Nutrición

Obesidad y cáncer

“Si previenes la Obesidad, previenes el cáncer” 

La Obesidad y el Cáncer son 2 de las principales enfermedades que afectan a nuestra sociedad.

Algunos datos: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • El 25%, aproximadamente, de la población mayor de 18 años tiene obesidad, el 39% presenta sobrepeso y el 36% obesidad abdominal
  • La obesidad se asocia a una menor actividad física
  • La obesidad es más frecuente en un nivel socioeconómico y educacional bajo.
  • Los hábitos dietéticos poco saludables aumentan la incidencia de la obesidad y el sobrepeso.

[/fancy_list]

Hasta ahora no había ninguna duda entre la estrecha relación existente entre la obesidad y la diabetes tipo 2, la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares…pero desde no hace mucho tiempo, se ha visto que también está íntimamente relacionada con el aumento en la incidencia de algunos tumores como el de colo-rectal, mama en mujeres post menopaúsicas, endometrio, riñón, esófago y páncreas. Otros como el de hígado, vesícula biliar cardias, tiroides y algunos hematológicos necesitan más estudios para confirmarlo pero se piensa también en su estrecha relación.

Los mecanismos por lo que aumenta esta incidencia no se conocen del todo pero se ha visto que en la mayoría de los casos, interviene el aumento de algunas hormonas como los estrógenos en el cáncer de mama post menopaúsico.

Igualmente se ha comprobado que no solo es más frecuente la aparición de algunos tumores en personas con obesidad o sobrepeso sino que también empeora el pronóstico una vez diagnosticada la enfermedad y es más probable la recidiva del tumor durante la evolución del mismo.

La actividad física es un factor importante para evitar el aumento de peso y, no hay duda, que también para “protegernos” de la diabetes tipo 2, del cáncer colo-rectal, de mamá post menopaúsico y de endometrio entre otros.

Todo esto nos lleva a pesar que es importantísima la prevención de la obesidad y el sobrepeso como una de las medidas más importantes para reducir el riesgo de cáncer en la población así como realizar campañas de cribado oncológico en la población con sobrepeso u obesidad para hacer un diagnóstico precoz de posibles tumores.

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Por último recordar que un “simple” estilo de vida saludable, es decir dieta mediterránea, actividad física regular y de acuerdo a nuestro entrenamiento y condición física, evitar el estrés, dormir bien….puede, sin duda, prevenirse no solo la obesidad y el sobrepeso sino también el riesgo de padecer alguno de los tumores más frecuentes de la actualidad.

[/squeeze_list]

Nutrición

Coaching nutricional en la pérdida de peso

Podemos definir Coaching como el método para entrenar y acompañar a una persona para que alcance sus objetivos. En el caso de la nutrición, estos pueden ser: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Perder peso
  • Ganar peso
  • Realizar una alimentación saludable
  • Mejorar la relación con la comida

[/fancy_list]

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Para cambiar hábitos e incorporarlos al comportamiento diario, no es suficiente que se sepa lo que hay que comer o el ejercicio que hay que hacer, es necesario que los pacientes se sientan acompañados, motivados y confiados en que pueden cumplir sus objetivos mediante la adhesión al tratamiento y la disminución del fracaso terapéutico.

[/squeeze_list]

El sobrepeso o la obesidad es la enfermedad que más frecuentemente vemos en la consulta diaria y la que, según mi experiencia, más necesita de un apoyo psicológico además, obviamente, de un tratamiento dietético.

En la primera consulta, cuando conocemos al paciente, además de la historia clínica es fundamental realizar una buena “entrevista clínica” donde se puede detectar la motivación que tiene el paciente, su estado emocional, las características de su estilo de vida…así como el ambiente socio familiar en el que se mueve y que ayudará o dificultará el cambio de hábitos.

El control semanal es fundamental como apoyo psicológico. El que el paciente sepa que todas las semanas nos veremos, cambiaremos la dieta, charlaremos….hace que sea mucho más fácil hacer bien la dieta y si la dieta se hace bien, se adelgaza y se cambia.

