Antiaging

El ácido hialurónico

El envejecimiento es el conjunto de cambios fisiológicos y morfológicos que se producen en los seres humanos por el paso del tiempo, tales como la disminución de los fibroblastos, del colágeno, de las fibras elásticas y del ácido hialurónico, entre otros, que van a ocasionar la aparición de arrugas, pérdida de elasticidad y sequedad de la piel.

Los factores que, fundamentalmente, lo producen son:[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  •  Genéticos
  • Hormonales
  • Ambientales

[/fancy_list]

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • El ácido hialurónico es un polisacárido de gran peso molecular, producido por el cuerpo en grandes cantidades, que regula la hidratación, gracias a su gran capacidad de retener agua(cada molécula de ácido hialurónico se une a 4 de agua). El 65% se encuentra en la piel, el 35% en el tejido músculo-esquelético y el 5% restante, en sangre, linfa…y es el que permite la “adaptabilidad” de la piel a los cambios de forma y volumen. Disminuye, de forma importante, con el envejecimiento, provocando una pérdida de hidratación, afinamiento de la piel…

[/squeeze_list]

Es idéntico en todos los organismos vivos, por lo que no tiene actividad inmunológica y por lo tanto no precisa de pruebas cutáneas previas a la administración. La reacciones de hipersensibilidad son muy escasas.

Según se modifique o no su estructura, obtendremos:[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • AH reticulado
  •  AH doblemente reticulado
  • AH simple.

[/fancy_list]

Los dos primeros se usan como relleno de arrugas, y el tercero, por vía mesoterapica, para hidratar la piel.

 

[fancy_header variation=”teal”]Relleno con ácido hialurónico reticulado[/fancy_header]

La cara va evolucionando con el paso de los años, y lo que hoy podría ser una remodelación facial perfecta, dentro de unos años podría ser inestética por eso no es aconsejable el uso de rellenos permanentes, si no reabsorbibles para que se puedan ir retocando a lo largo de los años.

El relleno con ácido hialurónico es un tratamiento rápido y sencillo.

Se aconseja la aplicación, una hora antes de la sesión, de una crema anestésica para hacerlo más confortable.

Mediante pequeñas infiltraciones intradermicas, depositamos el ácido hialurónico en las arrugas. Según estas sean más o menos profundas, usaremos un ácido más o menos reticulado (a mayor reticulación, mayor volumen).

Los efectos del ácido hialurónico son 2: Por una parte el relleno “físico” de la arruga y por otra la estimulación de la formación de colágeno que es el “armazón” de la piel.

La duración del ímplante de ácido hialurónico es de 6 meses a 1 año, dependiendo de la edad del paciente y de que su envejecimiento sea más o menos rápido (exposición al sol, estrés…).

Además de cómo tratamiento rejuvenecedor, se usa para corregir pequeños defectos como el perfil nasal, el borde mandibular…

 

[fancy_header variation=”teal”]Mesoterapia con ácido hialurónico no reticulado[/fancy_header]

Mediante pequeñas inyecciones intradérmicas depositamos el ácido hialurónico que va a retener las moléculas de agua aportando hidratación a la piel y con ello elasticidad y luminosidad.

Es aconsejable durante todo el año pero de forma especial antes y después de la exposición al sol ya que va a atenuar el fotodaño solar.

Combinado con vitaminas y aminoácido es un producto excepcional para enlentecer el envejecimiento y dar hidratación a nuestra piel.