Antiaging

Envejecimiento saludable

El Parlamento Europeo proclamo el 2012 como año del envejecimiento saludable para contribuir a que las personas mayores se mantengan sanas, activas y autónomas el mayor tiempo posible.

[squeeze_list style=”arrow_list”]

  • Según la OMS el envejecimiento activo es aquel en el que se aprovechan al máximo las oportunidades para tener un bienestar físico, psíquico y social durante toda la vida. El objetivo es extender la calidad y esperanza de vida a edades avanzadas.

[/squeeze_list]

La esperanza de vida en España está en torno a los 80 años para los hombres y en 84 para las mujeres, encontrándonos en el 2º puesto de mayor longevidad después de Japón.

La esperanza de vida, ha aumentado en 40 años en tan solo 1 siglo por varios motivos: [fancy_list style=”arrow_list” variation=”teal”]

  • Disminución de la mortalidad infantil. Responsables, por sí solo, del 50% del aumento alcanzado.
  • Mayor control de las enfermedades cardiovasculares
  • Mayor tasa de curación de tumores.
  • Disminución en el consumo de tabaco.

[/fancy_list]

Los 3 pilares sobre los que se asienta el Envejecimiento Saludable son: Alimentación, Actividad física, y Salud emocional.

 

Alimentación saludable es sinónima de Dieta Mediterránea: frutas, verduras, pescados, legumbres, aceite de oliva…

La prevención del sobrepeso y la obesidad son fundamentales para aumentar la cantidad y calidad de la vida. En estudios recientes se ha demostrado que en las personas con un IMC superior a 29 – 30 (normopeso es de 20 a 25, sobrepeso de 25 a 30 y obesidad superior a 30) el crecimiento de la mortalidad es exponencial, al igual que la aparición de complicaciones cardiovasculares, metabólicas e incluso neoplásicas.

 

La actividad física tiene un impacto positivo en la prevención y tratamiento de enfermedades como la osteoporosis, ciertos tipos de tumores, obesidad, enfermedades cardiovasculares…. Igualmente ayuda a aumentar la fuerza, la flexibilidad y a mejorar la coordinación.

La práctica de ejercicio físico constante y controlado, es una forma óptima de prevenir  la ansiedad, depresión y el estrés, lo que contribuye a tener salud emocional y con ella, salud física.

 

La salud emocional proporciona “cantidad y calidad de vida” ya que contribuye de forma importante a nuestra percepción de las situaciones cotidianas.

La gestión del estrés, potenciar nuestra autoestima, aprender a adaptarnos a las situaciones adversas…son solo algunas de los aprendizajes que nos van a ayudar a vivir mejor

 

Además, el no fumar, y limitar o evitar el consumo de alcohol, van a contribuir a mejorar nuestro envejecimiento y a hacer, que este sea saludable.