Nutrición

Perder esos kilos de más después del verano

El verano se acaba y nos quedan los recuerdos, el bronceado y, casi siempre, algún kilito de más….

¿Qué podemos hacer para perderlos?

Creo que lo más importante es que igual que volvemos a levantarnos temprano, volvemos al trabajo, los niños al cole…volvamos inmediatamente a meter en nuestra rutina unos hábitos  saludables como por ejemplo: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Tener como referencia para nuestra alimentación la Dieta Mediterránea (fruta, verdura, pescado, legumbres, cereales…)
  • Hacer 5 comidas
  • Beber 1,5-2 l agua/ día
  • Hacer ejercicio de forma regular y según nuestro entrenamiento y forma física
  • Llevar una vida activa: caminar, subir escaleras….
  • Dormir las horas necesarias y, a ser posible, que sea un sueño reparador
  • Intentar disminuir o, si fuera posible, eliminar el estrés de nuestra vida
  • Potenciar las relaciones sociales
  • Tener una buena gestión emocional….

[/fancy_list]

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Una vez que hayamos recuperado un estilo de vida saludable pasaremos a perder esos 2 o 3 kilos que hemos cogido en las vacaciones comiendo un poquito menos y haciendo un poquito más de ejercicio para hacer que el consumo calórico sea mayor que la ingesta calórica.

[/squeeze_list]

Para “comer un poquito menos” podemos seguir el esquema de una dieta hipocalórica que podría ser la siguiente: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Desayuno: Café con leche y una tostada con aceite y tomate o cereales
  • Media mañana: Fruta e infusión
  • Comida: Pasta, arroz, legumbres con verduras crudas o cocinadas
  • Merienda: Yogur e infusión
  • Cena: Carne, pescado, huevos o quesos frescos con Verduras crudas o cocinadas

[/fancy_list]

Este esquema sigue la Cronobiologia de la Nutrición que dice que en la primera parte del día hay que tomar fundamentalmente carbohidratos (pan, cereales, pasta…) y en la segunda las proteínas (carne, pescado, huevos…)

Respecto a las cantidades, podemos decir que “no hay que comer por comer” y “no hay que pasar hambre” lo que haría, si lo cumplimos, que fácilmente sea hipocalórica (comer menos de lo que consumimos).

Para “hacer un poquito más de ejercicio” podemos: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Subir escaleras
  • Caminar aunque sean pequeñas distancias.
  • Hacer ejercicio físico: gimnasio, deporte, natación…

[/fancy_list]

Es importante, como resumen, que pensemos que en “las entradas” (lo que comemos) como en “las salidas” (lo que hacemos) todo cuenta y pequeñas cantidades (tomar una galletita, un trocito de pan o dar un paseíto) varias veces al día, 365 días al año pueden ser mucho más significativas que “grandes cantidades” de vez en cuando (una comilona o una clase de spinnig de 2 horas)

Nutrición

Perder peso después de Navidad

Adelgazar y adquirir hábitos saludables

Cómo reducir calorías

La Navidad es tiempo de celebraciones, reuniones…y la mayoría de las veces, por no decir siempre, el centro de las mismas es la comida. En esos días, solemos rompen nuestra rutina y además de comer más, se hace menos ejercicio, se bebe menos agua…lo que conlleva, en la mayoría de los casos, a un aumento, más o menos, importante de peso.

¿Qué  hacer para perder esos kilos?

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Lo primero que deberíamos hacer es volver, lo antes posible, a nuestra rutina, siempre y cuando esta sea la de tener unos hábitos de vida saludables.

[/squeeze_list]

Alimentación

Desde el punto de vista cuantitativo, la alimentación es una “operación aritmética”. Imaginemos que tenemos una cuenta abierta, donde lo que comemos entra en la cuente y lo que consumimos (ejercicio, actividad física…) sale de la misma. Con este razonamiento, ya podemos concluir que: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Si comemos más de lo que consumimos, engordaremos
  • Si comemos menos de lo que consumimos, adelgazaremos
  • Si comemos más o menos lo que consumimos, nos mantendremos.

[/fancy_list]

Y además podremos sacar otra conclusión muy importante: El adelgazar, engordar o manternos…dependerá tanto de lo que comamos, como de lo que consumamos

Ya sabemos por tanto, que tenemos que hacer para perder esos 2-3 kg que hemos cogido en Navidad: ¡¡Comer un poquito menos y consumir un poquito más!!

