Nutrición

Carne de cerdo en la alimentación para la protección cardiovascular

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Las enfermedades cardiovasculares, no solo son la primera causa de muerte en Europa, con más de 4 millones de muertes al año, sino que además contribuyen de manera significativa al gasto sanitario, siendo el coste estimado de estas enfermedades en los países de la Unión Europea de unos 200.000 millones de euros/año.

[/squeeze_list]

La aterosclerosis, subyacente a muchas de ellas,  se desarrolla de forma silenciosa durante muchos años y cuando aparecen las primeras manifestaciones,  como la angina, el infarto o incluso la muerte súbita, la enfermedad suele encontrarse en estadios muy avanzados por lo que es imprescindible la prevención para luchar contra ella.

La incidencia de enfermedades cardiovasculares, está íntimamente ligada al estilo de vida (alimentación, actividad física y equilibrio emocional), así como a la predisposición genética de cada individuo, siendo esta última sobre la que no podemos actuar (pero si conocer!!!). No hay ninguna duda científica que actuando sobre los factores de riesgo (obesidad, sedentarismo, estrés…) disminuye la morbilidad y la mortalidad cardiovascular, especialmente en las personas con alto riesgo genético.

Una alimentación rica en frutas y verduras, legumbres, cereales, carnes magras, pescados, aceite de oliva…ósea nuestra Dieta Mediterránea, junto con una actividad física acorde a nuestra condiciones físicas y entrenamiento, un control de estrés…van a contribuir, de forma muy significativa, a tener más cantidad y calidad de vida.

Los cortes magros de cerdo [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Presentan un bajo aporte de grasa (3.4gr/100gr) y un buen perfil lipídico con un importante aporte de ácidos grasos monoinsaturados y bajo contenido en ácidos grasos saturados.
  •  Tienen un bajo contenido en colesterol (58 mgr/100gr), siendo aconsejable que la ingesta de colesterol diaria no supere los 300 mgr/día.
  • Son una fuente importe de proteínas de alta calidad biológica por contener todos los aminoácidos esenciales para el organismo.
  • Son ricos en vitaminas del grupo B, lo que supone para la B6  el 28% de la dosis diaria recomendada y el 80% para la B12.
  • Su contenido en sodio (sal) es de unos 70mgr/100gr, lo que la equipara aproximadamente a la pechuga de pollo que tiene unos 65mgr/100gr.
  • Aporta otros minerales imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo como el hierro, fosforo y zinc.

[/fancy_list]

Por todo esto, podemos decir que la carne magra de cerdo puede formar parte de una alimentación cardiosaludable que junto con una adecuada actividad física y un cuidado equilibrio emocional, contribuirán a enlentecer nuestro envejecimiento y disminuir la mortalidad.