medicina estética_barahona
Antiaging, Medicina estética

Cuidarse la piel después del verano

Han sido meses muy agradables pasados al aire libre, en la playa o la montaña, pero con algún que otro inconveniente: demasiadas horas de exposición al sol, el cloro de las piscinas…Ahora es el momento de tener algún cuidado especial para recuperar la vitalidad y el aspecto saludable que teníamos.

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Lo más destacado después del verano, suele ser la deshidratación. El sol es el primer causante, pero sin olvidar, que quizás no hemos bebido toda el agua que debiéramos.

[/squeeze_list]

Para solucionarlo, empezaremos: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Usando una buena crema hidratante. Y…¿cómo sabemos que es una buena crema hidratante os preguntaréis? Muy sencillo, porque cuando nos la damos, notamos la bien que no nos tira, que no está demasiado brillante y que su efecto nos dura varias horas. Nos la aplicaremos varias veces al día.
  • Aplicandonos cada 2 ó 3 días una mascarilla hidratante: será un plus de hidratación
  • Llevando, por supuesto, una alimentación rica en fruta, verdura…y 2 l de agua
  • Haciendo una mesoterapia de ácido hialuronico para hidratar las capas más profundas de la piel.

También es frecuente encontrar la piel “triste y apagada”. Puede ser por varias causas:

  • Tabaco: produce una vasoconstricción vascular que va a dar un tono apagado al rostro
  • Cansancio, falta de sueño
  • Estrés…

Para solucionarlo  deberíamos, obviamente, quitar la causa que lo produce, es decir evitar o limitar al máximo el tabaco, dormir las horas suficientes que nuestro organismo necesita para recuperarse, hacer ejercicio para combatir el estrés….Además, podemos realizar un peeling médico de ácido ferúlico, por ejemplo, que eliminará las células muertas de la capa más superficial de la piel y es antioxidante, lo que nos dará más brillo y luminosidad.

Si el fotoenvejecimiento es muy acentuado, es decir el sol ha hecho un daño importante, podríamos realizar un tratamiento de plasma rico en factores de crecimiento que va a producir una revitalización y rejuvenecimiento de toda la piel al estimular la regeneración de las células, los vasos sanguíneos….

Y, por supuesto, si vemos alguna lesión que haya aparecido nuevo o que haya cambiado de color, tamaño….acudir al especialista para su control.

Como resumen podemos decir que es muy importante:

  • Llevar una alimentación saludable y beber abundante agua
  • Hidratarse la piel, varias veces al día y nutrirla por la noche. Si es necesario, pedir un consejo dermocosmético a nuestro médico estético para usar las cremas más adecuadas a nuestro tipo de piel.
  • Usar fotoprotección todo el año
  • Realizar el tratamiento médico más acorde con nuestras necesidades.
  • Y que esto es válido tanto para hombres como para mujeres

[/fancy_list]

 

Antiaging

Fotoprotectores solares

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • El sol es esencial para la vida y básico para el funcionamiento del organismo. Además de regular la actividad hormonal, el metabolismo y los biorritmos (los periodos de actividad y descanso), es el elemento necesario para que el cuerpo produzca la vitamina D.

[/squeeze_list]

El sol emite una gran gama de rayos entre ellos están los rayos UVA u UVB que son los rayos ultravioletas responsables de los efectos nocivos del sol. La cantidad de radiación que llega a nuestra piel depende de la altitud, latitud del lugar donde nos encontramos, estación del año, espesor de la capa de ozono….

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • El bronceado es el resultado del daño infringido a la piel. La melanogénesis, el proceso por el cual se forma la melanina que sirve para proteger las capas más profundas de la piel de las agresiones de las radiaciones ultravioletas.

[/squeeze_list]

Lo más característico del daño solar es el envejecimiento, por aumento de los radicales libres en la piel, las reacciones de fotosensibilización y el melanoma al ocasionar mutaciones en el ADN que van a producir defectos en la producción de proteínas pudiendo llegar a transformar la célula en tumoral.

Según nuestro color de ojos, piel y pelo tendremos un fototipo más o menos alto. El fototipo es la capacidad de la piel para asimilar la radiación solar. Su clasificación va de I a IV, siendo I, las pieles claras y VI las pieles de color. Los fototipos más bajos, se queman fácilmente, apenas se broncean y suelen sufrir reacciones alérgicas al exponerse de forma prolongada al sol por lo que necesitan mayor protección para evitar estas complicaciones.

En España tenemos una exposición muy alta, y no solo en verano, al sol lo que puede conllevar un importante riesgo. Por ello es necesario, además de disminuir en lo posible la exposición, el uso de cremas con fotoprotección

Estudios recientes han demostrado que el correcto uso de protectores solares disminuye en un 40% el riesgo de desarrollar un carcinoma espinocelular y reduce también en un 24% el desarrollo de lesiones precancerosa. Deben emplearse de forma abundante en todas las zonas expuestas al sol (no olvidemos los labios, orejas, manos…) con la piel limpia y seca y unos 30 min antes de la exposición, repitiéndola frecuentemente. Debe ser de un alto factor de protección y, si nos vamos a bañar, resistente al agua.

Estas junto con la toma de antioxidantes, pueden disminuir e incluso evitar los inconvenientes de la exposición solar.