Nutrición

Cómo perder los kilos cogidos en verano

El verano suele ser época de excesos: que si vamos al chiringuito, que si un heladito, que si una copita…total,que es fácil que nos encontramos con un par de kilos de más, en el mejor de los casos, a nuestro regreso de las vacaciones y ¿qué podemos hacer?….

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Lo más importante es ser conscientes que las vacaciones se han  terminado y que igual que el 1 de septiembre nos volvemos a levantar pronto, vamos a trabajar, hacemos la compra…en resumen, volvemos a nuestra rutina, desde el punto de vista nutricional, deberíamos hacer lo mismo, es decir, volvemos a hacer 5 comidas, beber 2 litros de agua, tomar los carbohidratos en la comida y las proteínas por la noche….etc, etc. Llevar una alimentación saludable.
  • Lo siguiente, sería, de forma inmediata, quitarnos los kilos que hayamos cogido, para no dejarlos ahí y acumularlos con otros 2 de Navidad, 1 de Semana Santa….y encontrarnos al final del años con desagradables sorpresas. Para ello, si son 1 ó 2, deberíamos disminuir las calorías ingeridas y aumentar las consumidas, es decir comer menos y hacer más ejercicio para que poco a poco vayamos perdiéndolos. Si son más o ya teníamos precedentemente un sobrepeso, deberíamos acudir a un médico para que de forma controlada se pierda el peso de más, se cambien los hábitos y se aprenda a hacer una alimentación saludable.
  • Para disminuir las calorías ingeridas, podríamos evitar los alimentos muy calóricos y que, en general, no son imprescindibles para nuestro organismo, como son los dulces, los embutidos, los refrescos….
  • Para aumentar el consumo de las mismas podemos aumentar nuestra actividad física (andar, subir escaleras…) y nuestro ejercicio físico (gimnasio, deporte…)

[/squeeze_list]

Otra cosa también importante, es el control del peso. La forma correcta de hacerlo es: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Pesarnos una vez a la semana (nunca todos los días ni, por supuesto, varias veces al día). Siempre en las mismas condiciones: el mismo día de la semana, a, aproximadamente, la misma hora, vestidos o desnudos….
  • Apuntarlo para evitar el “más o menos”.
  • Ver la evolución del mismo, es decir si va aumentado, disminuyendo o se mantiene, teniendo en cuenta que las variaciones de +/- 1 kg son fisiológicas. Esto nos dará las pautas para, si es necesario, hacer alguna corrección y que “las cuentas” nos cuadren.

[/fancy_list]

Y así de forma sencilla, dentro de unos días, quedaran solo los recuerdos positivos de las vacaciones y no “los efectos secundarios” de las mismas.