Para este realizar este “cambio”, además de la dieta, los pacientes trabajan sobre un cuaderno estructurado en varios bloques donde vamos identificando: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Porque quieren adelgazar o porque no querrían tener que adelgazar
  • Quienes son sus socios o saboteadores cuando de estilo de vida saludable hablamos (familiares, amigos, compañeros de trabajo…)
  • Cuáles son sus emociones básicas (rabia, tristeza, alegría…) y qué relación tienen con la comida
  • Cuáles son sus alimentos “potencialmente peligrosos”  (los que no controlan)
  • Que momentos del día son “potencialmente peligrosos” (en los que es más fácil descontrolar)
  • Cual son sus PIP (pensamientos inmediatos permisivos): “Total por un día….”. Y como transformarlos en POP (pensamientos orientados a mi proyecto) “si he decidido hacer una dieta, es mejor que tome X en vez de ….”
  • Qué ha conseguido y que le queda por conseguir.

[/fancy_list]

Y una vez que identificamos nuestras emociones, pensamientos, hábitos…aprendemos a  cambiarlos:

[fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Como “manejar” a nuestros saboteadores.
  • Como “gestionar” situaciones “potencialmente peligrosas” (un viaje, una comida de trabajo, un bufet …)
  • Como “no comer por comer” sin pasar hambre.
  • Como gratificarnos sin comer.
  • Como interpretar la evolución del peso.
  • Como “compensar” : “Si he comido más, ceno menos o me doy un paseíto”

[/fancy_list]

Y así de una forma fácil y sencilla pero “no milagrosa” podemos perder peso y mejorar nuestra salud y calidad de vida.

Nutrición, Salud Corporativa

Actividad física y control del peso

¿Qué es actividad física?- 

Actividad física es cualquier movimiento del cuerpo que consume energía es decir que “quema calorías”. Andar, subir escaleras, bailar…son algunos ejemplos.

Realizar actividad física significa pues tener una vida activa lo que va a tener muchos beneficios sobre nuestra salud:

  • Disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares
  • Disminuye el riesgo de osteoporosis y enfermedades musculares
  • Disminuye el estrés
  • Ayuda a controlar el peso
  • Disminuye el riesgo de padecer diabetes y ayuda a su control si se padece
  • Reduce la hipertensión
  • ….

Serían suficientes unos 30 minutos al día, en un adulto, para disfrutar de todos estos beneficios.

Control del peso 

El sobrepeso y la obesidad siguen aumentando de forma significativa lo que ha hecho que la Organización Mundial de la Salud reconozca a esta última como una gran epidemia de carácter público y global

No hay duda que nuestro peso depende de una parte genética (que nos puede “proteger” de que aumente o nos puede condicionar el que lo haga más facilidad) y una combinación entre lo que comemos y la actividad física que hacemos.

Existen multitud de estudios científicos que avalan la importancia de la actividad física para prevenir el aumento de peso, disminuirlo cuando hay sobrepeso y ayudar a no ganarlo cuando se ha perdido.

¿Cuánta actividad física hay que hacer para tener efectos beneficiosos?

No está bien definido cuál es la cantidad óptima de actividad física necesaria pero si lo está que dependerá en gran medida de nuestra condición física y de nuestro entrenamiento.

Las recomendaciones enfocadas al tratamiento del sobrepeso sugieren que para conseguir estabilizarlo serían necesarios unos 45-60 min de actividad física moderada al día y de 60-90 para ayudar a perderlo cuando hay sobrepeso u obesidad.

Hábitos saludables

Lo dicho anteriormente es importante, pero lo es más el que entendamos que la actividad física debe ser un hábito de nuestra vida. No tiene sentido empezar a hacer actividad física en el mes de mayo por la “operación bikini”, realizarlo todos los días durante 1 o 2 meses y no hacerlo más durante el resto del año.

  • Una alimentación saludable, una actividad física regular y de acuerdo a nuestra condición física y entrenamiento así como una buena gestión emocional, son los pilares de un estilo de vida saludable que sin duda va a enlentecer nuestro envejecimiento y va a disminuir el riesgo de padecer un sinfín de enfermedades.