¿Cómo reducir la ingesta de calorías? [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Haciendo 5 comidas al día, evitaremos picos de hambre que nos harán fácilmente descontrolar y comer de forma compulsiva.
  • Quitar la grasa a los alimentos: el “gordo” del jamón, la piel del pollo, la capa que se queda en la superficie de un caldo cuando se enfría….
  • Evitar los “itos”: la galletita, el bomboncito, la rebanadita…son pequeñas cantidades de calorías que tomadas todos los días e, incluso, varias veces al día, suponen una cantidad muy importante de calorías.
  • Consumir alimentos desnatados: la leche, los yogures desnatados…tienen las mismas, o incluso mejores, propiedades nutricionales que los enteros pero ahorrándonos muchas calorías
  • La elección de bebidas light, tinto de verano (con gaseosa), “clara” (con gaseosa), zumo de tomate…puedes ser opciones refrescantes con muy pocas calorías.
  • Evitar los fritos, rebozados…ya que añaden muchas calorías, innecesarias,  a los alimentos.
  • ….

[/fancy_list]

¿Cómo aumentar el consumo de calorías? [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Aumentando la Actividad física: aprovechar cualquier ocasión para andar, subir escaleras…Todo suma!!!!
  • Aumentando el Ejercicio físico: Haciendo deporte, Pilates, pádel…al menos 2-3 veces a la semana.

Y cómo último consejo diría que sí:

  • Tenemos alguna  patología
  • Si son más de 2 o 3 kg los que nos sobran
  • Si no conseguimos perderlos y no queremos que se sumen a otros 2 o 3 de Semana Santa,  de verano…

[/fancy_list]

Acudamos a un médico para que nos ayude a perderlos y a aprender unos hábitos saludables que nos ayudaran a mantener el peso y a mejorar nuestra salud. 

Nutrición

Dietas milagro versus tratamientos éticos de obesidad

[squeeze_list style=”arrow_list”]
  • Lo primero que tenemos que decir, es que la obesidad es una enfermedad crónica que afecta cada año a más personas.

[/squeeze_list]

Cuando una persona deja de fumar, siempre será un ex-fumador, cuando deja de drogarse, siempre  será un ex drogadicto….y cuando una persona adelgaza habiendo sido obeso, siempre será un “ex obeso”. Esto quiere decir, que a lo largo de su vida, será muy importante que cuide mucho la parte psicológica porque ante un problema importante o un momento de debilidad lo más probable es que el ex fumador vuelva a fumar, el ex drogadicto vuelva a drogarse o el ex obeso vuelva a comer de forma incontrolada y vuelva a engordar.

Por todo esto, es fundamental antes de empezar un tratamiento para el sobrepeso o la obesidad pensar bien que es lo que queremos conseguir y  que estamos dispuestos a hacer para conseguirlo pero sobre todo si queremos que sea “la última dieta” y no una más de las 1000 que hemos hecho, deberemos empezar a aceptar que habrá que hacer cambios en nuestros hábitos nutricionales y la mayoría de las veces, son pequeñas cambios que nos van a hacer ganar en salud y en calidad de vida.

[fancy_header variation=”teal”]Los objetivos de una dieta[/fancy_header]

Deben ser 2: uno, por supuesto, perder peso y el otro, y quizás más importante, aprender y cambiar que es lo que nos va a permitir  mantener el peso.

Cuando una persona, se enfrenta a un problema, y el sobrepeso o la obesidad lo son,  que le ocasiona un malestar físico y psíquico, querría resolverlo de la forma más fácil y si es posible con atajos y esto no es, sin duda, lo más eficaz si medimos la eficacia  con los resultados obtenidos a largo plazo y no con los inmediatos  Por eso, hay que huir de las dietas milagro, de las pastillas “mágicas”….con resultados espectaculares…La única forma de adelgazar es siguiendo una dieta con control médico  y haciendo ejercicio, lo que nos reportara salud física y psicológica.

[fancy_header variation=”teal”]Herramientas básicas[/fancy_header]

Una buena historia clínica, el control semanal (fundamental como apoyo psicológico y para cambiar la dieta) , la práctica de actividad física de forma regular y continuada (siempre de acuerdo a nuestras condiciones físicas y entrenamiento) y el apoyo psicológico para conseguir los objetivos, son las herramientas básicas y necesarias para que resolvamos de una vez por todas el gran problema de la obesidad.