Nutrición

Perder peso: consejos para la operación bikini

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Cuando llega la primavera y empezamos a llevar ropa más ligera, nos entran los nervios por esos 2 o 3 kilos de más. La decisión de perderlos es buena, siempre y cuando no pongamos en riesgo nuestra salud. Lo más importante sería no hacer dietas milagro, no existen, ni sesiones maratonianas de ejercicio para el que no estamos entrenados.

[/squeeze_list]

La alimentación, cuantitativamente hablando son “matemáticas”. Tenemos una “cuenta” abierta en la que lo que comemos entra en la cuenta y lo que hacemos sale de la misma. Por ejemplo:

[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Si como 2000 kcal y consumo más o menos 2000 kcal, mantendré mi peso.
  • Si como 3000 kcal y consumo 2000 kcal, la diferencia de 1000 kcal, me hará coger peso.
  • Si como 1000 kcal y consumo 2000 kcal, la diferencia de 1000 kcal, me hará perder peso.

[/fancy_list]

Esto quiere decir que para perder peso, puedo y debo actuar tanto sobre las “entradas” (lo que como), como sobre las “salidas” (lo que consumo).

[fancy_header variation=”teal”]Cómo puedo actuar sobre “las entradas” para perder peso:[/fancy_header]

Obviamente, deberíamos disminuir las calorías que tomamos pero siempre manteniendo unas reglas básicas de alimentación, como son hacer 5 comidas, beber 2 litros de agua al día… Lo primero para perder peso sería quitar las calorías innecesarias como el trocito de pan en la comida, el azúcar (sustituirlo por edulcorante), las bebidas azucaradas (sustituirlas por light), los lácteos enteros (sustituirlos por desnatados), etc. Para después, disminuir ligeramente las porciones de los alimentos. El punto justo estaría en no pasar hambre pero no comer sin apetito.

[fancy_header variation=”teal”]Cómo puedo actuar sobre “las salidas” para perder peso:[/fancy_header]

Aquí lo correcto será aumentarlas. Lo primero que tendremos que hacer es actuar sobre las pequeñas cantidades, como por ejemplo subir las escaleras, andar… Serán pocas calorías pero como se repetirán todos los días e incluso varias veces al día, supondrán una cantidad importante. A continuación, si no hacemos ejercicio habitualmente, deberíamos empezar a hacer “algo” que nos guste, que sea cómodo, ya que será la única forma de mantenerlo en el tiempo. Pilates, mantenimiento, clases de pádel, nadar, pueden ser algunas de las actividades para perder peso.

El ejercicio deberíamos hacerlo por salud y como además nos ayudará a perder peso, será más saludable todavía. Si, sin embargo, tenemos una actividad física continuada, deberíamos aumentarla ligeramente, siempre de acuerdo a nuestras condiciones físicas y a nuestro entrenamiento.

Por último, pero no menos importante sería, cuidar nuestra “salud psicológica”. No deberíamos absolutamente dejar de salir o de viajar. Seguiremos haciéndolo solo que con algo de cuidado en la alimentación. Además, deberemos ser flexibles cuando la ocasión lo requiere, es decir, si asisto a un evento, a un cumpleaños, una boda, no será el momento de tomar algo especial, comeremos lo que nos sirvan, evitando las calorías innecesarias y luego compensaremos cenando menos o dándonos un paseíto. Así “las cuentas” nos cuadraran y conseguiremos perder peso.