 6 es demasiado elevada y la de Omega 3 escasa por el bajo consumo de pescado.

También se ha visto que las carnes provenientes de animales criados con pasto son más ricas en Omega 3 que las de los criados con pienso.

Una dieta rica en pescado azul (salmón, sardinas, arenques…), tomándolo mínimo 2 veces a la semana, aceite de oliva, legumbres, frutos secos y baja en alimentos precocinados, bollería industrial…haría que la proporción entre Omega 3 y 6 se acercara a la aconsejada.

El documento español sobre “Grasas en la dieta y salud cardiovascular” dice que para mejorar el perfil graso de nuestra alimentación se aconseja un aporte adecuado de pescados y carnes magras. En niños y mujeres embarazadas se deberían tomar hasta 4 raciones de pescado a la semana, evitando aquellos que tengan altas concentraciones de mercurio como el atún grande, el pez espada y el tiburón.

Por todo esto, podremos decir que la suplementación con Omega 3 será válida siempre y cuando el aporte mediante la alimentación sea escaso. Sera siempre más agradable tomar pescado que ingerir pastillas, además de que le pescado contiene otros nutrientes importantes para nuestra salud como proteínas de alto valor biológico, yodo y otros minerales y vitaminas.

Y por último decir que nuestra Dieta Mediterránea rica en pescado, legumbres, frutos secos, aceite de oliva…cumple, una vez más, todas las características para ser la dieta más saludable que existe en este momento habiendo sido nombrada por la UNESCO, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.